La críptica pullita del ministro más breve de Sánchez
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

La críptica pullita del ministro más breve de Sánchez

"Hay que ser valiente y decir nombres", le espetaba un tuitero anónimo a Máximo Huerta, que envió un dardo envenenado a la red social tras la crisis de Gobierno. Sea como sea, los españoles quieren 'salseo'

placeholder Foto: Imagen de archivo del exministro Máximo Huerta. (EFE)
Imagen de archivo del exministro Máximo Huerta. (EFE)

"Tanta paz lleves, como descanso dejas", dijo este sábado vía Twitter el periodista y exministro Máximo Huerta. (Para paz, la que no tuvieron los periodistas que cubrieron el cambio de Gobierno de Pedro Sánchez, anunciado un sábado en pleno verano. Comunicación estratégica 'made in' la Moncloa). Las cabezas que han volado en esta tercera crisis de Gobierno han servido para evidenciar que había tensiones en el Ejecutivo que se han sabido camuflar muy bien. Pero estos rifirrafes no siempre trascienden, y el críptico mensaje del presentador lo corrobora.

"Hay que ser valiente y decir nombres", le espetaba un tuitero anónimo. "Queremos nombres", le recriminaba otro internauta. Sea como sea, el pueblo español quiere 'salseo'. El presentador valenciano, y exministro de Cultura, no ha querido ser claro, pero el hecho de que Sánchez haya prescindido de su núcleo duro al sacar a Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo del Gobierno se intuye que ha sido el catalizador que ha motivado que el periodista lance su pullita.

Cabe recordar que Huerta fue el ministro más fugaz de Sánchez, ya que solo estuvo siete días en 2018 al frente de la cartera de Cultura y Deporte. Precisamente, será (mal) recordado porque dimitió tras conocerse que fue sancionado a pagar 218.000 euros a Hacienda por los impuestos que dejó de abonar en 2006, 2007 y 2008 por ser el único administrador de una sociedad que le permitió tributar menos.

Se conozca o no quién es el aludido, no se puede obviar que el tuit le ha salido redondo.

Pedro Sánchez Iván Redondo Moncloa