'Star Wars' también se ve en bolsa

Y es que lo cierto es que unos pocos valores seleccionados están demostrando que, a veces, la realidad puede superar a la ficción

Foto: Darth Vader en 'Rogue One: una historia de Star Wars'.
Darth Vader en 'Rogue One: una historia de Star Wars'.

Cansado de tanto tema catalán, hoy toca enfocar los mercados desde otro punto de vista. La bolsa se ha convertido en una especie de genero espacial, con sus películas de ciencia ficción al más puro estilo 'Star Wars', que se muestra inmune a los acontecimientos políticos mundiales, al precio por valoración que se paga por muchos activos, a los excesos de la renta fija para, al final, seguir saliendo siempre vencedora al más estilo guerra de las galaxias. El riesgo ha desaparecido del mercado y la complacencia es ahora el síndrome dominante que prevalece entre los inversores. Hasta los gráficos, esos que tanto les gustan a muchos, se muestran inmersos en la trama con las imágenes que nos brindan de vez en cuando. Fíjese en la reacción de Amazon tras la publicación de resultados una vez conocidos este jueves pasado y fuera de mercado. ¡Ni el sable de Skywalker luce tan bien!

Y es que lo cierto es que unos pocos valores seleccionados están demostrando que, a veces, la realidad puede superar a la ficción. Si tomamos a Google, esa empresa que parece no tener fin en sus datos de crecimiento pero que muchos daban ya por 'madura', ha presentado incrementos de ventas superiores al 24% y ha vuelto a contratar más plantilla en el último año, siendo casi 10.000 personas las que se han incorporado a la compañía.

Microsoft se coloca también en la primera tanda de naves ganadoras y destaca por su destreza a la hora de mejorar sus métricas. Sin embargo, el dato más espectacular viene del lado de incremento de 'cash' en balance (millones) dado su volumen.

Y la forma en que las compañías invierten su liquidez importa mucho. Históricamente, se ha mirado a los resultados y a los dividendos como fuentes para justificar las cotizaciones. Pero se deberían añadir también las compras de autocartera de cara a estimar el potencial de crecimiento futuro. Si lo consideramos, el potencial de revalorización será mucho mayor y tiene todo el sentido desde un punto de vista de valoración. Si una compañía tiene 1.000 acciones y recompra el 10% del capital, el accionista que tenía un 10% tiene ahora un 11,1%, lo que significa que participará en mayor medida de los resultados y distribuciones futuras.

Utilizando un informe del CFA Institute que recomiendo a los más inquietos sobre temas de valoración, habría que añadir de media un 2% en términos de rentabilidad de las recompras de acciones para estimar correctamente el potencial de revalorización de un activo.

Obviamente, el tipo de compañía determinará el éxito de la inversión de la liquidez, siendo las que experimenten mayores tasas de crecimiento las que conseguirán aumentar el valor de los accionistas a largo plazo.

Así las cosas, en esta guerra de las galaxias que a veces son las bolsas, las empresas que más brillen tanto por la gestión empresarial como por la gestión del 'cash' son las que más valor generarán para el accionista. Y puestos a tomar posiciones de riesgo en un espacio donde este ha sido ficticiamente erradicado, mejor hacerlo en ese tipo de acciones donde tenemos más a ganar. Como en las películas, aquí todo va de la generación de expectativas.

Aprender a Invertir
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios