Es noticia
Menú
El nuevo camión con cañón de agua de la Policía termina decorando desfiles
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

El nuevo camión con cañón de agua de la Policía termina decorando desfiles

El camión con cañón de agua que compró la Policía para reforzar los medios de las unidades antidisturbios reapareció este jueves en un acto protocolario tras dos años aparcado

Foto: El camión con cañón de agua de la Policía, durante el desfile en la Academia de la Policía Nacional de Ávila. (EC)
El camión con cañón de agua de la Policía, durante el desfile en la Academia de la Policía Nacional de Ávila. (EC)

La Policía Nacional inició en 2013 los trámites para incorporar a las Unidades de Intervención Policial (UIP) un nuevo camión con cañón de agua, el primero que adquiría en más de dos décadas. Los anteriores no solo eran demasiado antiguos. Habían quedado prácticamente inutilizados por la falta de uso. Y justo por eso, la compra de uno nuevo se interpretó, en plena oleada de manifestaciones contra el Gobierno de Mariano Rajoy, como un intento de acallar las voces que resonaban en las calles.

Sin embargo, tres años después, la Policía nunca ha necesitado sacarlo y las críticas proceden ahora de quienes consideran que fue un gasto innecesario. La compra se cerró en 348.480 euros y el camión llegó a las instalaciones de la UIP en Moratalaz en diciembre de 2014, cuando las protestas contra el PP comenzaban a decaer. A partir de ese momento, ya solo se produjeron episodios de tensión aislados, como en las Marchas de la Dignidad de marzo de 2015. Y la Policía nunca llegó a emplear el camión para disolver a manifestantes.

Mientras llega el momento de sacarlo, el vehículo se cuida como una reliquia y se utiliza para actos protocolarios. Su última aparición tuvo lugar este jueves en la Academia de la Policía Nacional de Ávila, durante el desfile que cerró los actos del día del cuerpo. Entró por un costado de las instalaciones, recorrió unos 100 metros ante la mirada del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el resto de autoridades, y se perdió detrás de un palco de invitados. Seguirá aparcado. Al menos, hasta que se celebre el próximo desfile o repunten las movilizaciones sociales, un escenario que en estos momentos se antoja improbable.

La falta de uso parece dar la razón a los que criticaron la compra. Pero fuentes policiales defienden la adquisición de este vehículo capaz de almacenar 7.000 litros de agua y de lanzarlos con una presión de 16 bares (equivalente a la fuerza que ejercerían 16 kilos sobre cada centímetro cuadrado del cuerpo). Aseguran que no solo era necesario para disolver concentraciones. También es imprescindible para romper barricadas y apagar los fuegos que se utilizan para reforzarlas. “A la gente se le olvida que tenemos que apartar contenedores que están a 800 grados para poder pasar”. Hasta que llegue ese momento, tendrán que seguir sacándole brillo.

La Policía Nacional inició en 2013 los trámites para incorporar a las Unidades de Intervención Policial (UIP) un nuevo camión con cañón de agua, el primero que adquiría en más de dos décadas. Los anteriores no solo eran demasiado antiguos. Habían quedado prácticamente inutilizados por la falta de uso. Y justo por eso, la compra de uno nuevo se interpretó, en plena oleada de manifestaciones contra el Gobierno de Mariano Rajoy, como un intento de acallar las voces que resonaban en las calles.

Mariano Rajoy Policía Nacional Unidades de Intervención Policial Ministerio del Interior