Santander ejecuta una empresa de Joaquín Torres, el arquitecto de los famosos

Apenas un año después de que solicitara el concurso voluntario de acreedores como persona física, ahora es una de sus empresas la que centra la actualidad informativa del BOE

Foto: Joaquín Torres, el 'arquitecto de la jet'.
Joaquín Torres, el 'arquitecto de la jet'.

Joaquín Torres, el que fuera bautizado como 'el arquitecto de los famosos' tras haber diseñado y levantado buena parte de las exclusivas viviendas de la lujosa urbanización La Finca, donde viven muchas de las 'celebrities' del momento, sigue haciendo frente a sus problemas económicos. Apenas un año después de que solicitara el concurso voluntario de acreedores como persona física, ahora es una de sus empresas la que centra la actualidad informativa del Boletín Oficial del Estado (BOE).

El Juzgado de Primera Instancia de Pozuelo de Alarcón acaba de instar la subasta de una finca propiedad de Bravo Conciertos Inmobiliarios, una de las sociedades en las que participa Torres. La subasta se enmarca dentro de un procedimiento de ejecución hipotecaria instado por Banco Popular —propiedad ahora de Banco Santander—, que reclama una deuda de 1.155.758,76 euros. Y es que, con la compra del Popular, la entidad que preside Ana Botín también heredó los procedimientos de ejecución puestos en marcha antes de la adquisición y que poco a poco van resolviendo los tribunales.

En concreto, se trata de un solar situado en Pozuelo de Alarcón, el municipio con renta per cápita más elevado de España, sobre el que recae un préstamo hipotecario y que saldrá a subasta a partir de 1,2 millones de euros. La fecha de la demanda de ejecución hipotecaria se dictó a finales del año pasado, y es ahora cuando el juzgado ha instado la subasta de esta finca, que se ubica en la calle Lérida de este municipio madrileño y con cuya venta podría cubrirse el importe total de la deuda reclamada. La fecha límite para presentar las ofertas finaliza el próximo 28 de octubre.

Según la información del catastro, en la dirección donde se ubica la propiedad ejecutada figura una parcela de casi 500 metros cuadrados con una superficie construida de 146 metros cuadrados —100 metros de vivienda y el resto de uso deportivo—, además de un solar sin edificar de uso urbano de casi 100 metros cuadrados. En ambos casos, junto a la tapia de la Casa de Campo, muy cerca de la que será la mayor residencia de estudiantes de todo Madrid y del futuro 'resort' de salud que construirá la familia Cordón, propietaria hasta 2015 de los hospitales Quirón, tal y como avanzaba esta semana 'El Economista'.

Bravo Conciertos Inmobiliarios es una de las múltiples sociedades de Joaquín Torres. Constituida en el año 2007 con un capital de 3.000 euros, inicialmente tenía su sede en el Club Deportivo de La Finca, si bien en 2014 cambió su domicilio social a la calle Ortega y Gasset. A pesar de ser una sociedad dedicada a la promoción inmobiliaria, las cuentas presentadas entre 2009 y 2014 ante el registro no muestran apenas actividad.

De hecho, en 2014, año de los últimos resultados presentados ante el registro, la compañía se anotó unas pérdidas de apenas 1.000 euros, contaba con un patrimonio neto de apenas 85.200 euros y un pasivo de 1.125.000 euros. Este último correspondía al préstamo firmado con el Banco Popular ahora en manos del Santander—, firmado inicialmente por 1,2 millones con un interés del 6% que vencía en septiembre de 2012. Tras una renovación, se amplió el plazo de devolución hasta el 28 de enero de 2015.

En concurso como persona física

Durante años, A-Cero, el estudio de arquitectura y diseño de Joaquín Torres, fue elegido por innumerables famosos para diseñar sus casas. Desde Cristiano Ronaldo a Felipe González, pasando por Penélope Curz y Javier Bardem. Sin embargo, durante el último lustro, no ha vivido su mejor momento, económicamente hablando.

Hace justo un año, el arquitecto se acogió al concurso voluntario de acreedores como persona física. Mediante este proceso judicial, Torres se declaró en quiebra para poder reestructurar sus deudas y corregir su situación personal acogiéndose a la llamada Ley de Segunda Oportunidad, que desde 2015 permite a las personas físicas —no solo a las empresas— que presentan concurso voluntario liquidar sus bienes y conseguir una condonación de buena parte de sus deudas.

Cuatro años antes, ya había solicitado el concurso de A-Cero Inmobiliaria con más de 10 millones de euros en impagos. Según contó entonces el arquitecto, muchas de esas deudas comenzaron al mismo tiempo que las desavenencias con la familia propietaria de la exclusiva urbanización, los García Cereceda. Según su versión, las deudas en realidad fueron contraídas por Procisa, una de las empresas de las hijas de Luis García Cereceda.

A pesar de sus problemas económicos, Joaquín Torres ha seguido trabajando en diferentes proyectos. Uno de ellos, en Asturias, La Quinta de Luanco, su último gran proyecto de lujo, al más puro estilo de la exclusiva urbanización de futbolistas y 'celebrities' de La Finca.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios