El señorito de Neguri que abandona el despacho de Sánchez Galán (Iberdrola)

Rafael Orbegozo, jefe del Gabinete de Presidencia de la eléctrica, deja la compañía tras 14 años al lado del directivo salmantino para dedicarse al arte con mayúsculas

Foto: De izquierda a derecha: Rafael Orbegozo, Rafael Alcón y Fernando Becker, durante una exposición de arte en la Fundación Bancaja. (Iberdrola)
De izquierda a derecha: Rafael Orbegozo, Rafael Alcón y Fernando Becker, durante una exposición de arte en la Fundación Bancaja. (Iberdrola)

Los cambios en Iberdrola se suceden a más velocidad que suelen caer las llamadas ‘lágrimas de San Lorenzo”, las estrellas fugaces o Perseidas, que se divisan durante la primera quincena de agosto cuando anochece. Tras la salida en cadena de la alta dirección de Iberinco, su filial de ingeniería, del director general de su fundación y de su responsable del departamento de Prensa, el último en hacer las maletas ha sido Rafael Orbegozo, el jefe del Gabinete de Presidencia.

El hombre que se ocupaba de que todo estuviera perfecto para Ignacio Sánchez Galán ha salido de Iberdrola por, como siempre, “motivos personales”. La versión oficial que él transmite es que quiere empezar una nueva etapa, una nueva aventura tras 27 años en la compañía eléctrica. Primero como cuidador de la imagen de Javier Herrero, consejero delegado del grupo energético entre 1998 y 2001 y vicepresidente hasta 2003. Galán se cargó a Herrero dos años más tarde tras la fallida opa sobre Endesa, pero se quedó con su mozo de espadas, con el que ha estado 14 años.

Vestido siempre como un dandi, es biznieto de uno de los fundadores de la antigua Iberduero, la compañía que dio origen a Iberdrola

Vestido siempre como un dandi, con corbatas muy particulares, una barba muy trabajada, Orbegozo, que el próximo 11 de agosto cumple 50 años, es biznieto de uno de los fundadores de la antigua Iberduero, la compañía que dio origen a Iberdrola. Sibarita, rico de cuna, frío como el témpano, al chico de Neguri lo que le gustaba en realidad el arte. No los megavatios ni la generación hidráulica ni la subida del precio de la luz. Por eso, dedicaba gran parte del tiempo a proteger y exhibir la colección de pinturas de la compañía y a cuidar del Museo Guggenheim, del que era vocal de su comité artístico y del que la multinacional es su principal patrono.

En una entrevista para una publicación del sector, Orbegozo aseguró que “es indiscutible que el arte genera importantes retornos desde el punto de vista de la reputación corporativa”. Además, aseveró: “Las empresas necesitamos conocer el futuro, y no hay nada mejor para prefigurar lo que la sociedad va a ser en unos años que el arte”. Para algunos, verborrea con mucho arte.

Licenciado en Ciencias Políticas y Filología Hispánica, con un máster en Relaciones Internacionales en Bruselas, la empresa le ha agradecido los servicios prestados tras 27 años. Todo un detalle en comparación con los otros recién salidos también por 'motivos personales' que ni siquiera se han llevado un golpecito en la espalda. Su puesto ha recaído en Juan Pardo de Santayana, que formaba parte del Gabinete de Presidencia desde 2006.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios