La hierba del vecino siempre es más verde (the grass is always greener)

A pesar de que todo lo americano parece mejor, la gran mayoría de respuestas a mi hilo parecían estar de acuerdo conmigo, apuntando hacia lo contrario

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Este verano, al volver a Madrid desde San Francisco, lancé un hilo en Twitter en el que me cuestionaba las diferencias en calidad de vida entre San Francisco y Madrid. He tenido la suerte de vivir en ambos lugares y quise, al volver a España, resumir mis impresiones sobre la manera de vivir y las políticas sociales en ambos países. Estas reflexiones pronto se hicieron virales y rápidamente evolucionaron a una comparación entre España y Estados Unidos, tocando temas como la sanidad, la desigualdad, el sistema judicial, la educación o la inmigración.

Me planteaba cuestiones como ¿por qué la tasa de asesinatos es 500% más alta en California que en España?, ¿por qué las universidades en España son muy económicas, dando entrada a más personas y no hay deuda estudiantil, mientras que en los Estados Unidos hay más deuda estudiantil que el PIB de España?, ¿por qué España, que limita con África y tiene un problema de inmigración ilegal mucho más grande que Estados Unidos, proporciona amnistías para quienes trabajan durante tres años y Estados Unidos separa a los padres de los niños en su frontera sur y lleva a cabo redadas violentas? Además de los 11 millones de trabajadores en Estados Unidos que se niega a legalizar. Consciente de que España no es perfecta, también indicaba sus problemas: los costos de la vivienda son altos, los buenos trabajos son difíciles de encontrar, la mitad de los catalanes quieren dejar de formar parte de España, la corrupción política es inaceptable y las universidades no producen premios Nobel. El hilo fue leído por 5 millones de personas.

A pesar de que todo lo americano parece mejor, la gran mayoría de respuestas a mi hilo parecían estar de acuerdo conmigo, apuntando hacia lo contrario. Quise entonces cuantificar todas esas respuestas que me daban la razón. ¿Cómo era posible que en aspectos tan importantes como la salud, la seguridad o la longevidad, España superara con creces al país trasatlántico?, ¿había algún estudio que confirmara estas conclusiones? Mirando los rankings mundiales, las cifras generales parecen respaldar la idea de que en EE.UU. se vive mejor. Por ejemplo, en el Índice de Prosperidad Legatum, que evalúa las naciones según multitud de factores de riqueza y bienestar (midiendo las variables de crecimiento económico, educación, salud, bienestar personal o calidad de vida), España aparece en el puesto 25 mientras que Estados Unidos está en el 18. Aun así, los datos siempre hay que analizarlos y en este caso, en algo tan subjetivo como la calidad de vida, no caer en la tentación de sacar conclusiones definitivas y buscar más lo que se podría llamar "soft data", es decir, aquellos aspectos más susceptibles a la interpretación y a la opinión.

En 'If it were my home' se puede comparar cualquier país del mundo con otro con resultados claros y todas las fuentes están indicadas. Si vivieras en Estados Unidos, en vez de España, ganarías más dinero y la probabilidad de que estuvieras en paro seria mucho más baja. No obstante, la probabilidad de estar en la cárcel seria mucho más alta, seria 6 veces más probable que fueras asesinado, y en cuanto al coste real de la sanidad, al gasto energético, y otras cuestiones directamente relacionadas con el bienestar, España aparece en una posición mucho más aventajada. Resalta la baja natalidad de España, algo efectivamente preocupante (y que podría relacionarse directamente con los bajos sueldos españoles) aunque sorprende la alta tasa de mortalidad infantil en Estados Unidos (de 1.000 bebes nacidos, la mortalidad infantil en los Estados Unidos es de 6.17, mientras que en España es de 3.33).

La sanidad publica española es sin duda envidiable. Busqué más estadísticas relacionadas directamente con la salud:

  • España es hoy el país más sano del mundo según el Índice de Bloomberg Healthiest Countries.

  • Mientras que España está en el número 83 de las tasas de suicidio mundial, Estados Unidos ocupa el número 27 (World Population Review).

  • Uno de cada tres estadounidenses no tiene seguro de salud o incluso, aun con cobertura podrían arruinarse si llegasen a enfermar. Aunque considerando que 44% de todos los trabajadores de Estados Unidos entre los 18 y los 64 años ganan alrededor de $18,000 al año (según la Institución Brookings) y que el seguro medico de una familia cuesta alrededor de $13,000 al año, tener seguro medico es ya de por sí es una ruina.

Otros informes que contrastan la calidad de vida entre España y Estados Unidos y la satisfacción de sus ciudadanos incorporan aspectos directamente ligados con las relaciones humanas y la cantidad de tiempo libre, temas que no deben subestimarse. Mientras que en los Estados Unidos los trabajadores trabajan un promedio de 1788 horas cada año, en España trabajan un promedio de 1664 horas (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE). Además en cuanto a la conciliación personal y laboral, España destaca como uno de los países que más logra este equilibrio mientras que Estados Unidos obtiene una puntuación mucho más baja. Estados Unidos nos aparece como una sociedad 'money-rich, time poor' donde el balance vida-trabajo esta menos conseguido que en España. Desde sus primeros días, Estados Unidos ha realzado el trabajo duro como una cualidad clave entre sus ciudadanos, algo que ya resaltó Alexis de Tocqueville en su espectacular Democracia en America. De Tocqueville apuntó la implacable ambición de los estadounidenses, incluso entre los más prósperos y exitosos, que por otro lado les mantenía en un constante estado de inquietud e infelicidad. Max Weber también señaló que los valores fundamentales de la nación se basaban en la virtud del trabajo, trabajo, trabajo. Algo en lo que coincide Rihanna; casi 5 años mas tarde todos seguimos teniendo en la cabeza la canción de Rihanna work, work, work, work, work. Efectivamente el trabajo es necesario, esperemos que sea estimulante y nunca hay que menospreciarlo. Pero también hay que disfrutar de los amigos, la familia, y, si se puede, incluso de nuestros vecinos.

De hecho, relacionarse socialmente está directamente ligado a nuestra calidad de vida, y por tanto a nuestra felicidad. En la mayoría de los informes que comparan la calidad de vida entre países, España saca muy buena nota en el sentimiento de comunidad. Según el ranking anual que realiza la OCDE que mide el bienestar en los países, en España 96% de las personas creen conocer a alguien en quien pueden confiar cuando lo necesiten (cifra mayor que el promedio de la OCDE de 88% y una de las tasas más altas en la Organización). En Estados Unidos es del 90%. Además en España hay un 30% menos de desigualdad de clases. Es una sociedad más justa, más permeable (según el índice Gini de distribución de desigualdad en los ingresos de los hogares; 32 para España y 45 para Estados Unidos).

Es de esperar que Estados Unidos siga ganando la carrera a España en cuanto a sueldos, riqueza personal y seguridad laboral. Algo sin duda vital. Sin embargo al comparar sueldos, debemos tener en cuenta los gastos necesarios, que suelen ser más altos en Norteamérica. Gastos esenciales de los que hoy difícilmente se puede prescindir (¿quién se atrevería a estar sin seguro médico en Estados Unidos? O ¿vivir sin coche en una zona rural a pesar de que el seguro es casi 10 veces más alto que en España?). Seguí dándole vueltas a las cifras y los números y problemáticas de los dos países y me seguía pareciendo que, en términos generales, España lograba proporcionar un mayor bienestar a sus ciudadanos en comparación con Estados Unidos. En lo que realmente importaba, se vivía mejor en España.

En estos temas estaba inmerso, mientras releía 'El Principito' con Mia una noche. De repente me paré en una frase del estupendo Antoine Saint-Exupéry : "¡Nosotros, que comprendemos la vida, nos burlamos de los números!" Efectivamente la vida está para vivirla y la cotidianidad para obtener y dar siempre lo mejor en cada situación, más allá de las cifras, las estadísticas y los posibles rankings. Las comparaciones son odiosas, sin lugar a duda, pero permiten ver que todos los mundos son posibles y uno nunca debe dejar de pensar en cómo mejorar la sociedad, esté donde esté.

*Martin Varsavsky es empresario y emprendedor, fundador entre otras de Jazztel, Ya.com, Prelude y, recientemente Goggo y Overture Life.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios