Los arañazos de Madrid y Galicia a Celaá e Illa

La reunión interterritorial replicó la batalla política que se está dando de puertas hacia afuera entre el Gobierno de PSOE y Podemos y los ejecutivos regionales controlados por el PP

Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa (i), y la ministra de Educación, Isabel Celaá. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa (i), y la ministra de Educación, Isabel Celaá. (EFE)

La reunión interterritorial convocada conjuntamente por los ministerios de Sanidad y Educación para preparar la ‘vuelta al cole’ a partir de la próxima semana terminó con un consenso casi general en torno al protocolo de actuación para la reapertura de las aulas. Sin embargo, ello no evitó que se produjesen cruces de reproches y que el foro replicase la batalla política que se está dando de puertas hacia afuera entre el Gobierno de PSOE y Podemos y los ejecutivos regionales controlados por el PP.

El documento marco salió adelante después de que Salvador Illa, el responsable del área sanitaria, eliminase la obligación de que el cierre de centros en casos de contagios pase por el filtro del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Algunas autonomías se habían mostrado muy críticas con esa disposición, pero una de las más incisivas fue el País Vasco, que consideraba que suponía una “invasión de competencias”.

Los arañazos de Madrid y Galicia a Celaá e Illa

Los mayores intercambios dialécticos se dieron entre los ministros del PSOE Isabel Celaá y Salvador Illa y el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, el popular Enrique Osorio, “uno de los más vehementes”, según personas presentes. En línea con la estrategia de trasladar al Ejecutivo de Pedro Sánchez el peso de la responsabilidad en las grandes líneas de gestión en la lucha contra la pandemia y cuestionarla políticamente, Osorio criticó ante el resto de consejeros que el protocolo común hubiese llegado a muy pocos días de arrancar las jornadas lectivas. La respuesta de Celaá, según las mismas fuentes, mantuvo un tono muy irónico, recordando a Osorio que para tardanza la suya, que teniendo las competencias de educación había sido la última autonomía en presentar su plan de prevención, como hizo esta semana la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

Los arañazos de Madrid y Galicia a Celaá e Illa

Otro cruce de reproches se produjo por parte del 'conselleiro' de Sanidade de Galicia, Jesús Vázquez Almuiña, y los responsables gubernamentales. El consejero gallego reclamó financiación extraordinaria para poder ejecutar los planes de contingencia en los centros de enseñanza. En su descargo, los ministros recordaron que el fondo no reembolsable de 16.000 millones de euros repartido entre las autonomías incluye un tramo de 2.000 millones destinado a cubrir las nuevas necesidades de gasto por el coronavirus en enseñanza. El enfoque crítico de Vázquez Almuiña iba en consonancia con el malestar que el popular Alberto Núñez Feijóo ha expresado en varias ocasiones por la fórmula de reparto del dinero, que considera que perjudica a Galicia.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios