Tras el éxito, a buscar más votos
  1. España
  2. Intención de Voto
Enrique Cocero | José Barros

Intención de Voto

Por

Tras el éxito, a buscar más votos

A día de hoy, dos son los maestros del pronóstico electoral: nos referimos Philip E. Tetlock y Nate Silver. Silver es el actual genio de la

placeholder Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (Reuters)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (Reuters)

A día de hoy, dos son los maestros del pronóstico electoral: nos referimos a Philip E. Tetlock y Nate Silver. Silver es el actual genio de la predicción política en Estados Unidos. En las presidenciales de 2008 (Obama - McCain) y bajo un método propio creado por él, acertó quién ganaría en 49 de los 50 estados de la Unión y en todas las elecciones al Senado de ese mismo año. Impresionante, máxime cuando hablamos de una persona que empezó acumulando datos de béisbol. De ahí pasó al análisis matemático de la política. El resto, como se suele decir, ya es Historia.

¿Y Tetlock? Con su amable apariencia y su leve sonrisa de educado profesor universitario, Tetlock descubrió que cuando los científicos que analizan la política insisten en que un resultado electoral es prácticamente imposible que se dé, este tiene un 15 % de posibilidades de acabar ocurriendo. Dicho de otra manera, ¿quién iba a pensar que Bill Clinton, tras vencer en sólo una de las once primeras primarias del año 1992 acabaría ganando la candidatura demócrata y luego aBush padre, entonces presidente, por casi 6 millones de votos?

Giremos ahora la vista para mirar las elecciones europeas que acabamos de celebrar en España. ¿Quién daba cinco escaños a Podemos? Ni siquiera la gente del entorno –al menos del entorno profesional– de Podemos. El 23 de abril, el diario Público recogía la noticia de una encuesta realizada por el profesor de la Complutense Millán Arroyo, en la que se afirmaba que Podemos llegaría al 5,7% de los votos en Madrid cuando, en realidad –por apenas unas décimas– casi ha llegado a doblarlos. Tetlock puede estar contento: tiene un ejemplo más que refuerza su famoso 15%.

Los resultados de las elecciones europeas, que para muchos fueron tan imprevistos como llamativos, tuvieron como efecto toda una serie de declaraciones. Una de las más sonadas fue la del sociólogo Pedro Arriola, quien, en un desayuno del Foro Europa junto a José Juan Toharia (presidente de Metroscopia), señaló que él ya sabía que Podemos no iba a quedarse en un escaño y que así informó de ello a Mariano Rajoy. Además, Pedro Arriola añadió que Madrid es un territorio electoral de frikis. Esta frase fue sonora, contundente y generó un buen titular. De hecho, este titular nos espoleó a reflexionar para ver cómo se han comportado los votantes de Podemos.

Pero antes delanzarnos a nuestra cavilaciones, señalemos un dato: José Juan Toharia es quien desde Metroscopia suele proveer de datos a Pedro Arriola, pero la última encuesta publicada por Metroscopia en El País antes de las elecciones europeas sólo daba un diputado a Podemos, y no los tres que mencionó Pedro Arriola en el desayuno informativo de Europa Press. Dichoesto, las limitaciones de la ley electoral a la hora de publicar encuestas –recordemos: desde una semana antes de la votación– no afectan a los datos que José Juan Toharia o Pedro Arriola pudieron manejar hasta el mismo cierre de urnas.

Analizando el comportamiento del voto hacia cuatro partidos –Podemos, Izquierda Plural, UPyD y PSOE– en España, vemos que el PSOE, a nivel estadístico, es el partido que ha tenido un comportamiento más disperso entre las distintas provincias. El más homogéneo o constante ha sido Izquierda Unida y, sin contar a los socialistas, el más heterogéneo en resultados ha sido Podemos.

Como bien nos han enseñado, no hay dato inútil, todo depende de con qué se cruce, así que, sicomparamos el resultadode los partidos en función de sus logros por provincia y de su distancia respecto a su resultado global en toda España, veríamos que Podemos, con su 7,9% de los votos válidos, arroja un dibujo como el que sigue:

Cada punto en la gráfica es una provincia. Cuanto más a la derecha y más alta, más representatividad obtenida en las elecciones. Una bola que se cruce con la línea del 1 del eje vertical señala la correspondencia entre el resultado de esa provincia y el 7,97% del resultado en toda España en el caso de la formación morada. Alrededor de este número podemos encontrar a Sevilla y Teruel, con un 7,84%, y a Valencia con un 7,94%, cuya escala se refleja en el horizontal.

Madrid, con casi 250.000 votos que han significado un 11,28 % del voto válido, no tiene mayor concentración de votantes de Podemos que provincias como Las Palmas (13,65 %) o Soria (12,32 %). Muy cerca de la capital siguen Asturias y Cádiz a nivel de –insistimos– porcentaje sobre voto válido. Madrid, a fin de cuentas, ha sido el origen del partido y donde más ha habido. En Villaverde las papeletas de Podemos desaparecían y en Vallecas lo hacían todavía a mayor velocidad. Primera conclusión: localización y cercanía son excelentes motores de la campaña.

Imaginemos ahora que somos los estrategas de Podemos y queremos saber qué hacer de cara a las siguientes elecciones. ¿A quién miramos? ¿Quién tiene una puerta similar a la que llamar? La respuesta más inmediata es IU. La segunda pregunta es: ¿dónde puedo crecer? Como citamos en Intención de Voto hace unos días, hay que hacer el esfuerzo allí dónde me pueden votar; olvidar a los que no me van a votar nunca y vigilar de reojo a los que me van a votar siempre, no vaya a ser que se me escapen.

Si hacemos unos clusters (agrupaciones por afinidad de elementos) muy básicos en el gráfico anterior, veremos lo siguiente:

Hay una serie de provincias en las que no se crece porque tu espectro ya lo tiene monopolizado otro partido. Si fuéramos asesores de Podemos, dado que los recursos son limitados y sabiendo también que mi directo competidor es IU, la siguiente pregunta que me tendría que hacer es: ¿en qué provincias en las que IU ha obtenido un resultado razonable me es más rentable focalizar esfuerzos para robarles un buen puñado de votos?

En el gráfico anterior vemos los resultados que ha logrado Podemos. El cluster de la izquierda son resultados pobres. Por tanto, no serían primer un objetivo electoral. Pero en los resultados que quedan enmarcados entre las dos líneas naranjas hay una serie de provincias en las que IU ha obtenido un resultado razonable. Estas provincias, que aparecen resaltadas en el gráfico, serían el primer objetivo electoral de Podemos. Incluso se podría arriesgar con Jaén.

Demos ahora un cambio de perspectiva. ¿Cómo se ven estos resultados desde Izquierda Unida?:

Izquierda Unida (o “Plural” para las elecciones europeas) tiene unas pocas provincias con escaso éxito y algunas con un éxito relevante (resultados por encima del 9,99% a nivel nacional), pero tiene 32 provincias que se mueven en un margen de apenas cuatro puntos porcentuales: del 6% al 10% de los votos. Es decir, que IU en el conjunto de España tiene una penetración media que podemos decir homogénea.

Pero lo curioso es que entre las provincias sobresalientes en votantes de IU se encuentran Madrid, Cádiz, Asturias y Las Palmas; estas son casi las mismas en las que Podemos ha sacado más votos. Por lo tanto, ¿podríamos decir que Madrid, electoralmente hablando, se puede catalogar de friki? Para un contumaz elector de derechas, tal vez. Pero, si lo vemos con mayor distancia, Madrid no es más friki que otras provincias de España, entre las que también se podría incluir Cádiz, Las Palmas o Asturias, lo que pasa es que, a mismo comportamiento, la capital otorga más votos.

Un dato curioso: Podemos ha dado con una tecla en Soria que IU no ha sabido tocar en las últimas convocatorias en dicha región. IU sacó un 5,85% y Podemos, el 12,32%. Quizás haya influido que Pablo Iglesias se crio en Soria, lo cual reforzaría el mantra de localización y cercanía como motor de votos.

Si, de nuevo, atendemos a las provincias que quedan incluidas entre las dos líneas naranjas, veremos que 32 de ellas son el campo de batalla de ambos partidos. Algunas ya las hemos nombrado antes (Huelva, Ciudad Real, Palencia…) y ahí es donde Podemos puede encontrar los votos que andaría buscando que ahora son de IU. No decimos que sean votos seguros, pero sí que su logro pueda ser más rentable.

Ahora, ¿qué ha pasado con UPyD o Ciudadanos? Ciudadanos ha cuajado en 9 provincias que le han dado un resultado mejor que el global nacional (3,16%). Tarragona y Barcelona les han disparado por encima del 6% y la siguiente mejor provincia ha sido, de nuevo, Madrid con casi un 4%. El resto han sido resultados pobres; les queda mucho por trabajar para lograr mayor penetración. Por su parte, el partido encabezado por Sosa Wagner en estos comicios ha obtenido su mejor resultado en Madrid, pero en este caso la formación magenta ha tenido un comportamiento bastante homogéneo en toda España.

Llega el momento de las conclusiones. No creemos estar ante el fin del bipartidismo, porque los resultados de PP y PSOE distan en cifras a los de estas formaciones que acabamos de ver. Lo que sí sabemos es que hay cierto espectro de votantes que están deseosos de ser seducidos. Ahora bien, una cosa es lo que hemos hecho hoy –ver el voto por provincias– y otra, saber quiénes son estos votantes. No hemos hablado de quiénes son: si son mayores de 35 años o viven de zonas urbanas, sino dónde están y cómo se llega a ellos. Podemos parece haber encontrado un método de éxito, pero si miramos de cara a las municipales y posteriores legislativas de 2015, ¿qué incremento en la intensidad del mensaje necesita hacer para lograr un aumento de votos?

Ahora mismo, Pablo Iglesias es la cara de su partido. Esto haría que, si se respeta en las siguientes convocatorias el proceso de selección de candidatos que se ha utilizado en Podemos para las europeas, Iglesias, dada su relevancia, tiene muchas posibilidades de salir como candidato a alcalde y como cabeza de lista en las generales. Si fuese así, podría ir saltando de candidatura en candidatura. Si no lo es y decide ceñirse al Parlamento Europeo, deberá buscar a alguien dentro de su partido con tanto poder de atracción como él. Es entrar en el juego de las personalidades y los carismas. Ciudadanos puso a Javier Nart, que ya traía capital mediático consigo. UPyD o IU hicieron cabezas de cartel a personalidades con cierto fondo previo en sus carreras electorales.

Tampoco creemos que las agencias de demoscopia, por no haber predicho el éxito de Podemos, hayan entrado en crisis. Volvamos al comienzo de nuestro artículo: si nos ceñimos a lo que dice Tetlock, el resultado de las elecciones europeas era algo que debía pasar.

Pedro Arriola se movía poco antes de las elecciones con un mínimo de 3 escaños para Podemos y así informó al presidente del Gobierno. En las encuestas que publicó en El País, Metroscopia, que es la agencia que provee de datos a Pedro Arriola, Podemos nunca subía de un escaño. La diferencia entre unas y otras pudo ser una cuestión de 'cocina' y de mayor fiabilidad en la respuesta por cercanía a la fecha. Pero no se pueden publicar encuestas en la última semana (como ya hemos hablado en un post anterior) y esto hizo que la mayoría no viéramos la evolución de la formación de Pablo Iglesias. Y es una pena que no se hayan podido hacer públicos esos últimos datos hasta después de las elecciones, porque estas son las cosas hacen mejorar el método y son estas desviaciones las que permiten ir hacia un camino más certero.

Elecciones europeas Noticias de Podemos Izquierda Unida UPyD PSOE