Cebrián carga ahora contra la dictadura franquista... para la que trabajó
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por

Cebrián carga ahora contra la dictadura franquista... para la que trabajó

El presidente de Prisa dice que Francia fue un oasis para “para respirar y tomar aliento” antes de “zambullirnos en el miserable gueto de la dictadura”, en la que ejerció importantes cargos

placeholder Foto: Borrel, Felipe González y Juan Luis Cebrián, tras recibir la conmemoración (EFE)
Borrel, Felipe González y Juan Luis Cebrián, tras recibir la conmemoración (EFE)

Ahora resulta que Juan Luis Cebrián, periodista, académico de la RAE y presidente del principal grupo de comunicación editorial de España, siente vergüenza ajena de los años de la dictadura franquista. Eso vino a decir el pasado miércoles, en la fiesta convocada por la Embajada de Francia en España, en la que fue condecorado junto al expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, por su “defensa y compromiso con los valores democráticos” y por el homenaje rendido por el diario El Paístras el atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo.

Cebrián estaba exultante. No es para menos. Recibió de manos del embajador Jérôme Bonnafont el collar de comendador de la Orden de las Artes y las Letras francesas. Un reconocimiento que muchos ligan al apoyo prestado por el grupo Prisa a la operación salvar al soldado Le Monde, en donde El Paísllegó a tener el 15% del accionariado. Una inversión ruinosa que le llevó en 2010 a reducir su presencia hasta sólo el 5%.

Sea como fuere, lo cierto es que Cebrián sacó pecho ante los vecinos del otro lado de los Pirineos y elogió el papel que Francia tuvo para la gente de su generación como tierra de libertades frente a las opresiones de la dictadura. “Para las gentes de mi generación, Francia era la meta a la que dirigirse y espejo en el que mirarse”, explicó. En un alarde de exaltación, Cebrián llegó a decir que, cuando muchos españoles cruzaban la frontera, lo hacían “para respirar y tomar aliento” antes de “zambullirnos en el miserable gueto de la dictadura. Los Pirineos nos separaban del mundo de la imaginación, de la dignidad, de la democracia”.

Un gueto en el que él, allá por 1974, en vida aún del general de El Pardo, aceptó el llamamiento que lehizo Miguel Arias Navarro para dirigir los Servicios Informativos de Televisión Española. O lo que es lo mismo, para dirigir el principal órgano de propaganda que tenía entonces el búnker más reaccionario del Régimen, en manos del propioArias Navarro.

Y es que el apellido Cebrián era muy conocido entre los mandamases de aquel “gueto miserable”. No hay que olvidar que su padre, Vicente Cebrián, periodista también, desarrolló su carrera profesional en el periódico Arriba, del que fue director entre 1957 y 1960.“Los españoles de mi quinta le debemos mucho a Francia, por cuanto fue tierra de asilo y acogida de miles de compatriotas y faro perdurable de nuestros ensueños y aventuras vitales”, insistió el presidente de Prisa ante el embajador.

Según la reseña publicada por El País, Cebrián estuvo acompañado por familiares y directivos del grupo Prisa, entre ellos el presidente de honor, Ignacio Polanco; el consejero delegado, José Luis Sainz, y el director del diario, Antonio Caño. Los Polanco acumulaban un 70% de la firma antes de que la gestión de Cebrián les dejara las migajas. No parece, por ello, que ellos tengan mucho que celebrar.

Juan Luis Cebrián Noticias del Grupo Prisa RAE Ignacio Polanco Antonio Caño Franquismo El País José Luis Sainz