El PP pone la bandera de España en el belén... por un error

Corría el mes de diciembre de 2004 cuando Esperanza Aguirre, elegida un año antes presidenta de la Comunidad de Madrid, decide poner un gran belén en la sede del Gobierno madrileño

Foto: José Luis Martínez-Almeida, durante la presentación del belén en Madrid. (Atlas News)
José Luis Martínez-Almeida, durante la presentación del belén en Madrid. (Atlas News)

Cuenta la leyenda que el velcro, el celofán o la viagra fueron inventados por accidente. Y si hacemos caso a lo que estos días se comenta con cierta sorna en los mentideros políticos de la capital, poner la bandera de España en los belenes de las instituciones madrileñas gobernadas por el Partido Popular también se debió a un error. Más bien a un malentendido. Por mucho que el actual alcalde, José Luis Martínez-Almeida, se defienda de los críticos argumentando que la gran bandera patria que rodea al gran belén instalado en el ayuntamiento es un "elemento tradicional".

Corría el mes de diciembre de 2004. Esperanza Aguirre, elegida tan solo un año antes presidenta de la Comunidad de Madrid, decide poner un gran belén en la sede del Gobierno madrileño. El responsable de encargar su montaje es Fernando Martínez Vidal, a la sazón director general de Relaciones Institucionales de la Comunidad de Madrid, que pone el máximo empeño en que el belén sea el acontecimiento navideño del año y contrata para su preparación a una asociación de belenistas.

Tras un fin de semana de montaje, el belén está listo para la solemne inauguración. Esperanza Aguirre declama un emotivo discurso sobre la historia del nacimiento, la pobreza del portal donde nace el rey de reyes y los datos esenciales del diseño de la maqueta expuesta. Lo normal en estos casos. A continuación, comienza el recorrido por el belén acompañada por su diseñador, que, como es habitual, va siendo corregido por Aguirre en cada explicación que da. De pronto, la presidenta se para y tuerce el gesto. Es algo casi imperceptible salvo para sus colaboradores, que lo perciben y comienzan a temblar. Señala a Martínez Vidal con el dedo índice de su mano derecha y, encogiéndolo como si tuviera un muelle, le ordena que se acerque.

"Fernando, este belén no tiene la bandera", le dice en esa voz baja que ella usa para que todo el mundo de alrededor lo oiga. "Descuida, presidenta, mañana mismo está puesta", contesta sumiso el director general, que también fue el creador del actual logo de PP y que hoy engrosa las filas de Vox como concejal de la oposición en el pleno del ayuntamiento. A la mañana siguiente, a primera hora, una flamante bandera de España decora a modo de faldón el llamado belén de Sol. Esperanza Aguirre llega a su despacho, como todas las mañanas. Observa el belén mientras sube en ascensor, frunce el ceño y ordena: "Llamad a Fernando".

La bandera de España rodea el belén de Madrid. (Atlas News)
La bandera de España rodea el belén de Madrid. (Atlas News)

Cuando llega Martínez Vidal, y sin mediar saludo previo, le espeta: "Fernando, ¿qué pinta esa bandera en el belén?". No son inhabituales los cambios de opinión de la presidenta, pero este no le parece razonable al director. "Fue orden tuya, presidenta. Dijiste que el belén no tenía la bandera", contesta a media voz. Esperanza Aguirre le mira sorprendida y como si estuviera hablando con un niño, estira los brazos, aprieta los puños y moviéndolos rítmicamente como si estuviera lavando ropa le dice: "Lavandera, Fernando. Te dije que el belén no tenía lavandera", aclara refiriéndose a la tradicional figurita del belén, una mujer lavando la ropa en el río.

Y así, por un error, fue como la lavandera y la bandera se convirtieron desde entonces en elementos tradicionales del belén. Errores y malentendidos como el velcro, el celofán o la viagra.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios