Los hijos de Espinosa y Monasterio visitan el Congreso en mitad de la crisis del chalé

La imagen familiar en el Congreso contrastó con la actualidad que estos días persigue al matrimonio después de que el Ayuntamiento de Madrid haya anunciado el próximo precinto de su chalé

Foto: Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros, durante la jornada del 28-A. (EFE)
Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros, durante la jornada del 28-A. (EFE)

Iván Espinosa de los Monteros aprovechó la tarde de este jueves para enseñar las instalaciones del Congreso a sus cuatro hijos. En torno a las cuatro de la tarde, justo después de comer, el portavoz parlamentario de Vox —enfundado en un traje de chaqueta, como suele vestir cada día— cruzó el patio de la Cámara directo al hemiciclo con sus tres hijas y su hijo, que atendían en todo momento a lo que su padre les decía. Un rato después, coincidían con más gente en los ascensores, donde en todo momento los niños se mostraron muy correctos.

La imagen familiar contrastó precisamente con la actualidad que estos días persigue al matrimonio Espinosa de los Monteros-Monasterio. Precisamente este miércoles, el Ayuntamiento de Madrid comunicaba a los dirigentes que la Administración había dictado la orden de precinto de su chalé, situado en el distrito de Chamartín, por no contar con la licencia de funcionamiento (ya que tenían instalado un despacho profesional en el inmueble) ni tampoco con la licencia relativa a primera ocupación. Es decir: la vivienda no estaba regularizada.

La casa —levantada sobre una parcela de 342 metros cuadrados— tiene un total de 545 metros cuadrados construidos repartidos en cuatro plantas, con ascensor, gimnasio y una piscina en la terraza.

Los dirigentes no se han vuelto a pronunciar sobre el asunto a pesar de que el consistorio se reafirma en que si los papeles no están en orden el día 8 de octubre, la casa quedará precintada y no podrán entrar a vivir. Desde su perfil en Twitter, Monasterio sí señaló hace unos días que todo se debía a una "campaña de intoxicación de ciertos medios" y relató el "tortuoso proceso" que ella y su marido, a su juicio, llevan "sufriendo desde 2013 para lograr la famosa licencia de funcionamiento para mi despacho profesional".

El matrimonio vive en ese inmueble con sus cuatro hijos, con los que ha disfrutado unos días de verano este mes de agosto. En la cuenta de Instagram de Monasterio, hace apenas cuatro días se ve a la dirigente con una de sus hijas preparando una fabada y sacando pecho, como suelen hacer, de la familia numerosa que tienen.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios