en la reciente junta general de accionistas

La 'beautiful' madrileña sigue a la gresca: ni se miran ni se saludan por InfoGlobal

La pelea entre apellidos como los Comenge, Falcones, Fernández Fermoselle contra López Madrid y Mesonero Romanos quedó palpable en la reciente junta general de la ingeniería

Foto: El expresidente de FCC, Baldomero Falcones. (EFE)
El expresidente de FCC, Baldomero Falcones. (EFE)

El dinero no entiende de perdones, ya provenga de familias de escasos recursos o de apellidos adinerados. Así quedó de manifiesto el pasado 26 de julio cuando los accionistas de InfoGlobal se reunieron para celebrar la junta general de accionistas de la empresa de ingeniería participada por ilustres de la empresa española. Caballeros de los negocios que llevan año y medio enfrentados en los tribunales y en los mejores restaurantes de Madrid por unos cuantos millones de euros que esperaban multiplicar con un gran contrato en México que no fue tal.

Entre ellos, por el bando de los presuntamente damnificados, Ignacio Comenge, uno de los dueños de las embotelladoras de Coca-Cola; Baldomero Falcones, expresidente de FCC, y Marcos Fernández Fermoselle, que hizo su fortuna con la venta de Inmobiliaria Parquesol a San José (917 millones) en pleno boom del ladrillo. Por el lado de los que invitaron a éstos a participar de la fallida fiesta, Guillermo Mesonero Romanos, que en su día ganó muchísimo dinero con la compraventa de Puleva y que después ha intentado lo mismo con Massoud Zandi, el iraní amigo de Cebrián y Felipe González; Javier López Madrid, consejero delegado del Grupo Villar Mir, y Lorenzo Mendoza, dueño del grupo venezolano Polar.

Ambos grupos de inversores acudieron a la junta general de accionistas de InfoGlobal armados con una cohorte de abogados y notarios para que cualquier decisión quedase judicialmente bien clara. Sobre todo la propuesta de López Madrid y Mesonero Romanos de permitir una ampliación de capital al valor nominal de las acciones para dar entrada a un nuevo socio que recapitalizase la empresa. Pero los Comenge, Falcones y Fernández Fermoselle se negaron a tal operación porque entendieron que la transacción suponía regalar la compañía a un amiguete venezolano. Sobre todo ahora que la ingeniería ha salido del concurso de acreedores.

La enemistad es tal entre tanto apellido de postín que ni los unos ni los otros se vieron las caras. Cada uno de los implicados en el caso prefirió ver la junta de accionistas desde una sala anexa al lugar donde se celebró el evento para no estrecharse ni las manos, como es preceptivo entre hombres de negocios. La bilis, provocada por la creencia de haber sido estafados, no permitió ni el saludo más diplomático, como se le supone a personas de tan magna educación.

Pero es que el asunto está aún en los tribunales, con una querella muy grave, que asusta a más de uno. Sobre todo a Javier López Madrid, que ha tenido que declarar a la Securities Exchange Commission (la CNMV estadounidense) el litigio como primer ejecutivo de Ferroglobe, la filial cotizada en el Nasdaq del Grupo Villar Mir. El yerno ha negado con rotundidad a las autoridades gringas que procediera de manera ilegal en el caso InfoGlobal, con ánimo de engaño a sus otrora socios. A diferencia de aquí, en Estados Unidos no se andan con bromas con estas cuestiones, motivo por el cual el directivo ha tenido que jurar que actuó correctamente.

El dictamen final del juez en España pondrá a cada uno en su sitio y dejará a alguno en situación muy incómoda.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios