Es noticia
Menú
Spiriman se ha vuelto loco (o no)
  1. España
  2. Matacán
Javier Caraballo

Matacán

Por

Spiriman se ha vuelto loco (o no)

“Si me lo permite, le diré lo que pienso: usted se ha vuelto loco”. Spiriman no se molesta. Se detiene un instante, respira y acelera de nuevo

Foto: El médico Jesús Candel (2d), conocido como "Spiriman", durante una concentración. (EFE)
El médico Jesús Candel (2d), conocido como "Spiriman", durante una concentración. (EFE)

“Si me lo permite, le diré lo que pienso: usted se ha vuelto loco”. Spiriman no se molesta. Se detiene un instante, respira y acelera de nuevo. ¿Loco? La conclusión, a ver, no se formula en el aire, antes de llegar a ese extremo Jesús Candel ha colgado un vídeo en el que destroza a patadas todas las fronteras de la educación y de la corrección para llamar la atención. Para no repetir sus insultos –no por mojigatería, sino porque no tiene sentido reproducir lo que se reprocha- ha insultado gravemente a la presidenta de la Junta de Andalucía.

¿Recuerdan a Jesús Candel? Hace dos años, en Granada, comenzó un movimiento ciudadano de denuncias por los recortes en Sanidad que se producían en Granada, que es donde trabaja como médico. En plena crisis de representatividad de los partidos políticos, Jesús Candel, emboscado en su personaje mediático de Spiriman, sorprendió a toda España con la movilización de decenas de miles de personas en toda Andalucía. Pero no era solo eso, la principal novedad del movimiento que encabezó este médico es que la protesta se realizaba en Andalucía, desafiando al poderoso aparato del PSOE en esta región y desde el mismo seno del Servicio Andaluz de Salud, que es “la joya de la corona”, como suele repetir la presidenta andaluza, Susana Díaz.

Lo que ha ocurrido desde aquel principio tan arrollador e inesperado es que, de forma progresiva, Jesús Candel se ha ido aislando y endureciendo sus ataques contra los dirigentes socialistas andaluces. Hasta llegar al punto de hace unos días cuando traspasó todas las fronteras y subió a las redes sociales un vídeo desconcertante en el que insultaba gravemente a Susana Díaz. Cuando la notoriedad se convierte en un fin en sí mismo, se pervierten las causas; cuando los insultos sustituyen a las razones, se desacreditan las reivindicaciones. Así es que me dije, "Spiriman se ha vuelto loco". Y lo que me sorprendió es que alguien a mi lado, al oírlo, me dijo: “No creo que se haya vuelto loco”. De ahí la llamada de teléfono: “Si me lo permite, le diré lo que pienso: usted se ha vuelto loco”.

Las dos últimas batallas de Spiriman se refieren a las subastas de medicamentos y al destino de las máquinas de radioterapia que donó Amancio Ortega

Fue entonces cuando Spiriman se detuvo un momento, se salió se su personaje, se puso la bata blanca de Jesús Candel, y comenzó a acelerar de nuevo: "¿Que si estoy loco? A ver, antes de ese vídeo, se pueden mirar todos los demás en los que denuncio auténticas barbaridades en el Servicio Andaluz de Salud, con argumentos y demostraciones, y la única respuesta que recibo son amenazas, una tras otra: ‘te van a machacar’. Desde pintadas en mi casa, amenazando a mi hijo, hasta denuncias increíbles en el hospital en el que las que me acusan de acosar a más de ochenta mujeres, que para más inri son compañeras de trabajo de mi mujer, pasando por acusaciones de homofobia… Me dicen fascista, nazi y que tengo intereses ocultos. Han soltado a todos los perros. Es entonces cuando me indigno más todavía y me pregunto: pero, a ver, ¿qué cojones está pasando? ¿Cómo es esto de que yo defienda la sanidad pública y resulta que van a machacarme a mí? No puede ser… ¿Pero quién coño se cree esta gente que es? Vivo en España, un país desarrollado, y no soy un narcotraficante, solo soy un médico que ya he demostrado que no quiero entrar en política sino luchar por aquello en lo que creo: un sistema público de sanidad, que ha sido de los mejores del mundo, y que se lo están cargando".

placeholder GRA064. GRANADA, 05 03 2017.- El médico Jesús Candel, también conocido como 'Spiriman' (c), durante la concentración que ha convocado este mediodía en la céntrica Fuente de las Batallas de Granada, para celebrar la derogación de la fusión hospitalaria en esta ciudad andaluza. EFE Pepe Torres
GRA064. GRANADA, 05 03 2017.- El médico Jesús Candel, también conocido como 'Spiriman' (c), durante la concentración que ha convocado este mediodía en la céntrica Fuente de las Batallas de Granada, para celebrar la derogación de la fusión hospitalaria en esta ciudad andaluza. EFE Pepe Torres

Las dos últimas batallas contra los recortes sanitarios en Andalucía que ha emprendido Spiriman en las redes sociales, con un impacto de cientos de miles de visitas, se refieren a las subastas de medicamentos y al destino final de las costosísimas máquinas de radioterapia que donó Amancio Ortega hace más de un año. En el primer caso, Jesús Candel lo que denuncia es que la subasta de medicamentos, con la que el Servicio Andaluz de Salud determina qué medicamentos se debe dispensar a los ciudadanos, está provocando que a muchos pacientes no les suministren los que mejor le vienen, algo a lo que contribuyen muchos médicos para recibir en sus nóminas las bonificaciones que se le otorgan por recetar los genéricos que elige el SAS. “Animo a todos los pacientes de Andalucía a que no admitáis más estos medicamentos de mierda de subastas irregulares, por no decir corruptas hasta las trancas. Que se los metan algunos ilustres políticos, farmacéuticos, médicos, gestores y demás apesebrados de nuestra corrupta Sanidad andaluza por donde les quepa”. Más llamativo aún es lo que, según Candel, ha sucedido con la maquinaria que donó Amancio Ortega: “Granada cuenta con dos hospitales y un búnker apropiado para instalar esa maquinaria, pero desde hace trece meses los dos de los aceleradores lineales donados por la Fundación Amancio Ortega siguen embalados. ¡Hay pacientes en lista de espera, con cáncer, y los aceleradores embalados! Y ahora resulta que, después de tenerlos arrinconados, se firma un convenio con una clínica privada para quitar la lista de espera. ¿Pero esto qué coño es?”

La clave del polémico vídeo de los insultos es la respuesta que le da Spiriman a su propia indignación. Sostiene Candel que lo que le desespera es que no haya reacción tras estas denuncias, que apenas tengan eco en los medios de comunicación andaluces, entre la clase política andaluza y, mucho menos, en las asociaciones profesionales de la sanidad andaluza. Así que, en esa tesitura, Spiriman lanza su órdago definitivo. “Yo lo que quiero es que Susana Díaz me lleve a los tribunales, por eso la he llamado ‘hija de puta’, para que me denuncie, ella o la Fiscalía. Es un insulto grave que no se puede pasar por alto, y lo explico en el vídeo: si este país no es corrupto, no se puede permitir que yo diga lo que estoy diciendo. Es lo único que me quedaba para llamar la atención. Ojalá pudiésemos vernos en los tribunales para yo poder denunciar allí todo eso y que tengan que escucharme a la fuerza”. Luego de decirlo, Spiriman se ha colocado frente a la cámara y, con el eco todavía de la primera pregunta, ha grabado este vídeo para El Confidencial. “Sí, estoy loco…”.

“Si me lo permite, le diré lo que pienso: usted se ha vuelto loco”. Spiriman no se molesta. Se detiene un instante, respira y acelera de nuevo. ¿Loco? La conclusión, a ver, no se formula en el aire, antes de llegar a ese extremo Jesús Candel ha colgado un vídeo en el que destroza a patadas todas las fronteras de la educación y de la corrección para llamar la atención. Para no repetir sus insultos –no por mojigatería, sino porque no tiene sentido reproducir lo que se reprocha- ha insultado gravemente a la presidenta de la Junta de Andalucía.

Spiriman Susana Díaz