Iniciada la legislatura, ¿ahora qué?

Rajoy sigue sin negociar y pidiendo que le dejen gobernar sin ofrecer nada a cambio, sintiéndose legitimado por las urnas para ser presidente, pero sin prisa para lograr la investidura

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso. (Reuters)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso. (Reuters)

Comenzada la XII legislatura de nuestra actual etapa democrática. Las Cortes han quedado constituidas para que nuestras queridas señorías vuelvan a deleitarnos con su oratoria y su buen hacer, siempre y cuando se consiga formar gobierno, y no tengamos que volver a esas terceras elecciones para las cuales algunos inconscientes ya tienen hasta fecha reservada. Pero todo parece indicar que no será necesario, y tendremos un gobierno de derechas.

De momento, la derecha española y la catalana -estos últimos, los mismos que hace unos meses iban a romper España- se han puesto de acuerdo para elegir la Mesa del Congreso. Es decir, PDC, la antigua Convergencia, ha pactado, al igual que el PNV, con el partido de Jorge Fernández Díaz, el mismo que ha usado elementos del Estado para ir contra ellos. Que el acuerdo ha tenido lugar, por mucho que unos y otros traten de disimularlo, es tan obvio que solo hay que ver, que las vicepresidencias de Ciudadanos y Partido Popular han sumado diez votos más de lo que tienen entre ambos. Este acuerdo lleva implícito que el PP le facilite a PDC el grupo parlamentario propio en el Congreso y haga lo mismo con el PNV en el Senado. Y casualidades de la vida, llega justo el día después de que la Fiscalía decidiese no pedir cárcel para Artur Mas.

Los diputados aplauden a Ana Pastor, tras ser elegida presidenta del Congreso. (EFE)
Los diputados aplauden a Ana Pastor, tras ser elegida presidenta del Congreso. (EFE)

Cuando en la anterior legislatura, el PSOE cedió senadores a ERC y Democràcia i Llibertat (el actual PDC), la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría opinaba lo siguiente: "Para nosotros, e imagino que para muchos votantes del PSOE, es incomprensible. A mí me gustaría saber qué opinan los votantes de Lugo o de Cantabria, que ven que su voto va a servir para dar voz y para dar más participación y más relieve a los independentistas en el Senado". Pues bien, esto es la política española, donde las palabras se las lleva el viento y la memoria es frágil compañera de viaje.

El PP buscó esos votos, porque los suyos sirvieron en parte para otorgar la vicepresidencia primera a Ignacio Prendes, y también porque así ataba que Ana Pastor fuera elegida sin dejar lugar a que los nacionalistas pactasen con PSOE y Podemos. Pero el movimiento ha dejado al descubierto otra cuestión, la cual es que no hay margen de maniobra para un Gobierno de izquierdas con apoyos nacionalistas en la investidura como sostenían los dirigentes de Podemos y algún que otro sector del PSOE, especialmente catalanes y baleares. Y no dan, porque la mayoría que las derechas española, catalana y vasca forman en el Congreso es clara. La oportunidad de la izquierda para gobernar fue tras el 20-D, y esta la tiró por la borda.

Diputados de Unidos Podemos al término de la sesión constitutiva de las Cortes Generales. (EFE)
Diputados de Unidos Podemos al término de la sesión constitutiva de las Cortes Generales. (EFE)

Así ha arrancado una legislatura, donde Rajoy sigue sin negociar y pidiendo que le dejen gobernar sin ofrecer nada a cambio, sintiéndose legitimado por las urnas para ser presidente, pero sin prisa para lograr la investidura y sin miedo a una tercera cita electoral. Deja hacer a los demás, sabedor de que el tiempo, de momento, corre a su favor, y que cuanto más avance, más debilitados estarán sus adversarios.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el portavoz socialista, Antonio Hernando. (EFE)
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el portavoz socialista, Antonio Hernando. (EFE)

Sánchez, sin audacia ni coraje más allá que para resistir las disputas internas aireadas en televisión, espera no tener que abstenerse por mera responsabilidad, pese a las presiones que llega con el viento del sur. Iglesias, por su parte, intenta constituirse en oposición, y más que hacer oposición al Gobierno en funciones, se la hace a la otra oposición, al PSOE, que también entra al juego con todo. Por último, Rivera, ya ha sacado rendimiento a sus 32 diputados obteniendo dos sillones en la Mesa del Congreso, y esperando que la abstención de otros facilite el Gobierno a Rajoy, antes de que se vea obligado a votar a este en la investidura.

Eduardo Bayón es politólogo y editor de Debate21.es

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios