La conversión religiosa de Fernández Díaz llega a los cines madrileños

El documental 'El colibrí' revela, por primera vez, cómo fue la conversión espiritual de Jorge Fernández Díaz. Él mismo lo explica en una larga entrevista con el director Francisco Campos Barba

Foto: Cartel promocional de la película 'El colibrí'.
Cartel promocional de la película 'El colibrí'.

En los cines Paz de Madrid, en pleno corazón de la calle Fuencarral, un curioso cartel promociona el próximo pase -previsto para la semana que viene- del filme 'El colibrí', la cinta protagonizada por el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y rodada a modo de documental para explorar sus creencias religiosas y cómo afronta, con ellas, los retos de su ministerio.

Los espectadores que estos días acuden a esta sala para ver otros títulos de la cartelera como 'El puente de los espías', de Spielberg, u 'Ocho apellidos catalanes', se darán de bruces con la imagen de Fernández Díaz, miembro del Opus Dei, sonriente, al estilo estrella del celuloide patrio, compartiendo cartel con unas monjas de clausura y con el propio director de la cinta, Francisco Campos Barba. Y no es ninguna broma ni ningún actor con más que un parecido razonable con el ministro del PP.

La conversión religiosa de Fernández Díaz llega a los cines madrileños

Fernández Díaz participa en este documental en el que charla con el director sobre la fórmula para la convivencia pacífica en un mundo sacudido por los conflictos, una fórmula creada hace 2.000 años, explica la productora, Quién dijo miedo Producciones. Según informan los responsables de la película, "el encuentro marcará un antes y un después para ambos -ministro y director- y tendrá sorprendentes consecuencias".

“A veces le pregunto a Dios por qué me ha colocado aquí”, se sincera Fernández Díaz después de revelar su propia conversión al catolicismo. Es la primera vez que el responsable de la Policía narra cómo en Las Vegas, “en la ciudad del pecado”, adonde había sido invitado por el Departamento de Estado de EEUU, se encontró gracias a un amigo con la gracia de Dios, tal y como él mismo explica.

“A partir de ahí estuve unos siete años luchando, diciéndole que no me pidiera tanto”, se confiesa. “Mi camino fue como el de san Agustín, un proceso de años y de lucha, pero en 1998 el Señor me dijo que hasta aquí habíamos llegado”.

El documental ya se ha proyectado en el Cine Nervión Plaza de Sevilla y en Alcalá de Henares (Cine La Dehesa Cuadernillos). A lo largo de la entrevista, se abordan también otros asuntos de política interior, como los saltos a la valla de Melilla. Ante la foto de uno de esos inmigrantes, el ministro se refiere a él como “un hijo de Dios”. 

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios