Aristrain se relame: un Ferrari como el suyo bate el récord y se vende por 67 millones

El magnate del acero puso a la venta su GTO por 80 millones de dólares. Parecía un exceso, pero una venta privada alcanza esa cifra y da esperanzas al milmillonario discreto

Foto: Um Ferrari GTO como el de Aristrain. (EFE)
Um Ferrari GTO como el de Aristrain. (EFE)

Hay días en los que da gusto leer la prensa. José María Aristrain de la Cruz, una de las mayores fortunas del país, acostumbrado a leer noticias ingratas como que la Fiscalía pide para él 64 años de cárcel y 1.400 millones por fraude fiscal, tuvo ayer uno de esos días. La revista especializada 'Carbuzz' desvelaba que el Ferrari 250 GTO con el número de chasis 4153 GT ha sido vendido por 80 millones de dólares (67 millones de euros). Aristrain ha puesto a la venta un modelo similar pero incluso más valioso (por su pedigrí en las carreras) y pedía esa misma cifra. Parecía un precio excesivo, pero ahora ese es el suelo que tiene cualquier comprador.

Según la publicación, quien ha comprado el coche —si se puede llamar así a un cacharo de 80 millones— ha sido David MacNeil, consejero delegado de la empresa del motor WeatherTech. El GTO es el coche más caro del mundo. Solo se construyeron 36 unidades en los sesenta. Los coleccionistas conocen los que quedan por el número de chasis, y ha ido superando récords en cada venta. El del chasis 4153GT ha alcanzado los 80 millones de dólares, cuando la anterior cifra estaba en 52 millones de dólares (aunque hay dudas de que esa venta realmente tuviese lugar y no fuese solo un rumor del mercado que acabó publicado en Bloomberg). La revista cita a un historiador de Ferrari que ya no duda de que en los próximos años uno de esos GTO alcance los 100 millones de dólares.

Y ahí es donde entra en acción nuestro protagonista. Aristrain posee el Ferrari GTO chasis 5111GT. Y ese es probablemente el más exclusivo de todos. Estos GTO, además de por su estado, se valoran por su historial de carreras, y el de Aristrain está considerado como el más mítico, según fuentes del sector. Se trataría del ejemplar con el que el piloto francés Jean Guichet compitió en los sesenta. El de Aristrain ganó el Tour de Francia en 1963 y el vendido estos días lo hizo en 1964 —ese año, el de Aristrain quedó segundo—.

Aristrain, uno de los mayores accionistas de ArcelorMittal, lo compró al coleccionista Paul Pappalardo en 2008 por 25 millones de dólares, pero el auge del mercado del lujo ha triplicado su precio. Hace unos meses, Aristrain hizo circular una oferta por el exclusivo mundillo, de la que informó El Confidencial. Pedía 80 millones de dólares y un intermediario lo calificó entonces de temerario. Tras la última venta, es el suelo para el que lo quiera. Aristrain está poniendo a la venta exclusivas propiedades que no tiene embargadas.

Tiene pendiente el mayor juicio por fraude fiscal en España, al estar acusado de defraudar 200 millones de euros. Ya puso en venta su megayate —un remolcador reconvertido en yate de lujo— y el Ferrari es una de sus posesiones más preciadas. El señor del acero tiene como aficiones la caza, los toros y los coches, y en este último sector ha hecho grandes inversiones.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios