El rey (Sánchez) está desnudo y (casi) nadie lo ve

¿Quién será “el niño” que, como en el cuento del escritor danés, sin miedo a las represalias, se atreva a remover las conciencias gritando la evidencia: “¡El rey está desnudo!?”

Foto: El líder socialista, Pedro Sánchez, acude a votar con su esposa, Begoña Fernández. (EFE)
El líder socialista, Pedro Sánchez, acude a votar con su esposa, Begoña Fernández. (EFE)

Como en el célebre cuento de Hans Christian Andersen, el rey (Pedro Sánchez) de los socialistas está desnudo y (casi) nadie lo ve. Los sastres de su traje invisible, después de disfrutar durante año y medio de los beneficios que les brinda la vida en la corte de Ferraz, lo han convencido de que su traje es tan hermoso que “solo los tontos no pueden verlo”. Su supervivencia depende de la del jefe.

La ausencia de autocrítica se ha apoderado de las cuatro principales fuerzas parlamentarias, aunque todas tienen motivos para ejercitarla a fondo. Si alguna duda tienen, debería bastarles con atender a la reacción del Gobierno alemán de Angela Merkel: “No sabemos a quién felicitar”, porque nadie puede proclamarse ganador de las elecciones.

Si el peor resultado del PSOE en unas elecciones generales desde la reinstauración de la democracia se vivió en la noche del 20-D como un éxito fue porque se vio enmascarado por la superior entidad del descalabro del PP y compensado por el hecho de que los socialistas han resistido al empuje de Podemos y las mareas ciudadanas manteniéndose como segunda fuerza política, aunque su ventaja se reduce a unos magros 350.000 votos.

Los críticos del PSOE, ante la pérdida de más de la mitad de los votos de Zapatero, alertan de que “cada vez nos contentamos con menos”

Pero el PSOE entró en la campaña  con el objetivo de desbancar al PP como primer partido, luego lo rebajó a no quedar por debajo del listón psicológico de los 100 escaños y, finalmente, se ha conformado con retener por los pelos la primacía entre los grupos de la oposición. Así, Sánchez se ha beneficiado de la ley de las expectativas que, cuando se fijan a la baja, convierte en bueno lo que de salida era malo. Pero la ley de las expectativas tiene un lado oscuro: cuando se desnudan los resultados electorales, aflora la auténtica dimensión de la catástrofe.

Entre la euforia momentánea de una militancia reconfortada porque se temía lo peor y se quedó en muy malo, en la noche de autos un destacado dirigente de Madrid, donde los socialistas han caído a la cuarta posición, reconocía que el problema de fondo es que “cada vez nos contentamos con menos”. Lo lleva advirtiendo desde hace años, como quien predica en el desierto, Felipe González: “Hemos perdido la vocación de ser mayoría”. Por poner un ejemplo: cuando Rafael Simancas perdió las elecciones autonómicas de Madrid en 2007, con un 33,5 % de los votos, hubo unanimidad en considerarlo un fracaso; cuando, en mayo de 2015, Ángel Gabilondo obtuvo el 25,4 %, se consideró un éxito.

Antonio Miguel Carmona, Pedro Sánchez, Rafael Simancas y Ángel Gabilondo. (EFE)
Antonio Miguel Carmona, Pedro Sánchez, Rafael Simancas y Ángel Gabilondo. (EFE)

La radiografía electoral

El PSOE, con sus 5.530.779 votos, perdió el 20-D la friolera de 5,5 millones de votos en relación con los comicios de 2008, los últimos ganados por José Luis Rodríguez Zapatero (11.289.335). Más de la mitad de los obtenidos entonces. Y si se comparan con las elecciones anteriores, las de 2011 (7.003.511), con Alfredo Pérez Rubalcaba de candidato, la fuga ha sido de 1,5 millones de votantes. El único atenuante verídico es que entonces el régimen era bipartidista y ahora el PSOE ha de sobrevivir encajonado entre Podemos por la izquierda y Ciudadanos por el centro. Pero esta evidencia solo demuestra la incapacidad del PSOE para adaptarse a la nueva realidad social y encontrar su espacio.

Lo ocurrido debe llevar al PSOE a realizar un profundo ejercicio de autocrítica y reflexión. Para empezar, uno de carácter retrospectivo, que el PP y Mariano Rajoy habrían de tener muy presente por aquello de cuando las barbas de tu vecino veas chamuscar: Podemos no surgió con fuerza hasta las elecciones europeas de mayo de 2014. El espacio para los nuevos partidos se abrió, por tanto, durante el mandato de Rubalcaba: un heredero designado digitalmente, aunque luego obtuviera el refrendo de un congreso en competencia abierta con Carme Chacón; y un político de la Transición, fuera de su tiempo y lugar. Con Rubalcaba al timón, el PSOE perdió casi tres años para acometer la imprescindible renovación generacional y la regeneración del proyecto socialista. 

Sánchez, a la vista de los resultados del 20-D, tendría que disolver las agrupaciones de las grandes ciudades y las Juventudes Socialistas

Si quieren recuperar el terreno perdido, es imprescindible que los socialistas hagan todos sus análisis postelectorales a partir de una premisa de largo alcance: para conquistar el poder en una democracia, primero ha de conquistarse la hegemonía de las ideas, y los socialistas llevan perdiendo esta batalla desde los años noventa. Zapatero logró recuperar esa hegemonía temporalmente a base de conectar los anhelos frustrados de muchas minorías, pero cumplidos estos esa mayoría de coyuntura se deshizo por su débil pespunte en cuanto vinieron mal dadas.

Si se profundiza algo más en los resultados del 20-D y se piensa en terapias inmediatas, la primera decisión postelectoral de Pedro Sánchez tendría que haber sido la disolución de las Juventudes Socialistas y de todas las agrupaciones del PSOE en las grandes ciudades. Los jóvenes han dado la espalda al PSOE y se han ido mayoritariamente con Podemos, que aventaja a los socialistas en un 20% de votos en las urbes de más de 100.000 habitantes.

Los socialistas tienen un grave problema de futuro: resisten con el apoyo de la España “analógica”, pero han perdido la conexión con la nueva España “digital”

La radiografía electoral del 20-D indica que los graneros de voto socialista han sido Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha, la España rural y pobre, mientras que la España más rica y dinámica, como Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana, le ha dado la espalda. El PSOE ha sobrevivido gracias al apoyo de lo que la socióloga Belén Barreiro bautizó como “la España analógica”, pero ha perdido claramente el tren de la nueva “España digital”. Y esta fractura se ha producido tanto con un líder de la vieja guardia (Rubalcaba) como con otro de la generación constitucional (Sánchez), lo que viene a demostrar que el problema del PSOE no radica únicamente en la identidad de su secretario general.

¿Quién será “el niño” que, como en el cuento del escritor danés, sin miedo a las represalias, se atreva a remover las conciencias gritando la evidencia: “¡El rey está desnudo!?”. Si eso sucede, la verdad se propagará primero como un chismorreo y luego dejará de ser un murmullo para ser proclamada a voz en grito. El languideciente PSOE no solo tiene un problema de presente, sino, sobre todo, de futuro, y, si no es capaz de despertar a tiempo, perecerá de muerte lenta.

Interiores
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios