Tres cosas en común de López Jimenez, Salazar Simpson y García-Margallo

Uno de esos sitios para no fallar es el Nuevo Club, tan céntrico como el Congreso, donde sus 100 años de historia guardan tantos secretos como piropos su cocina

Foto: José Manuel García-Margallo. (EFE)
José Manuel García-Margallo. (EFE)

Peinan canas y han mandado mucho, pero cada uno por su cuenta. Pedro López Jiménez (órbita Florentino), Alberto Salazar Simpson (órbita Botín) y José Manuel García-Margallo (sin órbita conocida) están de salida de los cenáculos del poder, pero siguen dejándose ver por los comedores donde es importante parecer un asiduo.

Uno de esos sitios para no fallar es el Nuevo Club, tan céntrico como el Congreso, donde sus 100 años de historia guardan tantos secretos como piropos su cocina. Sobre todo los jueves, donde un espectacular cocido, con sus tres partes necesarias, se sirve como único plato de la carta para los socios (solo caballeros) y sus acompañantes.

Juntos, pero en distintas mesas, coincidieron la semana pasada para dar cuenta de una imponente garbanzada. Y entre vuelco y vuelco, saludos y besamanos de cortesía cada vez que alguno interrumpía la tarea para estirar las piernas y hacer hueco. No hubo fotos que lo retrataran (los móviles están mal vistos), pero sí ojos indiscretos.

Estas comidas tan exigidas obligan a tardes sin pasar por la oficina. Por suerte, ni Salazar Simpson, ni López Jiménez ni Margallo tienen ya que cumplir con las rutinas de la España que madruga. Y ese sí que es un privilegio, más allá de ser socio del Nuevo Club, tan imponente como decimonónico, o degustar su cocido cada jueves del año.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios