Cepeda, el superviviente de todas las guerras del PSOE-M, elegido dos de Gabilondo

El senador y diputado autonómico se encargará de liderar la oposición dura a Ayuso en esta nueva etapa. Es un veterano político, que ha sabido resistir a las peleas orgánicas dentro de la federación

Foto: El senador José Cepeda, durante la votación en el 'congresillo' del PSOE-M previo al 39º Congreso Federal del PSOE, el 28 de mayo de 2017. (EFE)
El senador José Cepeda, durante la votación en el 'congresillo' del PSOE-M previo al 39º Congreso Federal del PSOE, el 28 de mayo de 2017. (EFE)

José Cepeda. Quédense con el nombre. Quizá no haya sido hasta ahora muy conocido públicamente, pero sí lo es, y mucho, en el PSOE. Político veterano, de casi 52 años, senador por Madrid desde 2015, diputado en la Asamblea regional desde 2003, es ya el número dos de Ángel Gabilondo en la Cámara autonómica. El elegido para "reforzarle", para hacer de 'poli malo', para atizar a la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, el encargado de liderar una oposición más dura al Gobierno de PP y Ciudadanos.

El PSOE madrileño (PSOE-M) llevaba mucho tiempo dándole vueltas a cómo hincarle el diente a Ayuso. El grupo parlamentario se había descapitalizado con la marcha de José Manuel Rodríguez Uribes como ministro de Cultura, de Pilar Llop como presidenta del Senado y de Llanos Castellanos como presidenta de Patrimonio Nacional. Gabilondo, se gritaba en el partido, necesitaba un refuerzo, una pareja que tirase de "colmillo" para hacer una oposición con más 'punch' a la presidenta regional. El secretario general de la federación, José Manuel Franco, estaba de acuerdo en que hacía falta ponerse las pilas. Él ya ejerció de escudero del portavoz en la anterior legislatura en la Asamblea, pero en 2019 concurrió en las generales (tanto el 28-A como el 10-N) como número tres por Madrid, hasta que finalmente Pedro Sánchez le premió con la Delegación del Gobierno en Madrid, que ocupa desde febrero de 2020.

Primero, durante la lucha dura contra la pandemia de covid-19, se ensayó con la salida de voces reconocibles como la de Rafael Simancas, secretario general del Grupo Socialista en el Congreso (el dos de Adriana Lastra). Pero el presidente entendía que la oposición a Ayuso no se podía hacer ni desde la Delegación ni desde la Cámara Baja, sino desde la Asamblea de Madrid.

El 12 de junio, Ferraz tomó las riendas e instó al PSOE-M a acordar un dos del portavoz con cierta agilidad. Sánchez y Bolaños impulsan a Cepeda


Al final, Ferraz tomó las riendas. El 12 de junio, se sentaron a la mesa, en la sede federal, Franco, Sánchez y su director de Gabinete, Iván Redondo; el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, y el responsable de Coordinación Territorial del partido, Santos Cerdán. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, no pudo acudir. Allí se determinó que había que buscar un dos para Gabilondo. Y había que hacerlo ya. En aquel momento, ya figuraba arriba en las quinielas Cepeda, y era el nombre claramente sugerido desde la Moncloa.

Sin más reajustes

Y sí, finalmente ha sido él el elegido, como adelantó 'elDiario.es'. Sánchez y Bolaños pensaron en él y Franco estuvo de acuerdo. "Fue una decisión unánime", señalan desde el círculo del senador. El grupo en la Cámara autonómica apenas tiene banquillo, pero es cierto que él es uno de los veteranos. Y un dirigente que ha sabido sobrevivir a todas las luchas orgánicas —que son unas cuantas— en el convulso PSOE-M. Cepeda ejerce a partir de ahora de portavoz adjunto del grupo, como dos de Gabilondo. Pilar Sánchez Acera se mantendrá también como portavoz adjunta, y Carmen Mena continuará de secretaria general y Modesto Nolla, de presidente. De la dirección también son miembros los dos representantes que el PSOE tiene en la Mesa de la Asamblea, Diego Cruz y Nani Moya. La designación salió sin problemas en la ejecutiva regional y en la reunión de los diputados socialistas. No habrá más reajustes en la cúpula parlamentaria. De hecho, el único cambio es la cobertura de la vacante que había dejado Uribes y su reemplazo ahora por Cepeda.

Compitió contra Gómez en 2007, luego fue su mano derecha y después se distanció de él. Apoyó a Sánchez en 2014 y más tarde se alejó, como otros

Para el PSOE, es fundamental recuperar presencia en Madrid, un territorio que no gobierna desde 1995. Gabilondo logró ganar las autonómicas en 2019, por primera vez desde 1987, pero su estilo no es el de perro de presa. Nunca ha querido serlo y el partido sabe que no puede pedírselo, porque ese no es su talante. Además, el portavoz está a la expectativa de destino: su siguiente salida sería la de ocupar la vacante en el Defensor del Pueblo, pero ello requiere de un apoyo de tres quintos del Congreso y del Senado. O sea, el concurso del PP, pero Pablo Casado no está por la labor, por ahora, de pactar para renovar las instituciones atascadas. Gabilondo, en cualquier caso, no repetirá previsiblemente como candidato en 2023, aunque mantendrá su escaño en la Cámara regional... y no hay que olvidar que una moción de censura contra Ayuso no está descartada a medio y largo plazo.

El elegido por Sánchez para dar a la oposición otro aire más duro puso un pie en la Asamblea tras las elecciones de mayo de 2003. Sí, aquellas, las del 'tamayazo' que impidieron que Simancas, en coalición con IU, se hiciera con las riendas de la Comunidad de Madrid. Desde entonces ha mantenido su escaño. Y ha salido indemne de las peleas dentro del PSOE. En 2007, su familia política, el 'acostismo' —José Acosta era el hombre de Alfonso Guerra en Madrid—, le lanzó para competir contra el por aquellos días alcalde de Parla, Tomás Gómez, en el congreso regional de 2007 que supuso el relevo de Simancas. Ganó Gómez, el patrocinado del entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero.

Para las primarias de 2010, las tornas habían cambiado. Zapatero quería catapultar como candidata a las autonómicas de 2011 a su ministra Trinidad Jiménez. En aquella contienda, Cepeda se alineó con Gómez. Fue su mano derecha. Pero Gómez fue perdiendo apoyos internos progresivamente. Y uno de ellos fue Cepeda, uno de los impulsores de la carrera de Sánchez en las primarias federales de 2014 (frente a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias). El diputado regional era, de hecho, una de las figuras más próximas al hoy presidente del Gobierno, que acabó defenestrando a Gómez en febrero de 2015.

El senador José Cepeda interviene en el pleno de la Cámara Alta del 7 de febrero de 2017. (EFE)
El senador José Cepeda interviene en el pleno de la Cámara Alta del 7 de febrero de 2017. (EFE)

Buena relación con los medios

Las elecciones generales de junio de 2016 y el batacazo en las vascas y gallegas de septiembre de ese año hicieron que Sánchez cayera. Cepeda, como otros en el partido, se acabó resituando tras la dramática salida del secretario general y el giro que imprimió el comité federal para dar el Gobierno a Mariano Rajoy. El senador apoyó a Susana Díaz en las cruentas primarias federales de 2017, pero ella perdió y Sánchez, renacido de sus cenizas, arrasó.

Él cree que, más que "resistente", es un "hombre de partido, un apasionado". Ahora seguirá siendo senador y diputado autonómico, pero dejará Europa

Pero Cepeda, que milita en la agrupación más grande de la capital, Latina, y que nunca ha dejado de influir en ella, no abandonó la escena. Repitió en las listas autonómicas de 2019 y siguió compatibilizando su escaño de diputado autonómico con el de senador. Incluso pudo mantener su puesto como miembro de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europea. Este último cargo es al que tendrá que renunciar, según fuentes de la ejecutiva regional, para centrarse en su labor en la Cámara madrileña y en el Senado.

Él no se considera un "resistente" de la política (resiliente se diría más ahora), sino "un apasionado, un hombre de partido". "Todas las peleas orgánicas tienen su principio y su final... ¡y hasta su segundo de pasión!", subrayan en su entorno. "Tampoco es un arte, son simplemente las circunstancias... Hay muchas personas que se van y luego vuelven", abundan. En el PSOE reconocen su capacidad para adaptarse a los cambios, su experiencia en la política... y también su buena relación con los medios, algo clave en esta etapa. Cepeda (Ciudad Real, 19 de julio de 1968) es, de hecho, periodista de formación, cuenta con un máster y es doctorando en Comunicación.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios