carmena viajará en metro

​Gallardón y Botella abandonan Cibeles por la puerta de atrás... con chófer y escolta

A los exalcaldes les entra por un oído y les sale por el otro el mensaje de la nueva regidora, que renunciará al coche oficial y viajará por Madrid en transporte público

Foto: Manuela Carmena, con Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella. (EFE)
Manuela Carmena, con Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella. (EFE)

Fue una mañana insólita la de este sábado en el Ayuntamiento de Madrid. Los que pedían a gritos desde la Puerta del Sol hace cuatro años un cambio se convertían en los amos del cortijo. A la fiesta se sumaron cientos de invitados que no quisieron perderse este día histórico en Madrid, donde gobernaba el PP desde hace más de dos décadas... Hasta el 13 de junio. Colorín, colorado, el chollo se ha acabado.

A escasos metros de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, a los que se veía disfrutar como a niños con un Chupa-Chups al ver a Esperanza Aguirre en la bancada de la oposición, estaban en la tribuna de invitados dos personas muy especiales para Madrid. Alberto Ruiz-Gallardón, el alcalde que se gastó 500 millones del dinero de todos en convertir el Palacio de Cibeles en su oficina, y su sucesora, Ana Botella, la exprimera dama, que acudió al acto en vaqueros como aquella que iba a las fiestas de Las Vistillas. Los populares cuchicheaban cuando los de Podemos, como a ellos les gusta llamar a los concejales de Ahora Madrid, levantaban el puño en alto en señal de victoria.

En coche oficial... de momento

La nueva alcaldesa, Manuela Carmena, la primera mujer elegida democráticamente en las urnas como regidora de la capital de España, fue la única persona que dedicó unas palabras amables a su antecesora. Cuánto habría dado Botella por escuchar aquel "Ana ha hecho muchas cosas bien" de la boca de otros. Nada más tomar las riendas del Ayuntamiento y una vez ya en el patio acristalado del Palacio, la exjueza tuvo ocasión de saludar personalmente al exministro y a la señora de Aznar, que le deseó toda la suerte del mundo en su nueva andadura. Entonces, Carmena cogió paso firme y abandonó unos minutos el Consistorio por la calle Montalbán para saludar a la gente, con quien se ha comprometido públicamente a "hacer las cosas bien". La líder de Ahora Madrid ya ha dicho que se bajará el sueldo, que quiere que la tuteen y que nadie le llame de usted; que no piensa contratar asesores y que seguirá viajando en metro. Como una más, como todos. 

La lección entró por un oído y salió por otro a los exalcaldes, que después de dar una palmadita en la espalda a la triunfadora evitaron los abucheos saliendo por la puerta de atrás de la casa en la que ellos mismos habían invertido tantísimos millones. No tuvieron que esperar ni un segundo a que el autobús llegara. Ni siquiera hicieron el amago de buscar un taxi. En la misma acera de la calle Alcalá les esperaban sus chóferes con sus respectivos coches oficiales. El chollo, no obstante, está a punto de acabarse. El exministro dispone de un vehículo pagado por todos por ser consejero del Consejo Consultivo que su compañera de partido, Cristina Cifuentes, se ha comprometido a eliminar si gobierna. ¿Sabrán cuánto cuesta un viaje en el metro de Madrid?

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios