¿Estás preparado para una inspección de Hacienda?
  1. Jurídico
  2. Tribuna
Irene Cortés

Tribuna

Por

¿Estás preparado para una inspección de Hacienda?

En el ámbito estatal se están intensificando las actuaciones inspectoras a la vez que se endurecen los criterios aplicados, y todo ello con la finalidad de incrementar la recaudación

Foto: La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una rueda de prensa.
La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una rueda de prensa.

Resulta notorio que el Estado, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos necesitan perentoriamente ingresos para encarar todos los frentes que tienen abiertos más los que se avecinan. En este sentido, son recurrentes las noticias sobre el aumento de la presión fiscal, tanto mediante la creación de nuevas figuras tributarias como por medio del endurecimiento de las existentes. Pero también se anuncia con frecuencia que se va a endurecer la lucha contra el fraude fiscal; o al menos así lo expresan cuando declaran que la Inspección va a obtener mayor recaudación que en ejercicios anteriores.

En el ámbito estatal se están intensificando de forma significativa las actuaciones inspectoras a la vez que se endurecen los criterios aplicados en las regularizaciones propuestas, y todo ello con la única finalidad de incrementar la recaudación a poco que encuentren un resquicio legal que lo permita. Y para asegurarse de que los inspectores de Hacienda se van a implicar en el empeño, se han aumentado de manera muy significativa sus incentivos por objetivos alcanzados (que se reducen a una mayor recaudación, naturalmente), lo que junto a precisas e inequívocas instrucciones de “ir a por todas”, constituirían dos acicates adicionales para aquellos inspectores (afortunadamente, no la mayoría) que tienden a forzar la interpretación de la norma en planteamientos ciertamente agresivos para obtener una mayor recaudación.

Preparándose para lo que puede venir

Ante este inquietante panorama, conviene ir tomando medidas. En primer lugar, si ya se ha sufrido alguna inspección en el pasado, puede ser importante revisar qué puntos fueron objeto de regularización para valorar si existe riesgo de que la Inspección vuelva a incidir sobre los mismos y, a la vista de ello, decidir entre rectificar el criterio o prepararse para defenderlo de un ataque prácticamente seguro.

Foto: (EFE)

Dicho análisis debe ser realizado por un experto en la materia, por lo que, si la sociedad no dispone de uno entre su personal, resultará muy aconsejable que lo busque fuera, ya que la diferencia entre afrontar un procedimiento de inspección de Hacienda asistido por un profesional solvente y hacerlo sin dicha ayuda puede ser abismal.

También suele ser altamente recomendable que dirija el proceso de inspección el mismo experto que vaya a dirigir la defensa de los subsiguientes recursos tanto contra la regularización como contra las sanciones, en su caso, o alguien que trabaje en estrecha colaboración con el mismo, pues cuando una inspección finaliza con la firma en unas actas en disconformidad, la estrategia de defensa que se vaya a seguir en el posterior procedimiento litigioso frecuentemente será una prolongación de la estrategia seguida en el procedimiento inspector.

En efecto, debe tenerse en cuenta que, en ocasiones, el resultado de la inspección puede resultar muy favorable, y en esos casos convendrá concentrar los esfuerzos en obtener ese resultado; pero en otros casos será evidente desde el principio que el resultado va a ser desfavorable, y en estas ocasiones la fase de inspección puede ser utilizada como preparatoria de la contenciosa, por lo que una inspección mal planteada por el contribuyente o por un asesor inexperto puede condicionar la posterior defensa contenciosa (por ejemplo, porque se hayan hecho o dejado de hacer determinadas manifestaciones o se hayan hecho a destiempo).

A la vista de todo lo anterior, parece lo más prudente concluir que no es este un asunto en el que convenga ahorrarse el coste que supone estar asistido por un buen profesional, pues el precio de ese ahorro puede ser tener que hacer frente a unas actas y sanciones de un importe muy superior.

* Javier Lucas Nieto es socio del área tributaria de Ceca Magán Abogados.

Hacienda Presión fiscal Fraude fiscal Despachos Abogados CECA Magán
El redactor recomienda