El blindado de FG a las puertas del cuartel general de Baker McKenzie

En los últimos días, coincidiendo con el aumento de tensión en la investigación al BBVA por el caso Tándem, ha sido visto el coche de Francisco González frente al Edificio Beatriz

Foto: Edificio Beatriz, donde está la sede de Baker McKenzie.
Edificio Beatriz, donde está la sede de Baker McKenzie.

No ha pasado desapercibido. Aparcado frente al edificio Beatriz, en la cotizada calle José Ortega y Gasset, se ha visto en varias ocasiones en los últimos días el coche blindado de Francisco González, expresidente de BBVA, cuya imputación en el caso Tándem es el objetivo último que persigue la Fiscalía Anticorrupción.

Evitar que el ministerio público consiga su objetivo es labor de Jesús Santos, uno de los penalistas más prestigiosos del país, que milita en las filas de Baker McKenzie y cuyo cuartel general se encuentra, precisamente, en las nobles plantas del edificio Beatriz.

La tormenta perfecta que empieza a vislumbrarse sobre BBVA, sobre todo a raíz de las declaraciones de Antonio Béjar, antiguo responsable de Riesgos de la entidad y hombre de máxima confianza de Francisco Gónzalez, invita a pensar que el banquero habrá multiplicado sus visitas a Baker. Y su blindado lo delata.

Por el momento, el expresidente de la entidad decidió ayer romper su silencio con un comunicado en el que intentaba esquivar toda responsabilidad, asegurando que se había enterado por la prensa de que BBVA contrató los servicios de Villarejo.

Un escrito en el que, además, se preocupó muy mucho de subrayar que la actuación del banco en su conjunto ha sido históricamente intachable y "con un cumplimiento por encima de lo exigible en materia de gobierno corporativo y cumplimiento normativo". Apenas una hora después de este comunicado, BBVA 'sacrificó' a su director de Control Interno, Eduardo Arbizu.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios