Ambición climática y economía circular: el momento es ahora

Además de los pocos acuerdos en la COP25, también está el nuevo pacto verde de la CE, que establece la reducción de emisiones de CO2 al 50% para 2030

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

'Ambición' es la palabra que más se ha escuchado en la COP25 de cambio climático, celebrada en Madrid. Algunos países —y entre ellos, estamos orgullosos de que esté España— ambicionan que de manera global se sea más audaz en la lucha contra el cambio climático, tal y como nos pide la evidencia científica, si queremos evitar un desastre a todos los niveles durante el siglo XXI.

Con el nombre de 'Chile-Madrid. Tiempo de actuar', la declaración final aprobada por la COP25 avanza en algunos aspectos importantes, pero no incluye novedad alguna en el artículo 6 del Acuerdo de París, el más esperado y el único que queda por aprobar de este documento, que se refiere a la regulación de un nuevo mercado de carbono para la compraventa de derechos de emisiones entre países y empresas. Este era el principal reto de la COP25. Evidentemente, se trata de un punto muy complejo y con enormes dificultades técnicas y, aunque no se ha llegado a un acuerdo, esperamos que se hayan sentado las bases para que se alcance en la COP26, que se celebrará en Glasgow a finales de 2020.

"No solo las respuestas de los países están lejos de las demandas de la comunidad científica sino también de las demandas de la sociedad"

Aunque la declaración final insta a los países a escuchar a la ciencia y actuar en coherencia con la emergencia climática, sigue habiendo una brecha grande entre la acción de los países y la advertencia científica sobre las consecuencias de no actuar ante el calentamiento global. Y desafortunadamente, no solo las respuestas de los países están lejos de las demandas de la comunidad científica sino también de las demandas de la sociedad. En todo caso, se hace un llamamiento a los gobiernos para que actualicen sus planes de reducción de emisiones para 2020 y se establece que el Fondo Verde para el Clima dedique parte de sus inversiones a mitigar los daños y pérdidas en aquellos países más vulnerables.

Por otro lado, hemos atendido a ejemplos positivos tras la cumbre, como que una veintena de bancos españoles haya firmado un compromiso para alinearse con el Acuerdo de París y que el número de multinacionales comprometidas con la neutralidad en carbono pase de 90 a 177.

Otro ejemplo es el nuevo pacto verde de la Comisión Europea, que establece la reducción de emisiones de CO2 al 50% para 2030. No hay duda de que la UE quiere reforzar su liderazgo ambiental con este pacto que incorpora decenas de líneas de trabajo, entre ellas, la economía circular. Y en este contexto, el reciclaje tiene mucho que decir. En nuestro país, sabemos por experiencia lo que es arrancar casi de cero en cuestiones ambientales, porque así lo vivimos hace más de dos décadas, cuando empezábamos a establecer los primeros mecanismos para preservar el entorno, entre ellos, los sistemas de recogida selectiva y reciclaje.

"A falta de consolidar los datos de cierre de 2019, el reciclaje de envases de vidrio experimenta, un año más, un contundente crecimiento"

Hoy, podemos hablar de éxitos en esta materia, especialmente con el ejemplo del reciclaje de envases de vidrio, que ya cuenta con una tasa del 76,5% para 2018, según nuestras estimaciones. Este es el resultado de años de trabajo y colaboración con la ciudadanía y las administraciones públicas.

A falta de consolidar los datos de cierre de 2019, el reciclaje de envases de vidrio experimenta, un año más, un contundente crecimiento y vuelve a poner de manifiesto que la sociedad cada día está más concienciada y que el hábito de reciclar envases de vidrio está cada vez más consolidado. Lo más importe es saber que, gracias a ello, se va a evitar la emisión de unas 550.000 toneladas de CO2, el equivalente a retirar de la circulación más de 250.000 coches durante un año. Este es solo un ejemplo de nuestra contribución a la protección ambiental y la lucha contra el cambio climático.

En clave nacional, queda por llegar la aprobación de la Ley de Cambio Climático, el plan de economía circular y la transposición de las directivas europeas en materia de gestión de los residuos. Llegarán nuevas leyes con nuevos objetivos. En Ecovidrio, apoyamos desde ya el acuerdo de ser más ambiciosos con los compromisos en la lucha contra el cambio climático que nos corresponden y, por ello, nos planteamos el objetivo de reciclar el 85% de los envases de vidrio en 2025.

José Manuel Núñez-Lagos es director general de Ecovidrio.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios