Ciudadanos: subida no exenta de indeterminación

Es hora de buscar tus segmentos y de convencer a los votantes. No es momento de cambiar las reglas del juego porque estas dejen cortas tus aspiraciones

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Es hora de ponerse en marcha. Es hora de ajustar el espectro de propuestas. Es hora de definir quién es rival y quién enemigo. Es hora de hacer planes de campaña. Es hora de diseñar estrategias de comunicación. Es hora de explotar las iniciativas legislativas registradas hasta el momento, de proponer nuevas y de recolectar el historial de voto de rivales y enemigos. En definitiva, es hora de buscar tus segmentos y ganarte a tus votantes.

A lo mejor, hasta ahora, todo ha sido como salir de las navidades sin preocuparse por la talla de la ropa. Un “esta semana vigilo lo que como, pero el lunes me pongo ya en serio con dieta y gimnasio”. Y aunque, según días, no nos bebamos esa cerveza o prescindamos del pan, el lunes (un lunes cualquiera) llega, inexorable, pero 'ese lunes' no acaba de llegar de verdad.

En cambio hay un lunes que sí ha llegado y ha sido el 5 de marzo. Dicho lunes, el periódico que nos alberga lanzó PanelConfidencial y con él una encuesta realizada por IMOP a 1.402 personas que daba a Ciudadanos un 28,5% en intención de voto, dejando a PSOE y PP (separados por una décima) a siete puntos. Sabemos que nos ponemos muy pesados con esto, pero la distancia que separa a Cs de los otros dos partidos es sensiblemente mayor que el margen de error de la encuesta, con lo que no hay mucha discusión con las conclusiones que se han venido dando desde el lunes.

Hemos agregado esta encuesta a nuestro 'tracking' y podemos ver cómo ajusta a la tendencia que vemos desde meses atrás:

Vamos a aquello que más nos llama la atención. Primero, la caída sostenida del PP, que pierde 11,6 puntos respecto al resultado de las elecciones frente al sondeo de IMOP. A riesgo de (de nuevo) ponernos muy técnicos, la línea de tendencia está calculada por una función polinómica que tiene una cierta sensibilidad a las variaciones, por lo que podemos considerar que la caída del PP desde el segundo trimestre del año pasado es más que un accidente puntual.

En cambio, Ciudadanos hace el camino contrario, pero a partir del tercer trimestre de 2017. ¿Moda? ¿Tendencia? Creemos que, por ahora, debería haber más preocupación en Génova que la alegría que se pueda albergar en la calle Alcalá, más allá de la plaza de Ventas.

Otra cosa que nos llama la atención es la situación tan convulsa para estos dos partidos. Fíjense cómo las encuestas entonces daban resultados muy dispares y cómo estos se concentran más desde que ha arrancado el año. Si no lo ven bien, vamos a echarles una mano:

Este gráfico presenta por trimestres cómo 'de acuerdo' o 'en desacuerdo' estaban las distintas encuestas respecto a los partidos desde las elecciones de diciembre de 2016. Hemos calculado esta variabilidad tomando como base nuestra ponderación entre encuestas, para que se pueda expresar en términos comparables. Adicionalmente, aportamos lo que dicha ponderación arroja en los últimos tres meses.

Vemos, por tanto, que los dos partidos que mayor variabilidad respecto al porcentaje de intención de voto ofrecen a las agencias son, de nuevo, PP y Cs. Por ejemplo: Cs en octubre iba desde un 14,6% a un 20,7% en dos encuestas que se publicaron con una semana de diferencia. En este primer trimestre de 2018 se han movido entre un 19,3% y el 28,5% de IMOP. Por su parte, el PP estaría entre el 21,4% y el 28,9% y, curiosamente, las agencias que marcan a uno su máximo marcan al otro su mínimo y viceversa.

Bien es cierto que, si de encuestas hablamos, el tercer trimestre de 2017 es menesteroso, ya que la actividad demoscópica no se prodigó en exceso, lo que provoca que grandes cambios no signifiquen mucho, pero una variabilidad baja no ofrece dudas respecto a dónde podemos encontrar a un partido respecto a la voluntad de los votantes.

El problema con el que se encuentra Ciudadanos sigue siendo la penetración en provincias en las que no hay una gran concentración urbana. Los de Rivera (como los de Iglesias) son muy de grandes urbes y puede que por aquí vayan los tiros respecto a la iniciativa de cambio de la Loreg, la ley electoral. Por inviabilidad de otras vías (aquellas que requieren modificar la Constitución, lo que implica un puente muy lejano) quieren cambiar a D’Hondt por Saint-Leaguë, usando la representatividad como argumento.

Lo 'mollar' de tan encendida defensa es que Cs y Podemos contraargumentan a nivel nacional lo que se define a nivel provincial. Es decir; a lo mejor no reciben tantos escaños en el parlamento como votos tienen en el total de España, pero es que la lucha no es nacional, es provincial. Nunca insistiremos lo suficiente en que lo más cercano a una dictadura en democracia es la circunscripción única.

A tenor de la tendencia en las encuestas, la variabilidad y la focalización en grandes urbes… sí, Saint-Leaguë es el remedio, qué duda cabe, pero, de todas maneras, ya volveremos sobre ello.

Volver… volvamos a lo que nos ocupa y veamos cómo queda nuestra ponderación de encuestas tras las últimas publicadas:

Como foto de la situación actual vemos el empate PP-Ciudadanos; el PSOE, que necesita hacer una lista de tres columnas con aquello en lo que es fuerte, aquello en lo que no lo es y aquello en lo que ha de ubicarse según surja el problema (está la columna invisible de 'qué no ha surgido y si merece la pena hacer que surja o cómo posicionarme cuando lo haga'), y Podemos, que ha perdido comba: fuera de la pugna y con una variabilidad muy baja.

Esta lista aplica a cualquier partido y a cualquier estratega que se precie de sistemático, por supuesto, pero la estabilidad del PSOE muestra que hay un voto por convencimiento, pero no se convence para el voto.

El PP debería frenar la sangría y Ciudadanos apuntalar su momento (el producto vectorial de la posición por la magnitud de fuerza) para que anuncios en plan el carrito de la compra (si no hay #EquiparaciónYa, si no hay bajada del IRPF, si no hay dimisión, si no hay… no hay Presupuestos) no pasen a ser un gag y se conviertan en una cadencia sin significado.

Como decíamos al principio, es hora de buscar tus segmentos y de convencer a los votantes. No es momento de cambiar las reglas del juego porque estas dejen cortas tus aspiraciones. Es hora de ser serios en cuanto a planteamientos y estrategias, ya que el oportunismo no ha hecho héroes, pero ha hecho personajes históricos que nunca han salido bien parados.

Intención de Voto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios