De 'Carbonerito', el padre de Ábalos, a Carmen Calvo y "los toros son de todos"

La hemeroteca, el ADN familiar y el voto rural auguran una lidia bronca y complicada con riesgo, incluso, de que la iniciativa acabe devuelta a los corrales

Foto: El ministro José Luis Ábalos, en la Feria de Fallas de 2018. (EFE)
El ministro José Luis Ábalos, en la Feria de Fallas de 2018. (EFE)

La decisión del Gobierno de coalición de promover la reversión de la tauromaquia como Bien de Interés Cultural, lo que abriría la puerta a eliminar subvenciones y a los referéndums sobre su prohibición —impulsada por la Dirección de Bienestar Animal, a cuya cabeza está Sergio García Torres, un animalista radical denunciado por dos trabajadoras de su bar vegano a quienes aplicó la reforma laboral de Mariano Rajoy mientras estaban de baja—, amenaza con provocar más de un roce en el seno de un Ejecutivo plagado de defensores de la fiesta nacional y que no han dudado en el pasado en alabar la tauromaquia. La hemeroteca —en los casos más recientes— y el ADN familiar —en el caso, por ejemplo, del ministro José Luis Ábalos, reconocido aficionado e hijo de Heliodoro Ábalos 'Carbonerito'— auguran una lidia bronca y complicada con riesgo, incluso, de que la iniciativa acabe devuelta a los corrales.

"Los toros son de todos y forman parte de la libertad de un país" (Carmen Calvo, 15 de junio de 2019. Vicepresidenta en funciones). La que fuera también ministra de Cultura no dudaba en fotografiarse en un burladero de las Ventas junto al ganadero Victorino Martín (hijo) en la pasada Feria de San Isidro. Entonces, estaba a punto de negociar —y romper— un posible acuerdo de coalición con Podemos. La que dijo que "el dinero público no es de nadie" tenía muy claro que "los toros son de todos los que somos capaces de entenderlos y de respetar el espectáculo, y de la mucha gente que se compra su entrada para disfrutarlos. El toreo no solamente encierra un espectáculo, sino el misterio de la vida y de la muerte de la propia existencia del ser humano", insistía Calvo. Ahora, o sufre un repentino cambio de su afición o tendrá que tragar muchos arreones en los próximos meses.

Calvo, Ábalos, Vara, Page... Unos tendrán que defender la libertad como presumían en el pasado reciente y otros arriesgan miles de votos

Heliodoro Ábalos 'Carbonerito'. Peor lo tiene aún el ministro Ábalos, cuyo padre sale en el 'Cossío', la biblia del toreo. Don Heliodoro tomó su nombre taurino de la localidad que le vio nacer en Cuenca, Carboneras de Guadazaón. Según el 'Cossío', fue “matador de novillos en funciones sin caballos y en plazas de pueblos. En 1934, toreó 12 tardes; en 1935 no llegó a 10, y en el siguiente no se dejó oír su nombre”. La guerra acabó por frustrar su carrera, porque 'Carbonerito' lidiaba gratis en las plazas de los pueblos de la República, lo que acabó por costarle su carrera al finalizar la contienda. La afición se la transmitió a su hijo, que también en la pasada Feria de San Isidro compartió burladero con Victorino. Entonces, mayo pasado, hace menos de un año, aseguraba que "la afición por la tauromaquia está al margen de ideologías, cada cosa debe estar en su sitio. Lo importante es que nos respetemos. Debe haber espacios de encuentro". En el Consejo de Ministros va a ser difícil...

Torero y 'rojo'. Don Heliodoro, 'Carbonerito', aunaba las dos condiciones, algo que en estos días que corren parece —o algunos intentan hacer pasar como— incompatible. La hemeroteca y los archivos fotográficos vuelven a salir al rescate de quien quiera ver en los tendidos de las principales plazas de España (y también del mundo) a Federico García Lorca, Pablo Picasso, Rafael Alberti o Ernest Hemingway, reconocidos 'fascistas' todos... O más recientemente a Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina, 'tomasista' fervoroso, a quien le acaba de caer una lluvia de imaginarias almohadillas —"además de la voz, ha perdido el juicio"— por defender la libertad de acudir a los toros.

El PSOE ya tumbó la ley de Podemos en Andalucía. En el último precedente de una iniciativa similar, el PSOE andaluz no dudó en votar junto con PP y Cs para echar por tierra las intenciones de Podemos. Era el 4 de julio de 2018, y bajo la mayoría socialista, el pleno del Parlamento regional rechazaba una proposición de ley de Podemos sobre protección animal que, curiosamente, prohibía las subvenciones públicas a los festejos taurinos y la entrada a los mismos de menores de 18 años. Prácticamente un espejo de lo que se pretende ahora. Entonces, y después de que el propio grupo morado fuera descafeinando una iniciativa que prohibía "la asistencia de menores de 18 años a pruebas y entrenamientos a puerta cerrada con reses de lidia, espectáculos y festejos con estos animales y clases prácticas con reses celebradas por escuelas taurinas autorizadas", el portavoz socialista justificó el rechazo en que era una propuesta que "ataca la tauromaquia, patrimonio cultural e histórico de Andalucía".

¿Y los barones socialistas qué?

De la Feria del Toro de Fernández Vara... El presidente de la Junta de Extremadura y barón socialista no dudaba el pasado mes de marzo en inaugurar la Feria del Toro de Olivenza, donde recordó líricamente todos los acontecimientos taurinos que jalonan Extremadura, "los Sanjuanes de Coria, los toros de Moraleja, las vaquillas de Garrovillas de Alconétar, la plaza de Segura de León o las corridas de toros de la Feria de Badajoz y Olivenza". Una vez lanzado, aseguró que cada vez se siente ""más lejos" de aquellos que "intentan imponer" y "más cerca" de quienes "respetan lo que cada uno quiere", y ha recordado que la tauromaquia también tiene que ver con el campo extremeño y sus dehesas, donde vive y se cría el toro bravo, y defendió que Extremadura pueda dar "una lección contraria al pensamiento único". Ahora, tendrá la oportunidad de dar esa lección, al tiempo que ha criticado las "imposiciones" y ha defendido que cada persona pueda "hacer, pensar y sentir" por ella misma, señala la Junta en una nota de prensa.

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara (2i), asiste a la corrida de Beneficencia. (EFE)
El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara (2i), asiste a la corrida de Beneficencia. (EFE)

... Al canal temático taurino y de caza de García-Page. El otro barón socialista que presumiblemente más va a tener que tragar con esta iniciativa del Gobierno contra los toros anunciaba el 27 de noviembre pasado, en la Plaza de Toros de Toledo —nada menos que con la peña El Trapío—, que la televisión autonómica Castilla-La Mancha Media (CMM) contaría este año con "los dos canales temáticos que comprometí; uno en relación con la fiesta de los toros y otro con la caza y la pesca". Page, como Vara, sabe lo que significa el mundo taurino y el de la caza entre los votantes socialistas, y pretendía así "enganchar a muchísima gente a lo que es nuestra cultura y nuestra tradición centenaria". Si con motivo de la negociación con ERC aseguró que no quería que los Reyes Magos le trajeran vaselina, va a tener que hacer acopio de la misma.

Luna de Papel
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios