Un abogado sin igual

Recordando a nuestro compañero y amigo Juan Picón (23 de junio de 1964 – 19 de junio de 2019)

Foto: El abogado Juan Picón.
El abogado Juan Picón.

Cuando conocías a Juan por primera vez, sabías en cuestión de segundos que se trataba de una persona de una integridad e inteligencia extraordinarias. Así que estamos de duelo y profundamente tristes por el fallecimiento de nuestro querido amigo y compañero.

A pesar de que se unió a la firma a principios de 2018, Juan causó una profunda impresión en todo aquel que le conoció. Tuvimos la suerte de conocer a este hombre de inmenso carácter y coraje, un abogado superdotado y un hombre increíblemente desinteresado y amable.

Era genuinamente difícil salir de su órbita cuando le tenías cerca. Será recordado por su energía sin límites, su elegancia y su fuerza interior —todas ellas cualidades que supo conservar durante su breve pero tenaz lucha contra el cáncer—.

El preeminente abogado

Un titán del sector legal que abrazó el cambio y la oportunidad de forma constante, Juan fue una inspiración para todos nosotros. Fue la fuerza motriz del crecimiento y éxito ininterrumpido de la práctica de Latham & Watkins en España, donde construyó a su preeminente equipo en el mercado, y ayudó también a fortalecer nuestra práctica europea y latinoamericana. En su distinguida carrera de varias décadas, fue justamente reconocido como uno de los verdaderos líderes de la profesión, que le recordará por su visión estratégica, su perspicacia y su incansable ética del trabajo.

Un titán del sector legal que abrazó el cambio y la oportunidad de forma constante, Juan fue una inspiración para todos nosotros

Y si bien la aproximación al derecho y las agallas de Juan son ya leyenda, fue su habilidad innata de conectar con los demás a los niveles más profundos lo que le convirtió en una persona excepcional. Juan fue un hombre de una fuerza interior profundamente enraizada, que tocó las vidas de mucha gente de la firma y a lo largo y ancho del sector legal y del mundo empresarial. Su liderazgo sin pretensiones contrastó con su determinación y feroz competitividad.

No fue 'rainmaker', sino fabricante de estrellas

Juan era un firme creyente en las quintaesencias del liderazgo de servicio. Nos animaba a todos a dejar de ser 'rainmakers' —grandes generadores de negocio— para convertirnos en 'starmakers' —fabricantes de estrellas—: para, en definitiva, dar a los demás la oportunidad de crecer en lugar de centrarnos en nosotros mismos.

Fue esa humildad la que hizo de Juan un socio, colega y amigo tan increíble. Creyó genuinamente y puso en práctica la idea de que sacar lo mejor de los demás nos hace a todos mejores, y su legado será un constante recordatorio sobre que vivir con compasión, elegancia e integridad es la clave de la grandeza.

Juan era único en su especie, y le echaremos mucho de menos. Latham & Watkins y el mundo entero han perdido a un gran hombre esta semana, pero su memoria vivirá por siempre.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios