La reunión secreta de Zaplana y Juan Cotino en plena tormenta del caso Erial

El exministro de Trabajo y el exdirector general de la Policía, ambos investigados, se reencontraron en privado en Valencia varias semanas después de abandonar la cárcel el primero

Foto: Juan Cotino, expresidente de las Cortes Valencianas. (EFE)
Juan Cotino, expresidente de las Cortes Valencianas. (EFE)

Llevaban tiempo sin verse, pero el caso Erial ha vuelto a unir sus destinos por la vía de los tribunales. El ministro de Trabajo y portavoz del segundo Gobierno de José María Aznar, Eduardo Zaplana, y el ex director general de la Policía Nacional Juan Cotino se han visto salpicados por una investigación policial y judicial que les atribuye un complejo sistema societario y mercantil internacional de pago y cobro de sobornos por concesiones de estaciones de ITV y parques eólicos adjudicados entre 1997 y 2001.

Los dos expolíticos del Partido Popular han estado largo tiempo sin mantener contacto directo. Pero el año pasado, algunos meses después de que Zaplana abandonase la prisión de Picassent, en la que estuvo confinado como preventivo durante 259 días alternando con ingresos en el Hospital La Fe por su leucemia, se produjo un reencuentro entre los dos investigados. Zaplana y Cotino se reunieron con discreción durante un largo rato.

La cita se propició a través de intermediarios y, aunque este extremo no pudo ser confirmado por este confidente, algunas fuentes sitúan la conversación en casa del propio Cotino, en la alquería de la localidad valenciana de Xirivella, en la que el expresidente de las Cortes Valencianas ha agasajado, paella a la leña mediante, a tantos y tantos altos cargos de su partido, el Partido Popular, y también a diversas personalidades y periodistas. Las dependencias de la finca, que fue registrada por los investigadores, están trufadas de fotografías de aquellos ágapes, imágenes de los buenos tiempos de aplastante hegemonía conservadora en la Comunidad Valenciana.

Si la reunión sirvió para coordinar sus defensas es algo que queda entre sus protagonistas. Lo cierto es que hasta ahora el trato judicial ha sido bien distinto para ambos. Zaplana fue detenido por los agentes de la UCO el 22 de mayo de 2018 y pasó a disposición judicial con orden de prisión preventiva de la jueza instructora Isabel Rodríguez. No ocurrió lo mismo con Cotino, quien pese a que su nombre figura en decenas de folios del sumario como protagonista de la trama, ni siquiera ha declarado todavía en sede judicial. La magistrada le ha citado para el próximo 31 de marzo. Antes, tendrá que sentarse en el banquillo de la Audiencia Nacional a partir de la semana que viene por el juicio de los contratos de la antigua Televisión Valenciana (RTVV) con la trama Gürtel durante la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en 2006.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios