Un culé al frente del nuevo Espanyol de Mister Chen

La era Chen empieza con mal pie en el Espanyol. El nombramiento como consejero de Adolf Rousaud, conocido hincha culé y antiguo socio del Barça, ha levantado ampollas en el seno del club perico

Foto: El principal accionista del Espanyol, el chino Chen Yansheng (d). (EFE)
El principal accionista del Espanyol, el chino Chen Yansheng (d). (EFE)

Poco dura la alegría en casa del pobre o, al menos, eso deben estar pensando los más recalcitrantes hinchas culés después de introducir algo así como un 'caballo de Troya' en la cocina de su eterno rival, el Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona. La entidad de Cornellá acaba de cerrar el traspaso accionarial a Míster Chen, el inversor chino que ha comprometido cerca de 100 millones de euros en la reestructuración institucional y deportiva del equipo perico. El drama para los sufridos simpatizantes blanquiazules es que uno de los hombre elegidos para tamaña misión es Adolf Rousaud Viñas, reconocido abogado de la ciudad condal, y no solo por su capacidad profesional, sino también y principalmente por su arraigada afición al Barça, del que ha sido socio hasta hace poco.

Las redes sociales han empezado a inflamarse en el entorno del Espanyol nada más conocerse el nombramiento de Rousaud como uno de los pocos nuevos consejeros españoles que se incorporan al máximo órgano de gobierno del club. La designación ha sido recibida con el natural malestar no exento de estupor por todos los que conocen los avatares del flamante directivo, y no son pocos los que creen que Chen Yansheng se ha estrenado con un patinazo de los que hacen época y que demuestra el enorme desconocimiento de lo que significa la eterna rivalidad con el Fútbol Club Barcelona.

Los últimos y broncos duelos protagonizados por los dos grandes equipos catalanes de Primera División han contribuido a exasperar los ánimos de esos aficionados que inicialmente veían la llegada del inversor chino como una solución definitiva a los problemas del Espanyol. No en balde, el equipo viene luchando por la permanencia desde hace años, lo que los más pesimistas interpretan como un peligroso coqueteo con los puestos de descenso. La aparición de Chen se interpretaba como un soplo de aire fresco en el que muchos habían depositado no pocas esperanzas. De hecho, las primeras decisiones deportivas, incluidas tres nuevas incorporaciones en este mismo mercado de invierno, constituyen un punto de inflexión en la renovación de la plantilla que algunos apuntaban como el principio de una nueva y más próspera etapa.

De ahí también la decepción tremenda que ha supuesto el otro fichaje del directivo en cuestión. Rousaud ha sido uno de los hombres de confianza de Chen en toda la negociación de compra con Daniel Sánchez Llibre, y ahora nadie en el entorno del inversor chino se atreve, de momento, a prescindir de su inestimable colaboración. El abogado barcelonés va a tener que asumir una importante limpieza de sangre, en términos futbolísticos se entiende, para obtener la confianza de la hinchada perica, que no olvida el historial de Rousaud cuando hace años hacía chanzas asegurando que lo más que daba el Espanyol era para jugar la “Liga de los Intertontos”, en referencia a esa competición continental que bajo el nombre de Intertoto daba acogida hace años en Europa a los campeones de la Copa del Rey. El nuevo dueño asiático tiene la última palabra, pero ya se sabe que en la vida uno puede cambiar de todo menos de equipo de fútbol.  

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios