Rajoy: llegó, vio y no se acordó

Era la hora de la siesta y le tocaba ejercer como testigo en el Tribunal Supremo​ y aguantar un montón de preguntas que le obligaban a refrescar la memoria. A quién se le ocurre

Foto: El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, a su salida del Tribunal Supremo tras declarar como testigo. (EFE)
El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, a su salida del Tribunal Supremo tras declarar como testigo. (EFE)

Era el plato fuerte del día. Ver declarar al único presidente del Gobierno depuesto por una moción de censura, al único presidente del Gobierno que aplicó el artículo 155 de la Constitución. “Espero mucho de Rajoy”, susurró un periodista antes de que entrara en la sala de vistas el hombre al que todos estábamos esperando. Al rey de todos los testigos.

A Mariano Rajoy Brey no le constan muchas cosas y de otras no se acuerda. Sí recuerda, en cambio, su nombre, sus dos apellidos, su profesión y que una vez prometió cuidar y respetar a una señora todos los días de su vida, porque dijo que está casado. También que se vio seis veces con Artur Mas y dos con Carles Puigdemont.

Rajoy: llegó, vio y no se acordó

Pero poco más. Era la hora de la siesta y le tocaba ejercer como testigo en el Tribunal Supremo y aguantar un montón de preguntas que le obligaban a refrescar la memoria. A quién se le ocurre.

Mariano ha sido Mariano en estado puro. Entró en la sala con esos ricillos perfectamente enlacados y la barba perfectamente colocada. La chaqueta una talla más pequeña de la que precisa, como Terelu Campos. Andares pausados, 9-6 de tensión, analítica sobresaliente.

Relajadísimo, el registrador de la propiedad más famoso de España insistió en parte del relato de quien le precedió en testificar, la que escogió como vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Aunque eliminó la actitud a la defensiva de la niña política de sus ojos.

Rajoy: llegó, vio y no se acordó

Porque afirmó, moviendo constantemente las manos, que nunca tuvo problema alguno en dialogar y en dejar claro, por activa y por pasiva, que ese referéndum no tenía sentido ni iba a tenerlo en caso de que se produjera. “Eran conscientes de que no iba a autorizarlo”, explicó en referencia a los políticos catalanes favorables a la independencia.

Para ello, manejó conceptos como las reglas del juego, la soberanía nacional, la cuarentona o cuarentañera Constitución. “Es el pueblo español el que decide lo que es España”, dijo.

Y por si alguien no lo entendía, recurrió a cierta condescendencia o a pura pedagogía, según se mire: “Está meridianamente claro”, “es sorprendente que alguien hable con el presidente del Gobierno sobre liquidar la Constitución”, “[Puigdemont] pudo venir al Senado y no quiso; pudo venir al Congreso y no quiso”.

Rajoy: llegó, vio y no se acordó

La defensa de los procesados puso un vídeo de 50 segundos con unas imágenes del 1-O en las que varios miembros de la Policía Nacional apaleaban a ciudadanos. “Esas imágenes son muy dolorosas, como también lo son otras”, aclaró. ¿Autocrítica? Pues mire, según, porque a él tampoco le consta, o al menos se pregunta, si la hicieron los miembros de la Generalitat.

También habló de sí mismo en tercera persona, como hacen Aída Nízar y otras ninfas televisivas. Y de la prudencia de las decisiones que tomó su Gobierno. Y cómo no, porque si no no sería Rajoy, alguna que otra perla: “A veces se acierta y otras no, y ni siquiera sabemos si hemos acertado” o “¿no puedo leer periódicos digitales?”.

Eran las 16:33 y Rajoy estaba al 100% de batería. Lo supimos porque se refirió a la Cámara Alta como “Senao”. Bastante antes también supimos que el juez Marchena estaba hasta el gorro de todos nosotros. “Vamos a ver, señor letrado”, repitió en numerosas ocasiones. Batió el Guiness de la paciencia al explicar a unos y a otros que concretaran las preguntas, que eliminaran valoraciones y que se respondiera a lo que se preguntaba.

“La generosidad tiene un límite”, dijo. El tiempo de Rajoy también. Había que calentar para el derbi de esta noche.

Ideas ligeras
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios