Derrama millonaria en el 'lobby' de la empresa familiar por una campaña

Rebold, la agencia de 'marketing' y comunicación de la familia Rodés, una de las sagas históricas del IEF, ha sido la encargada de diseñar la campaña

Foto: iStock.
iStock.
Adelantado en

“Damos la Cara es un movimiento ciudadano que quiere poner en valor el compromiso de trabajadores y empresarios con sus proveedores, clientes y toda la sociedad. Queremos dar a conocer ante la opinión pública la importante labor y esfuerzo que llevan a cabo las empresas familiares en cualquier rincón de España, y la importancia de su contribución desde el punto de vista económico y social”.

Así se presenta a sí misma la web www.damoslacara.com, una iniciativa tras la que realmente se encuentra el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), asociación de las 100 mayores compañías familiares del país, cuya junta directiva aprobó, en pleno confinamiento, poner en marcha la campaña #damoslacara con el argumento de poner en valor el papel que juegan estas corporaciones en la sociedad (representan el 89% del tejido empresarial y el 67% del empleo privado).

Sin embargo, el coste de esta iniciativa ha puesto en jaque las cuentas del instituto, que ha tenido que solicitar a sus asociados una aportación extraordinaria y voluntaria de 10.000 euros, cifra que equivale al 50% de la aportación anual que realiza cada una de las compañías.

La campaña de Rebold, agencia de la familia Rodés, ha llevado al IEF a pedir a sus socios una aportación extra que equivale al 50% de la anual

En una carta enviada el pasado verano a todos sus asociados, el presidente del IEF, Marc Puig, explicaba que “la primera fase de esta campaña, que todavía no ha alcanzado su ecuador, está suponiendo un coste económico muy importante para el IEF, por lo que la junta directiva del instituto acordó solicitar a los socios una aportación económica voluntaria de 10.000”.

La petición ha sido respondida por algo más de la mitad de las empresas asociadas, lo que significa que el instituto ha conseguido recaudar algo más del millón de euros que aspiraba, como máximo, a conseguir. Pero su objetivo es seguir adelante con esta iniciativa, que también respaldan las 18 asociaciones territoriales que tiene y a las que no descarta pedirles ser las siguientes en financiar una nueva aportación extraordinaria.

Rebold, la agencia de 'marketing' y comunicación de la familia Rodés, una de las sagas históricas del IEF, ha sido la encargada de diseñar la campaña, que se marcó como objetivo a corto plazo llegar a 24 millones de personas. Un esfuerzo colectivo, ya que el instituto también ha pedido a sus asociados que emplacen a sus respectivos departamentos de Comunicación y Marketing para que den visibilidad a la campaña desde sus propias webs y redes sociales.

El Confidente
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios