CONDENADOS A ENTENDERSE por política

Pablo Iglesias y Tania Sánchez, un reencuentro "por el cambio"

Comparten lista a las primarias de Podemos y un pasado sentimental que terminó el día de las elecciones andaluzas

Foto: Pablo Iglesias y Tania Sánchez, después de la presentación de la lista que ambos integran a las primarias de Podemos. (EFE)
Pablo Iglesias y Tania Sánchez, después de la presentación de la lista que ambos integran a las primarias de Podemos. (EFE)

Donde hubo fuego, cenizas quedan. Al menos en política. El líder de Podemos y de su propia lista a las primarias, Pablo Iglesias, reapareció en público por primera vez desde la ruptura junto con su exnovia, la nueva candidata por la formación morada Tania Sánchez. Y es que la impulsora de la plataforma Convocatoria por Madrid y exdiputada regional de IU ha zanjado del todo con su trayectoria anterior y, según dejó claro el pasado jueves durante la presentación de la lista que encabeza Iglesias, "hay que estar del lado del camino que va a garantizar el cambio digno".

Ya en el comunicado con el que pusieron fin a su relación de cuatro años dejaban una puerta abierta a la colaboración en el plano laboral por su afinidad ideológica. "Ya no somos pareja; nos queremos mucho, nos admiramos, nos respetamos, somos compañeros y compartimos las mismas aspiraciones de cambio político, por las que seguiremos trabajando", sugería el manifiesto que hicieron público a través de las redes sociales, justo cuando finalizaba el escrutinio de las elecciones andaluzas del 22 de marzo.

Después del acto del jueves, en la sala Mirador del barrio de Lavapiés, los ahora compañeros de trabajo se apartaron unos metros del pelotón de nuevos candidatos que sofocaba el calor del castizo patio con cervezas y tintos de verano. Y con toda naturalidad aguantaron flashes, cuchicheos y miradas, algunas más discretas que otras, sin desconcentrarse de su conversación. La estampa rompió los meses de silencio y evasivas sobre la relación entre el aspirante a la Moncloa y la precandidata a diputada de la formación morada por Madrid.

Lo cierto es que la máxima de evitar preguntas sobre la vida privada logró calar en los canutazos de los periodistas, pero no ha acabado con los rumores de otras supuestas relaciones sentimentales entre los jóvenes miembros de Podemos. De hecho, muchos ojos se posaron de inmediato sobre la responsable de Movimientos Sociales del partido, Irene Montero.

El Confidente