La lejanía de Calviño con Podemos: no conoce al 'cerebro económico' de Iglesias

La lejanía de la ministra de Economía hacia Podemos se refleja en que nunca ha hablado con el encargado de elaborar el programa económico de la formación morada desde su nacimiento

Foto: La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño. (EFE)

Que en el Gobierno de Pedro Sánchez hay un ala más izquierdista y otra más centrada es una evidencia. Las ministras de Hacienda, María Jesús Montero, y de Trabajo, Magdalena Valerio, representan al primero de ellos, mientras que la ministra de Economía, Nadia Calviño, es la representante del segundo. Ella encarna el perfil más ortodoxo procedente de Bruselas y Sánchez está empleando su nombre durante la precampaña actual para transmitir un mensaje de moderación y solvencia.

El presidente dio a Calviño el control de la política económica de España nombrándola presidenta de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos (CDGAE), sin embargo, hasta ahora ha estado apartada de las negociaciones con su socio político prioritario: Podemos. Calviño no conoce a quien es el cerebro económico de la formación, Nacho Álvarez, lo que evidencia el distanciamiento entre la ministra de Economía y la formación liderada por Pablo Iglesias.

Calviño dispone desde Castellana 162 y Montero ejecuta desde el Congreso de los Diputados. Ella fue la encargada de liderar las negociaciones con Unidas Podemos para la conformación de los Presupuestos Generales del Estado que nunca salieron por el voto en contra de los independentistas y la derecha. Calviño no ha entrado en las discusiones políticas, cuestión que queda reservada a Montero, pero sí que es la interlocutora principal del Gobierno con Bruselas y con los inversores internacionales.

Sánchez emplea su perfil técnico como alta funcionaria de la Comisión Europea para transmitir el mensaje de 'sensatez económica' que tanto les gusta a los inversores. El capital huye de los experimentos y de la incertidumbre política y Calviño cumple el papel de alejar los fantasmas. Su presencia internacional contrasta con su escasa actividad parlamentaria, de hecho, ni siquiera es diputada.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios