'Gobierno de rojos: hambre y piojos': la guerra de los carteles en Navas del Rey

El alcalde ha anulado todas las autorizaciones de publicidad electoral tras realizar a la Junta Electoral un extraña consulta. Mientras, aparecen y desaparecen carteles y surgen otros ofensivos

Foto: Carteles en Navas del Rey.
Carteles en Navas del Rey.

Navas del Rey es un pequeño municipio madrileño de la sierra oeste de Madrid (a 50 kilómetros de la capital), que no llega a los 2.700 habitantes. Desde 2007, gobierna la localidad Jaime Peral Pedrero, alcalde no adscrito a ningún partido político después de que en 2017 decidiera abandonar el PP y dejar la presidencia de los populares en el pueblo. No trascendió el motivo. Ahora, en las elecciones de mayo, se presenta con un partido independiente, la Agrupación de Electores Caseros, que compite con las listas de PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos e Izquierda Unida Madrid en Pie.

El problema es que el municipio vive su particular guerra de carteles después de que la Junta Electoral de Zona comunicara a los 'caseros' que no pueden tener publicidad electoral. Como muchos otros partidos locales que se presentan por toda la geografía madrileña. Y es que en aquellas comunidades donde se celebren el 26 de mayo las tres elecciones previstas, europeas, regionales y municipales (como en Madrid), el espacio en la vía pública se reparte en función de los últimos resultados autonómicos, los de 2015. Unos comicios autonómicos en los que obviamente no se presentaron decenas de partidos locales que solo lo hacen en sus pueblos.

Carteles de Agrupación de Electores Caseros con los de Vox en un espacio reservado en teoría para el PP.
Carteles de Agrupación de Electores Caseros con los de Vox en un espacio reservado en teoría para el PP.

Lo que hizo Peral el pasado 15 de mayo fue comunicar al resto de partidos de la oposición que había decidido hacer una consulta a la Junta Electoral "con el fin de que nos defina hasta dónde llega su competencia y dónde empieza la del alcalde como representante del ayuntamiento". Hasta que llegue la respuesta, "el alcalde resuelve que por lo dicho anteriormente en este escrito se procede a la anulación de todas las autorizaciones que se han concedido hasta la fecha [cartelería, lonas, carpas, megafonía, que se ha concedido a todos los partidos que se presentan en el municipio] hasta que la Junta Electoral se defina sobre quién tiene competencia [alcalde o Junta Electoral de Zona] para autorizar dichas actuaciones y eventos en los espacios no concedidos en la Junta Electoral de Zona".

"El alcalde gana tiempo preguntando a la junta y mientras tanto no retira su publicidad", señalan fuentes de los otros partidos. Todos señalan que ha empezado la guerra de carteles. Los de Caseros retirando los del PSOE, los del PP quitando los de Vox (que no se presentan en el municipio) porque en algunos expositores han ocupado el espacio reservado para los populares (ver foto de arriba). Y de repente han aparecido por todo el municipio unos papeles con el siguiente lema: 'Gobierno de rojos: hambre y piojos', señalando a PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos. "Que todo el mundo sabe de dónde vienen". Ya ha habido denuncias internas.

Jaime Peral, alcalde de Navas del Rey.
Jaime Peral, alcalde de Navas del Rey.

Los mandatos de Peral no han estado exentos de polémica. Propietario de varios negocios en el pueblo, tuvo durante mucho tiempo una parcela y una nave industrial alquiladas a una red de proxenetas desarticulada por la Policía Nacional. Allí se ubicaba el local Varadero, donde presuntamente se explotaba a mujeres brasileñas. Eso fue en 2008. La oposición acusó entonces al alcalde y su equipo de gobierno, que llevaban un año en el cargo, de convertir el municipio "en la referencia sexual" de la zona, "con la presencia de tres prostíbulos en un pueblo de 2.600 habitantes".

En aquella época, había un cartel en la carretera M-501, a la altura de Boadilla del Monte, que rezaba: 'Donde termina la autovía, comienza el placer. A 15 kilómetros, Navas del Rey'. Peral explicó entonces que alquiló el terreno en 2002 "por 20 años" a "unas personas" y que se consideraba una "víctima más" de lo sucedido. Dentro de una nave suya, al menos tres mujeres fueron presuntamente violadas, secuestradas y obligadas a prostituirse. Hoy, en ese local hay un café espectáculo bautizado Azúcar.

El Confidencial publicó también varios casos de favores familiares por parte del alcalde. El primo del regidor, por ejemplo, es el encargado de obras del ayuntamiento. El Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid publicaba el 28 de noviembre de 2007, a los pocos meses de que Peral Pedrero llegara por primera vez a la alcaldía, que José Manuel Domínguez Peral (su primo) obtenía mediante sistema de oposición libre la plaza de "oficial de servicios múltiples, en régimen de laboral fijo". Pocos meses después, el 4 de febrero de 2008, el regidor aprobaba una resolución para premiar a su familiar con un plus de 876 euros mensuales por "especial rendimiento".

Otro caso es el de David Cabrerizo Merino, el arquitecto municipal. En junio de 2013, el alcalde firmó un contrato con Silvia Cristina García Moreno (mujer del arquitecto) por el que cedía la explotación de una finca pública de 28.500 metros cuadrados a la asociación Exploradores El Torreón-Madrid 22. El plazo del contrato es de cinco años prorrogables por otros dos. A cambio, esta asociación paga al ayuntamiento un canon anual de 2.460 euros y puede realizar en esa finca todo tipo de actividades deportivas, de turismo y campamentos juveniles. La mujer del arquitecto es la representante de la asociación que firmó el contrato.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios