El 'psicoinforme' del pequeño Nicolás: su "inmadurez emocional" alteró "su voluntad"

Los psiquiatras requeridos por el juzgado valoran que el joven sufre "un trastorno de personalidad en el que destacan los rasgos narcisistas e inmaduros"

Foto: Gómez Iglesias, el pasado 31 de enero. (EFE)
Gómez Iglesias, el pasado 31 de enero. (EFE)

"Desde el punto de vista psiquiátrico, su inmadurez emocional y sus rasgos de personalidad pudieron ocasionar un desenfoque a la hora de valorar de forma adecuada las consecuencias de los actos que se juzgan, lo cual supondría una alteración moderada de sus capacidades cognitivas y su voluntad". Es la conclusión que arroja el informe elaborado por los especialistas forenses de la clínica de los juzgados de Madrid sobre Francisco Nicolás Gómez Iglesias en el marco del juicio que celebrará el próximo 24 de abril el Juzgado Penal número 16 de la capital de España, que dilucidará si el joven debe ser condenado o no por supuestas injurias contra el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) tras afirmar públicamente que este organismo pinchaba teléfonos sin orden judicial.

El documento, elaborado a petición del mencionado juzgado para determinar antes de la vista si el chico es inimputable o no, asegura que Gómez Iglesias "presenta un trastorno de personalidad en el que destacan los rasgos narcisistas e inmaduros". Este desorden, añaden los psiquiatras, "se inició en la etapa adolescente o primeros años de vida adulta" del procesado "y constituye un concreto modo de pensar, de sentir, de relacionarse con los demás y de actuar". Su cuadro clínico, continúan, revela que el joven está convencido de tener "una autoimagen superior" a la real, "una elevada autoconfianza, una gran necesidad de reconocimiento público y obtención de un elevado estatus y una tendencia a justificar todos los comportamientos en aras del logro de dicho estatus".

Para estos psiquiatras, los rasgos de personalidad descritos pueden haber surgido en el interior de Gómez Iglesias como "un mecanismo defensivo" ante "algunas carencias emocionales y sentimientos de inferioridad que tanto el informado como sus padres han comentado y que le han llevado a construir una imagen de gran valía". La citada "inmadurez emocional", prosigue el informe, comenzó de hecho "en el ámbito de la política y del mundo empresarial".

Los peritos no entran a valorar si el joven es imputable o no, dado que este extremo debe valorarlo ahora el juzgado con base en el informe relatado. Sin embargo, estos especialistas sí apuntan que la trastornada personalidad del joven "habría propiciado su implicación en los hechos presuntamente delictivos por los que está siendo investigado y en aquellos en los que nos ha manifestado que son ciertos", en referencia a episodios como el que llevó a Gómez Iglesias a falsificar su DNI para que otro compañero se presentaba a la selectividad en su nombre y sacara mejor nota. Estos rasgos de identidad alterados, continúa el documento, habrían "minimizado" en su cabeza el alcance que podía tener su actuación.

Los expertos aseguran que el chico en la actualidad está haciendo "autocrítica" sobre el comportamiento y el estilo de vida que le llevaron a realizar los hechos por los que ahora está investigado. Los dos psiquiatras colegiados añaden que en estos momentos está inmerso en un "aislamiento social", aunque "verbaliza proyectos realistas de futuro".

El pasado 31 de enero, el Juzgado Penal número 16 de Madrid decidió suspender el juicio contra Gómez Iglesias para estudiar el informe pericial presentado por la defensa del acusado, un escrito elaborado por una psiquiatra que defendía que el joven es inimputable porque sufre un trastorno "megalomaníaco". Tras hacerlo, pidió un nuevo informe a la clínica de los juzgados con el fin de tener un documento pericial que no fuera de parte para determinar los rasgos de personalidad del procesado y concluir si este era imputable o no. Ahora, tras el informe descrito, el juzgado deberá decidir sobre este último extremo.

La vista que iba a comenzar el pasado 31 de enero y que ahora se retomará el próximo 24 de abril era la segunda que hacían los juzgados de lo penal de Madrid, ya que la Audiencia Provincial ordenó repetir el juicio debido a que en el primer intento el magistrado que lo presidía no permitió que declarase el ex director adjunto operativo de la Policía Nacional Eugenio Pino. La defensa del joven acusado recurrió este extremo y el alto tribunal ordenó repetir la vista a pesar de que esta ya había terminado incluso en condena contra Gómez Iglesias.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios