Las vacaciones de Amancio Ortega: del yate al bareto

Este fin de semana, el fundador del gigante textil Inditex desplazó su embarcación de 47 metros de eslora, adquirida el pasado año, para ir a la playa de Beluso, en el pueblo de Bueu

Foto:

Amancio Ortega suele mover dos cosas en verano. Una es el dinero, que para el empresario gallego no tiene vacaciones, como demuestra la compra de un nuevo edificio en Washington (Estados Unidos) por 230 millones de dólares la pasada semana. La otra es su yate, el Valoria B, que la mayor parte del año suele estar atracado en el puerto deportivo Juan Carlos I de Sanxenxo (Pontevedra).

Este fin de semana, Ortega desplazó su embarcación de 47 metros de eslora, adquirida el pasado año, para ir a la playa de Beluso, una parroquia del municipio pontevedrés de Bueu. Un pequeño sitio donde fondeó su yate para disfrutar de las aguas y de los mariscos de la ría.

Según fuentes presenciales, el máximo accionista de Inditex hizo parada en el conocido bar Playa, un pequeño 'bareto' de la zona donde degustó sus legendarios lenguados. Ortega eligió este discreto lugar de las Rías Baixas para disfrutar con tranquilidad de las viandas de su tierra, ahora que los turistas vuelven a sus lugares de origen y dejan paso a días más tranquilos.

Bar Playa, al lado de la playa de Beluso en Beu, Pontevedra. (Google Maps)
Bar Playa, al lado de la playa de Beluso en Beu, Pontevedra. (Google Maps)

A bordo del Valoria B, el magnate llegó a las aguas de Beluso este lunes 26 de agosto a media tarde y se dio un homenaje en condiciones en el bar Playa, propiedad de Manolo Otero. Un restaurante sin ningún tipo de lujo, con manteles de papel, donde se cena a todo trapo por apenas 30 euros por cabeza, muy del gusto de Ortega.

La cena fue un simulacro de consejo de administración de Inditex, puesto que también asistió Pablo Isla, presidente del imperio textil del octogenario empresario. Amancio y su empleado estrella despacharon con absoluta normalidad, sin que nadie les molestara, dada la discreción del lugar.

Porque Beluso es una pequeña población con su puerto de pescadores en la ría de Pontevedra, justo enfrente de Sanxenxo. Apenas operan 50 barcos de bajura, dedicados al pulpo, principalmente, y a los ricos mariscos de esas aguas del Atlántico. Todos capturan en la zona de la isla de Ons para después servirlos en los restaurantes de este rincón de Galicia nada turístico, muy auténtico.

Se trata de un refugio para todos los que quieren escapar del bullicio de Sanxenxo, que suele ser lugar de veraneo de Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia. Ortega también lo visita, como este pasado lunes a bordo del Valoria B. Un yate de tres cubiertas, construido en Holanda, por el que pagó unos 30 millones de euros para reemplazar al Drizzle, cuyos 67 metros de eslora no cabían en estos pequeños puertos del noroeste.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios