Sin Sánchez en Ferraz... y sin 'catering'

El presidente no vive la noche del 12-J con sus compañeros y permanece en la Moncloa. En Ferraz, poco ambiente, pocos periodistas... y nada de comida. El covid manda, también con las urnas

Foto: José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, este 12 de julio instantes antes de valorar los resultados electorales. (EFE)
José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, este 12 de julio instantes antes de valorar los resultados electorales. (EFE)

Comicios atípicos y noche electoral atípica también en Ferraz. En pleno verano, un 12 de julio, con un país traumatizado y asustado por el covid-19. Y, como en otras autonómicas, sin Pedro Sánchez en la sede federal de su partido. El presidente siguió el escrutinio desde la Moncloa.

De hecho, en Ferraz no había ambiente de casi nada. Antes de que cerraran los colegios electorales en Galicia y Euskadi, algunos trabajadores de la sede tomaban una caña en el bar situado frente al cuartel general de los socialistas. Pendientes del móvil, de los sondeos que luego se publicarían a las 20:00, pero con cierta tranquilidad. Los rostros, sin embargo, se tornaban más preocupados con los primeros datos de esas encuestas. Sobre todo por Galicia, dado que el BNG confirmaba su tirón. De nuevo, un sorpaso al PSdeG. Esta vez, no de las mareas, la antigua confluencia de Podemos, sino de un nacionalismo reciclado y pujante en las manos de la sensación de estos comicios, Ana Pontón. En Euskadi, ni tan mal. Ahí sí parecían cumplirse las expectativas. Ligera subida y recuperación de la tercera plaza, tras PNV y EH Bildu.

Los periodistas se reencontraban con la sede de Ferraz 70, por primera vez desde el 9 de marzo. No habían vuelto desde entonces. El coronavirus ha cambiado todo, como en todas partes. Gel hidroalcohólico (por todas partes) y toma de temperatura a la entrada, cajita de mascarillas para quien no tuviera una, circuitos diferenciados de subida y bajada. Ningún militante y pocos redactores desplazados. Sitio más que de sobra en la sala de prensa. Carteles por todos sitios para que se respeten las normas impuestas por la pandemia.

Los periodistas no habían vuelto a la sede desde el 9-M. Ahora había gel hidroalcohólico por todas partes, toma de temperatura, mascarillas


No hubo esta vez 'catering' para los medios de comunicación. La dirección del partido optó por la prudencia para evitar aglomeraciones y posibilidades de contagio. Tampoco optó por servir un menú individual para cada periodista, como hizo el PP. Cautela, decían en la sede. Nada de excesos.

Todo comenzó en 2009

El goteo de datos fue seguido en la sede por un pequeño sanedrín capitaneado por los números dos y tres del partido, Adriana Lastra y José Luis Ábalos. Ambos, acompañados del coordinador del aparato, el diputado Julio Navalpotro, y de miembros de la ejecutiva y de la cúpula parlamentaria como Isaura Leal y Belén Fernández, y del senador gallego César Mogo.

Poco concurrida la planta noble: Lastra y Ábalos, junto con los diputados Julio Navalpotro, Isaura Leal y Belén Fernández y el senador César Mogo

No hubo valoración de la participación. No se descorchó ninguna botella. La noche no fue amarga ni desgarradora, como la de hace cuatro años, pero tampoco brillante. Para salir del paso. Aprobado raspado. Al final los socialistas ganaron un escaño en Galicia (de 14 a 15 diputados) y en Euskadi (de nueve a diez), pero sufrieron el sorpaso del BNG en la primera. Nada que ver con el batacazo sin paliativos de sus socios de Unidas Podemos o de la coalición PP+Cs en el País Vasco. Pero tampoco nada que celebrar, al contrario que los presidentes Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo, que repetirán en sus cargos, en el primer caso ayudado por el PSE.

Sin Sánchez en Ferraz... y sin 'catering'

Una noche anodina, rara. El titular, desde luego, no era para el PSOE ni para sus candidatos. Se situaba en otras casas, en otras sedes. Ni tan mal para un cuartel general que, antes de 2019, vivía drama tras drama cuando se abrían las urnas desde que el barco de José Luis Rodríguez Zapatero fue yéndose a pique, a partir de 2009. Justo en unas gallegas y vascas. Aquellas que dieron la primera mayoría absoluta a Feijóo. Este 12-J, él firmó su cuarta reválida consecutiva de manera aplastante. Ahí es nada.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios