Sánchez ficha como asesor para sus discursos a un guionista de 'Cuéntame'

El nuevo 'speechwriter' del líder socialista es Jacobo Delgado, uno de los miembros del equipo de guiones de la serie de TVE. Sucede en el 'cargo' al profesor universitario Miguel Ángel Simón

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la primera jornada de su debate de investidura, el pasado 1 de marzo en el Congreso. (Reuters)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la primera jornada de su debate de investidura, el pasado 1 de marzo en el Congreso. (Reuters)

¿Qué tienen que ver una serie de televisión de éxito y un partido político? Pues, aunque no lo parezca a simple vista, mucho. 

Hablamos de 'Cuéntame cómo pasó' y del PSOE. Y de un hilo común, el de Jacobo Delgado. El guionista que ha pasado de escribir de los Alcántara a redactar los discursos de Pedro Sánchez

Delgado disfruta del carné de 'speechwriter' del líder socialista desde hace poco. Unos meses tan solo. Llegó a Ferraz tras la marcha de su antecesor, Miguel Ángel Simón, un viejo conocido en la casa. Su mano está detrás del discurso de investidura del jefe, la primera gran puesta de largo de su papel como candidato (fallido) a la Presidencia del Gobierno. Pero se deja sentir en más ocasiones. Debates, intervenciones, mítines. 

Delgado trabaja en Ferraz ahora, cerca de Sánchez, en la cuarta planta, la noble. Aunque su currículo en LinkedIn no menciona su labor de asesoramiento en el PSOE y sigue figurando como uno de los guionistas de 'Cuéntame'. Casi 14 años contando la vida de los Alcántara para el Grupo Ganga, la productora de la serie que va por su decimoséptima temporada. Autor, con Carlos Molinero -otro de sus compañeros en la ficción de TVE-, de 'Toda una vida' (Suma, 2015), la novela que describe los orígenes de la familia (la postiza, la de la tele) de Imanol Arias y Ana Duato. Delgado también fue autor de una obra de radioteatro para la Ser y guionista de 'Alatriste' y 'Familia'. 

En Ferraz cuentan que el nuevo 'speechwriter' trabaja codo con codo con el gabinete de Sánchez, encabezado por Juanma Serrano, y con el resto de secretarías de la dirección, las que aportan los nutrientes ideológicos a los discursos a los que él ayuda a dar forma. 

El acabado final

De eso se trata. De meter pluma, de barnizar a muñequilla los escritos, de darle alma y vida a los discursos, de aplicar literatura y épica. Ese es el oficio de quienes trabajan en el 'backstage' para los líderes. 

Delgado aterrizó hace unos meses en Ferraz, y participó en la redacción del debate de investidura

Y eso también hacía, antes de Delgado, Miguel Ángel Simón. Trabajó como asesor en Presidencia y Vicepresidencia del Gobierno -con José Luis Rodríguez Zapatero y con Alfredo Pérez Rubalcaba- de 2006 a 2012. Tras un tiempo fuera de la política, regresó y se puso a currar para Rubalcaba en su última etapa de secretario general, y de la mano de quien se encargaba de escribir los discursos, Manuel López, otro de los históricos de la casa. Simón permaneció en Ferraz tras el aterrizaje de Sánchez, en el verano de 2014, hasta que finalmente se marchó hace unos meses. 

Simón atesora un apabullante currículo. Doctor en Ciencias Políticas, profesor universitario, investigador, docente en el prestigioso Institut d'Études Politiques (Sciences Po) de París, en Harvard y Georgetown. Un tipo "brillante", según confiesan quienes trabajaron con él durante la 'era Rubalcaba'. 

Pedro Sánchez y Meritxell Batet. En primer plano, el 'teleprompter'. (EFE)
Pedro Sánchez y Meritxell Batet. En primer plano, el 'teleprompter'. (EFE)

Pero los discursos o mítines que oímos de los líderes no son al cien por cien de sus 'speechwriters'. Ellos les dan empaque, el acabado, el hilván necesario para la argumentación. Pero las grandes intervenciones, dicen en Ferraz y fuera de la casa socialista, se preparan durante mucho tiempo, y se alimentan de las aportaciones de dirigentes, de los estrategas internos y externos, del gabinete del jefe. Ellos suministran ideas, datos, números, que luego son empaquetados en un relato coherente. Y además está la personalidad del líder. Rubalcaba, por ejemplo, "se trabajaba mucho sus intervenciones", consultaba muchos papeles, memorizaba sus discursos tanto que cuando llegaba a la tribuna apenas leía. Llevaba un guion y lo iba desplegando. Pero detrás había un texto completo

La pluma del líder

Sánchez sí lee en muchas ocasiones -a veces, de un 'teleprompter'- y también mete su propia pluma. Normal. El líder tiene que sentir suyo su discurso, que no quede impostado. De hecho, en el debate de investidura, el equipo del secretario general señalaba que había hilado una alocución "muy Pedro Sánchez". Desapasionada y frío en el tono, pero perfectamente reconocible. No había nada en él que chirriase o sonase ajeno. 

Siempre se dice que política y tele se necesitan, y que los caminos se entrecruzan en más ocasiones de lo que podría parecer. En el PSOE la puerta se ha abierto más veces. Ya tuvo como director de Comunicación, en la época de Zapatero, a Carlos Hernández, un periodista que venía de Antena 3 y que modernizó la oficina de prensa de Ferraz. O a Rodolfo Irago, que procedía de la radio, de la Ser. Ambos con muy buen cartel entre los plumillas. Ahora la tele está de nuevo en la sede socialista. De la mano de la ficción. De 'Cuéntame'. Muy propio, por cierto, para los tiempos de la política espectáculo y de la escenificación sin fin de los intentos para formar Gobierno. Aunque cada vez está más claro que empieza nueva temporada. La de elecciones. Les suena reciente, ¿no?

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios