Sr. Rajoy, con nosotros no
  1. España
  2. Tribuna
Corresponsales EC 2

Tribuna

Sr. Rajoy, con nosotros no

Sr. Rajoy, hace unos días realizó un viaje a los Estados Unidos escoltado por parte del “empresariado” español

Sr. Rajoy, hace unos días realizó un viaje a los Estados Unidos escoltado por parte del “empresariado” español para venderle al mundo que España ya ha pasado lo peor y que ha puesto usted los pilares para la recuperación. Es de suponer que dentro de la estrategia de su Gobierno para generar confianza en la población española figura también la de dar una muestra de solvencia ante jefes de Estado y grandes inversores, lo cual es encomiable por su parte si el problema que tratara de solucionar no lo hubiera generado, en parte, usted mismo.

Si analizamos a grandes rasgos su acción de gobierno en estos dos primeros años podemos comprobar que, por una parte, ha hecho lo contrario de lo que dijo que iba a hacer y, por otra, que, además, no ha hecho gran cosa. Ha subido los impuestos, hecho algunos recortes cosméticos y prácticamente se ha sentado a esperar, con lo que ha conseguido agravar la situación económica, que se haya producido una fuga de españoles a buscar trabajo en el extranjero, que una parte de los extranjeros hayan vuelto a su país y que, como consecuencia de todo ello, la población activa haya disminuido, lo que le permite vender una falsa realidad de mejora del mercado laboral.

Podrá decirnos que usted heredó una situación envenenada para justificar sus acciones, pero usted sabe que la heredó porque la buscó al perder las elecciones de 2008. No le apetecía tener que bregar con la incipiente crisis y, sencillamente, las perdió con la esperanza de que esta echaría a ZP por sí sola, tal y como sucedió. Además, cuando un empresario debe hacer frente a un problema como el que usted heredó, suele analizar tanto los gastos como los ingresos y si los gastos son la base del problema procura primero recortarlos, duela lo que duela, y en paralelo tratar de mejorar sus ingresos.

A menos que ese empresario sea un visionario y se saque de la chistera soluciones mágicas que aumenten los ingresos gracias al ingenio y la audacia, algo que no parece encajar con su forma de ser. Así pues, se centró usted en mejorar sus ingresos de la manera más fácil, haciendo que el conjunto de la población española tuviera que hacer el esfuerzo que le correspondía a usted para poder mantener su gasto público y un Estado que no es más de bienestar que para aquellos que viven de la función pública, que tienen de media mejores ingresos que los que estamos en el sector privado, que somos los que mantenemos el sistema. 

Ha subido los impuestos, hecho algunos recortes cosméticos y prácticamente se ha sentado a esperar, con lo que ha conseguido agravar la situación económica, que se haya producido una fuga de españoles a buscar trabajo en el extranjero, que una parte de los extranjeros hayan vuelto a su país y que, como consecuencia de todo ello, la población activa haya disminuido, lo que le permite vender una falsa realidad de mejora del mercado laboral

Piensa usted que ha hecho los deberes y saca pecho al decir que evitó que nos intervinieran. La realidad es que las consecuencias de una intervención hubieran sido muy similares a las medidas que ha tomado usted. Trata usted de vendernos como mérito propio algo que hemos pagado nosotros con nuestro esfuerzo. La bajada de salarios es una realidad no reconocida por su fiel escudero Montoro, y el deterioro de la actividad económica desde el mes de julio de 2012 ha sido dramático. Los empresarios hemos visto cómo nuestra actividad no sólo no se ha recuperado con usted, sino que ha empeorado por su voraz apetito recaudador, para que le cuadraran las cuentas.

Y no sólo no ha hecho los deberes, sino que en su afán por mantener el entramado público que tiene embargado a la sociedad ha succionado cualquier atisbo de liquidez en el mercado financiero mediante emisiones de deuda que han comprado aquellos que recibían los fondos de liquidez del BCE orientados a mejorar el crédito, sin el cual, la economía sencillamente no funciona.

Me dirá que en el año 2013 el ICO ha proporcionado 14.000 millones de euros en préstamos pero, si de cada 100 solicitudes sólo se aprueban dos, mucho me temo que su esfuerzo no da mucho resultado, por no decir ninguno a juzgar por los datos de destrucción de empleo que trata usted de vendernos como lo contrario. Tendrá que decirme además a quién ha ido destinado ese volumen de crédito no vaya a ser que la mayoría del monto haya ido a parar a esas mismas empresas que le han acompañado a ver a Obama.

Y no sólo me refiero al crédito de las entidades bancarias, del cual dependemos en un 80%, ni siquiera el crédito entre particulares fluye, porque nadie se cree que haya un futuro estable. Y en esto tiene mucho que ver su forma de afrontar los problemas, esa forma que tiene de ponerse de perfil y esperar a que las cosas se arreglen solas. En definitiva, no es usted de fiar y no porque lo diga yo, sino porque si uno escribe “Rajoy no es de fiar” en Google aparecen 59.000 resultados si se entrecomilla y 1.300.000 resultados si no se hace. Y esa falta de confianza se transmite de forma capilar a todos los niveles de las relaciones sociales.

Y hablando de entrecomillados, el empresariado del primer párrafo es aquel que dirige las principales empresas españolas, empresas que viven en parte de la cosa pública, ya sea mediante concursos, mediante mercados regulados, o por adquisición de deuda pública, y que tarde o temprano termina incorporando a sus consejos a expresidentes, exvicepresidentes y exministros en una muestra reprobable de pago de favores pasados y de desprecio incomprensible hacia aquellos que les confiaron su voto. Llama la atención que en la foto no salgan los altos ejecutivos de Inditex o Mercadona, ejemplos de grandes empresas que no beben de favores políticos y que son los verdaderos ejemplos a seguir para los empresarios nacionales.

Gran parte de nuestro problema viene por nuestra alta tasa de paro y para resolverlo es necesario crear las condiciones para que se vuelva a crear empleo, condiciones que fomenten el emprendimiento de los empresarios, a los que ahora con tal de blanquear la mala conciencia de los políticos, les ha dado por llamar emprendedores. A lo mejor me equivoco, pero yo como empresario le diré que un emprendedor no tiene porque ser un empresario. Cualquier persona que no vegete en una empresa es un emprendedor.  De hecho, según la RAE, el emprendedor es “aquel que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas”, algo a lo que se ha visto abocado todo trabajador que pretenda mantener su empleo en España. Pero si nos vamos a las definiciones de “empresario”, la RAE define muy bien y por su orden el motivo por el cual estamos como estamos:

1. Persona que por concesión o por contrata ejecuta una obra o explota un servicio público.

2. Persona que abre al público y explota un espectáculo o diversión.

3. Patrono (persona que emplea obreros).

4.  Titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa.

Llama la atención que en la foto no salgan los altos ejecutivos de Inditex o Mercadona, ejemplos de grandes empresas que no beben de favores políticos y que son los verdaderos ejemplos a seguir para los empresarios nacionales

Lógico pues, que usted se haya hecho acompañar por todos estos “empresarios”. Fíjese que llama la atención que sólo la cuarta acepción es la que define correctamente la palabra o con la que los empresarios nos sentimos realmente identificados. El resto son descripciones de aquello que nos ha llevado a donde estamos. Lógico también, que de 50 menciones a los empresarios en libros de texto, 47 sean negativas, 2 neutras y sólo una positiva. ¿Cree realmente que esto se arregla llamándonos emprendedores?

Es un problema de fondo que sólo se arreglará cuando en el colegio se explique a los alumnos que lo bueno y natural es emprender y tener iniciativa, amén de promoverla. Dejar de enseñar a nuestros hijos que no es necesario pensar mientras se aprendan las cosas de memoria para terminar consiguiendo una plaza pública a través de una oposición. Supongo que esto último tampoco lo entenderá usted dada su procedencia profesional y la de la mayoría de sus ministros. Y mucho me temo que si no lo entienden mucho pedir será que lo apliquen.

Así que siento mucho comunicarle que mientras el crédito, la renta disponible, la imagen de los empresarios y su actitud de hacer frente a los problemas no cambie, los empresarios no vamos a acompañarle ni emprendiendo ni creando empleo en este viaje. No vamos a arriesgar nuestros bienes, nuestro tiempo, nuestro esfuerzo y nuestras mentes para que ustedes sigan disfrutando de un estatus inmerecido. Han hundido la economía, unos y otros, han hecho dejación de funciones, nos han mentido, han devaluado las instituciones por no decir que las han secuestrado, han empobrecido al conjunto de la sociedad, han socavado la seguridad jurídica y han mermado nuestras libertades. Por todo ello, Sr. Rajoy, con nosotros NO.

*John Galt es un empresario curtido por más de 20 años emprendiendo en el ecosistema español, con múltiples iniciativas a la espalda en distintos sectores. Liberal por acción y convicción, apuesta por una España que avance en seguridad jurídica y libertades que permitan mejorar nuestro entorno de convivencia.

 

Mariano Rajoy Impuestos Empleo Recortes