La mala suerte de Teruel Existe con la rendición de cuentas de Sánchez

Teruel Existe se ha hecho un hueco en el Congreso porque ha conseguido capitalizar la reivindicación de la España vaciada, en especial, lo que tiene que ver con la lucha contra la despoblación

Foto: El portavoz de Teruel Existe, Tomás Guitarte. (EFE)
El portavoz de Teruel Existe, Tomás Guitarte. (EFE)

Teruel Existe logró un éxito colosal en las elecciones generales del 10 de noviembre porque arrancó votos a los grandes partidos, a los nuevos y a los viejos, y obtuvo un diputado y dos senadores. La composición que resultó en el Congreso, con alrededor de una veintena de formaciones y siglas políticas, fue tan fragmentada que un novato como Tomás Guitarte, su único representante en la Cámara, pronto comprobó lo que eso supone. En enero, 'in extremis', después de unas negociaciones maratonianas coordinadas sobre todo por el secretario general del grupo socialista, Rafael Simancas, la plataforma turolense, que no se proclama ni de derechas ni de izquierdas, decidió votar a favor de la investidura de Pedro Sánchez.

Guitarte fue el encargado de pronunciar el sí que a la postre dio la presidencia al líder del PSOE. Esa sílaba que salió de su boca, el 7 de enero de 2020, fue crucial si se tiene en cuenta que la investidura se dirimió por solo dos votos. Tales eran la crispación y el encono que en las redes la tomaron con él. Lo peor fue cuando vio en su pueblo pintadas contra su persona y contra su familia. Le pusieron protección policial.

Teruel Existe se ha hecho un hueco en el Congreso porque ha conseguido capitalizar la reivindicación de la España vaciada, en especial, lo que tiene que ver con la lucha contra la despoblación y la provisión de servicios en esas zonas en que no hay gente porque no hay ambulatorios ni escuelas. Es la pescadilla que se muerde la cola. Sin servicios, no hay población; sin población, no hay servicios. En otoño pasado, Guitarte consiguió que una moción precisamente sobre despoblación alcanzara un apoyo casi unánime en el Congreso.

Una de las reivindicaciones de Teruel Existe consiste en llevar a la España vaciada la red 4G. Es una asignatura pendiente. El expresidente Mariano Rajoy llegó a presentar en la capital turolense un proyecto al respecto que no se cumplió en lo más mínimo. Con Sánchez, de momento, no cambian las tornas. El propio Guitarte ha llegado a denunciar en el Congreso que recurrir al voto telemático le es complicado en el pueblo donde vive porque la red apenas abarca la zona.

No tiene suerte Teruel Existe con su reivindicación. Ayer, en la evaluación que presentó el presidente del Gobierno, dentro del balance de gestión, dos compromisos sobre el 4G se han visto 'reformulados'. Uno es "exigir a las compañías que todas las ampliaciones sean con 4G, no con 3G". El Ejecutivo reconoce que es algo que depende de las propias compañías. Otro es "exigir que en los planes de cobertura de banda ancha se especifique y valore con qué tecnología se van a desarrollar". El principio de la 'neutralidad tecnológica' no favorece el cumplimiento. Mala suerte. O quizá no.

El Confidente