La izquierda intelectual y económica abandona a Zapatero

Lo ha declarado el gurú de la intelectualidad progresista europea, el francés Alain Minc: “España estaría mejor si Felipe González ocupase la Moncloa”. Intelectual, pero también

Lo ha declarado el gurú de la intelectualidad progresista europea, el francés Alain Minc: “España estaría mejor si Felipe González ocupase la Moncloa”. Intelectual, pero también financiero, porque Minc es consejero de Criteria Caixa Corp, amigo de Sarkozy (como otros muchos socialistas moderados), y de ahí que su afirmación tenga una incidencia especial en el ámbito de los publicistas ilustrados del progresismo patrio. Para Minc -que no se recata tampoco en arrear estopa a José María Aznar-, Zapatero ha actuado ante la crisis de forma reactiva “pero sin estrategia”, sin la que España, añade, no podría superar la crisis. Atribuye al presidente falta de “fuerza” y escasez de “liderazgo”. El misil lo lanzaba Minc desde el diario financiero Expansión (2.07.09), pero lo hacía no sólo como ensayista sino también como uno de los administradores del potentísimo holding de La Caixa. ¿Qué habrá pensado Fainé?

Errores y engaños

Desde El País, (29.08.09) el tantas veces atrabiliario pero indubitable socialista Gregorio Peces Barba, firmaba un artículo con este expresivo título: 'Un compendio de errores y engaños'. El que fuera presidente del Congreso no se cortaba en las críticas al PP, pero sólo como cobertura para formulárselas al Gobierno y, especialmente, al ministro de Justicia, Francisco Caamaño, cuyas valoraciones sobre el proyecto de ley del aborto consideraba “desacertadas e inexactas” porque, advertía el ex Rector de la Carlos III, el Tribunal Constitucional ya ha interpretado que el feto tiene algunos derechos que el proyecto desconoce. Respecto del Estatuto de Cataluña, Peces Barba es claro: “Quizás debieron cuidarse más los temas de constitucionalidad en origen para evitar que quede mucho tajo para el Tribunal Constitucional”. Y sentencia el catedrático: “en la preferencia del Presidente del Gobierno de la juventud sobre la experiencia, está quizás el error más de fondo que ha podido propiciar estos lodos”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El desatino

No hay que dejar de considerar tampoco la pieza periodística del verano: “El desatino” debida a la pluma del consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, quien dedicaba el pasado día 21 de agosto en El País las más duras descalificaciones al Gobierno basadas todas ellas en una idea que muchos podríamos compartir, aunque pueda ruborizar que sea Cebrián quién la escriba: “La ideología no es ninguna frontera para la incompetencia”. No se puede atribuir más claramente al Ejecutivo una enorme falta de idoneidad técnica. Expresiones como “obscenidad”, “chapuza”, “decisión peregrina”… y amiguismo, dirigidas a Zapatero, componen un texto -a propósito de la regulación por vía de Real Decreto Ley de la TDT de pago- que se comporta como banderín de enganche para el silencio reprobatorio de otros publicistas de la izquierda y para la inspiración de la línea editorial del primer periódico español, El País, (Patxo Unzueta, editorialista y articulista del rotativo escribía el jueves un demoledor texto sobre el Estatuto catalán) que, al tiempo que tritura al PP, no se priva de  hostigar al Gabinete al que sentenció el 30 de agosto pasado como “débil” y falto de “crédito”. Ahí queda eso.

Los economistas del PSOE

En un movimiento opositor paralelo al de la izquierda intelectual (sólo el pintoresco Suso de Toro se alinea con el leonés de Moncloa de forma entusiástica), también la económica, moderadamente progresista, comienza a abandonar a Zapatero: Jordi Sevilla deja el escaño y se va PWC de asesor (fue uno de los fundadores de la corriente Nueva Vía que llevó al presidente a la secretaría general del PSOE en el 2000); Pedro Solbes está a un minuto de entregar su asiento en el Congreso, y personajes como David Vergara o David Taguas han hecho mutis por el foro para migrar al ámbito privado. De tal manera que, hoy por hoy, la izquierda intelectual y la económica -con tendencia a la templanza- ha reparado en que Zapatero, como dice Minc, carece de “estrategia”. Y sin ella no se puede ir, en expresión de unos de esos personajes “ni a heredar”.

Los empresarios, firmes

El deslizamiento de esta izquierda publicista hacia el silencio o la crítica coincide con el “firme propósito” (sic) de los empresarios de “no suscribir un acuerdo social que no incorpore medidas de reforma estructural contenidas en el Plan de Competitividad que van a presentar. En la CEOE, tras la “consternación” por los ataques virulentos del Presidente y de Corbacho a Díaz Ferrán en el mes de julio, la determinación ahora es “no plegarnos” según un miembro relevante de la patronal. Los empresarios, hayan o no “modulado” su postura como supuso ayer Fernández de la Vega tras el Consejo de Ministros, pasan a la oposición con todas las consecuencias: o hay cambios en el régimen laboral -abaratamiento del despido, contratos temporales a tres años, reducción de cuotas a la Seguridad Social, revisión del sistema de convenios, etc- o no habrá foto a tres como le hubiera gustado a Zapatero en el mes de julio, al margen de que les guste o no el anteproyecto de ley de “economía sostenible” que ayer se les presentó, con los sindicatos, en la Moncloa. El presidente, además, “ha reforzado a Díaz Ferrán” con sus críticas -espectáculo inédito, por cierto- que en algunos ámbitos era considerado “blando” y “vulnerable” (Aerolíneas Argentinas por medio) y le ha convertido en un símbolo de la oposición a la improvisación y el populismo de Zapatero.

La Iglesia también

Y… la Iglesia, que también cambia de estrategia. Mucho más inteligente (eso se espera) porque ahora la oposición al Ejecutivo socialista será más sutil y certera, aunque menos estridente. El Vaticano ha enviado a España a un Nuncio -el arzobispo italiano Renzo Fratini, procedente de la legación apostólica de Nigeria, sustituyendo a Manuel Monteiro, el arzobispo de “el caldito” con Zapatero- que en una tan importante como ignorada entrevista en Radio Vaticano, declaró hace apenas veinte días su “preocupación” por la situación en España en unos términos muy rotundos. Fratini tiene amplia experiencia en escenarios políticos adversos, llega a España con la COPE renovada (se han incorporado al menos media docena de periodistas católicos ejercientes de tales a sus tertulias) y manos libres para proponer la designación de cinco nuevos prelados (entre ellos el de San Sebastián)  que cambiarán la correlación de fuerzas en la Conferencia Episcopal y, por lo tanto, obligarán a ser más cauto al cardenal de Madrid que impulsó una muy ineficaz oposición al Gobierno en la etapa anterior. Fratini no dejará que los obispos se echen a la calle, pero dará la batalla en el proyecto de ley del aborto y en la de libertad religiosa, y si fuese preciso, replanteará, siguiendo las instrucciones de la secretaría de Estado vaticana, los acuerdos entre España y la Santa Sede.

Este es el panorama socio-político con el que Zapatero se enfrenta a su auditorio de Rodiezmo. Hasta el momento, los críticos estaban al otro lado de la mesa; a partir de ahora -desempleo, déficit, crisis del modelo de Estado, parálisis del sistema- los más duros correctivos le llegan de sus aledaños. Lo dice Minc y tiene razón: el Presidente no tiene estrategia. Aunque la expresión la haya utilizado Juan Luis Cebrián es cierto: lo que está ocurriendo es un “desatino” del que la oposición no anda lejos.

Notebook
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
493 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios