El 'prejubilado' de ERC que tiene contra las cuerdas a Bolaños
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

El 'prejubilado' de ERC que tiene contra las cuerdas a Bolaños

Uno de los hombres más carismáticos del independentismo ha sido designado negociador de la Ley de Memoria Democrática y mantiene una dura pugna con el Gobierno por una de sus normas estrella de la legislatura

Foto: Joan Tardà, en el Congreso. (EFE/Chema Moya)
Joan Tardà, en el Congreso. (EFE/Chema Moya)

Uno de los dirigentes más carismáticos de Esquerra Republicana de Cataluña es el responsable de que el Gobierno esté viendo cómo su Ley de Memoria Democrática, una de las normas estrella de la legislatura, corre peligro de descarrilar. Los independentistas han recurrido a quien para ellos fue y sigue siendo un referente político para liderar este pulso de alto voltaje a la coalición.

Gabriel Rufián y sus 11 diputados se han echado a un lado para dejar paso a Joan Tardà. El histórico portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados ha regresado temporalmente de su 'prejubilación' para participar de nuevo en una negociación política al más alto nivel. A sus 68 años, y tras delegar sus responsabilidades en una nueva hornada de dirigentes, el de Cornellà de Llobregat está siendo el interlocutor del partido con que el Gobierno tiene que contar si no quiere recurrir a otras formaciones, como Ciudadanos.

Tardà aceptó tomar las riendas de esta negociación que para ERC es "nuclear", según admitió este miércoles su sucesor en la Cámara Baja. El interlocutor por parte del Gobierno es Félix Bolaños, ministro de la Presidencia y responsable del área de Memoria Democrática. Con Unidas Podemos ya tiene el acuerdo, con una serie de enmiendas que contemplan, por ejemplo, que en la exposición de motivos de la norma se recoja el marco normativo internacional para la persecución de delitos de lesa humanidad durante el franquismo, que debería aplicarse como derecho vigente en España. O la anulación de hasta 33 títulos nobiliarios concedidos durante la dictadura.

Foto: El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, interviene durante la sesión de control al Gobierno celebrada por el pleno del Senado, este martes en Madrid. (EFE/Mariscal)

El problema es ERC, con quien el Gobierno ha pinchado en hueso. Hay que recordar que el negociador Tardà ya fue el encargado, por la parte de ERC, de interlocutar con el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero para la aprobación de la Ley de Memoria Histórica, actualmente en vigor. Los independentistas catalanes no apoyaron esa norma porque la consideraron insuficiente.

Rufián dijo ayer que el Gobierno estaba vendiendo "humo" con su "triunfalismo absurdo" y que las respuestas que estaban recibiendo desde Moncloa eran el silencio. Sobre la posible investigación de crímenes de lesa humanidad durante el franquismo, llegó a decir que se estaba engañado directamente al personal. Y lanzó un mensaje a Podemos por la posibilidad de que esta ley acabe aprobándose con los votos de Ciudadanos: con votar a Arnaldo para el Tribunal Constitucional es suficiente, les vino a decir.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Félix Bolaños Gabriel Rufián
El redactor recomienda