El juicio por el Picasso de Jaime Botín, en el aire por las vacaciones del fiscal

El fiscal del caso avisó hace meses de que estaría de vacaciones y que no tenía sustituto pero la Justicia no ha aclarado si suspenderá el juicio contra el expresidente de Bankinter

Foto: Jaime botín, en el centro, a su llegada a un juzgado de Madrid. (EFE)
Jaime botín, en el centro, a su llegada a un juzgado de Madrid. (EFE)

El juicio del siglo en materia de patrimonio sigue en el aire a unos días de su celebración. La Justicia ha citado el lunes a Jaime Botín al banquillo para responder por la acusación de contrabando de un Picasso. Pero el fiscal del caso, el especialista en patrimonio, comunicó hace tiempo que estaría de vacaciones esa semana y no tiene remplazo especializado. El caso, con millones en juego para el Estado, está pues colgando cuatro años después de que Francia lo interceptase en Córcega.

No hay caso más interesante en materia de patrimonio. El patrón de Bankinter fue detenido en el verano de 2015 en Córcega cuando en su yate, el impresionante velero Adix, transportaba un Picasso, 'Cabeza de mujer joven', tasado en 26 millones. Botín había pedido permiso a Cultura para exportarlo y venderlo, pero el Estado lo había vetado y la Justicia había avalado ese veto (es una prerrogativa no exportar obras de gran valor cultural). Allí comenzó una acusación de contrabando en la que el Estado ha llegado a pedir incluso incautarse de la goleta, como si fuera el caso de una narcolancha usada para traficar.

Jaime Botín ofreció un pacto al ministro de Cultura, exhibir el cuadro en público pero manteniendo la titularidad pero sin pena de cárcel. Lo hizo en una reunión secreta adelantada por este diario. Pero no hubo acuerdo. Se sentará en el banquillo y la Fiscalía pide para él cuatro años de cárcel y ya tuvo que depositar una fianza de 133 millones.

El banquero es poco dado a pactar. Alcanzó un principio de acuerdo con la fiscalía por una acusación de delito fiscal por la matriculación de su 'jet' privado pero lo rompió en el último momento antes de llegar a la vista porque se había hecho público. Así que tiene otro juicio pendiente. A sus 83 años, no se pliega a la Justicia. Él y su familia fueron los únicos que, después de haber regularizado su fortuna en Suiza cuando Hacienda la descubrió en la lista Falciani, pidieron sin éxito al Supremo que les devolviera una parte.

Ahora la vista está pendiente de que decida el juez. El fiscal del caso, especializado en patrimonio y que conoce bien la causa porque ha llevado la instrucción, avisó hace meses de que justo la semana que viene no podría y de que no había nadie más especializado. Las partes están a la espera de que haya decisión.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios