Es noticia
Menú
Wall Street extrema el dolor
  1. Mercados
  2. Bolságora
Carlos Doblado

Bolságora

Por

Wall Street extrema el dolor

Pues no hubo novedades positivas. Pero tampoco es momento de tirar la toalla. Esperar un despegue inmediato era solo una de las posibilidades

Foto: Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE/Vega Alonso del Val)
Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE/Vega Alonso del Val)

No me extenderé demasiado. Mis argumentos son tan sencillos como los que presenté durante la última parte de la escalada: resistencia ascendente brutal y un sentimiento inversor que hacía prácticamente impenetrable lo que llamé el muro de granito. Desde hace unos días, con algunos soportes de corto plazo de tipo descendente y la idea de un S&P 500 que ha devuelto el 38,2% del rally vivido desde marzo de 2020, el sentimiento inversor se ha ido definitivamente hacia el lado contrario, y así lo exponía la semana pasada acompañándolo de un gráfico que permite entender que no vemos cosas como estas cada dos por tres. Aquí se lo dejo nuevamente…

placeholder [Pinche para ver el gráfico completo]
[Pinche para ver el gráfico completo]

¿Y tras esta semana, qué?

Pues no hubo novedades positivas. Pero tampoco es momento de tirar la toalla. Esperar un despegue inmediato era solo una de las posibilidades. Es verdad que la vela martillo semanal previa no ha hecho las veces de heraldo comprador, y que eso es inquietante, como lo es que el Dow Jones de Transportes ahora sí apoye al Dow Jones de Industriales en la hipótesis de mercado bajista.

Pero a finales de semana seguimos teniendo los mismos soportes y podemos apelar esta vez a una vela diaria muy llamativa tras el vencimiento de opciones del pasado viernes. Seguimos contando también con una muy llamativa incapacidad alcista por el lado de la volatilidad, algo que se evidenció en todo momento durante la semana. Y hemos vuelto a ver que el resto de bolsas del mundo no acompañan a las norteamericanas: el Hang Seng de Hong Kong se atrevía incluso a salirse del techo de su canal bajista el pasado viernes. De hecho, algunos índices norteamericanos como el NYSE no apoyaron los nuevos mínimos.

placeholder [Pinche para ver el gráfico completo]
[Pinche para ver el gráfico completo]

Que tengamos un mercado bajista no significa que este deba necesariamente continuar; especialmente a corto plazo… Un mercado bajista se produce siempre dentro de otro alcista de orden superior. La cuestión es: en qué grado lo corrige. Un mercado lateral puede tener dentro de sí varios mercados bajistas.

Una sensible recuperación tras el movimiento de ida y vuelta del viernes, y la posterior superación de los 12.570 puntos del Nasdaq 100, sí plantearían un suelo en precios en línea con la idea de que el sentimiento inversor favorece un movimiento comprador como poco de la entidad del vivido en marzo. Ese tipo de punto de inflexión no lo teníamos a la vista la semana pasada.

No me extenderé demasiado. Mis argumentos son tan sencillos como los que presenté durante la última parte de la escalada: resistencia ascendente brutal y un sentimiento inversor que hacía prácticamente impenetrable lo que llamé el muro de granito. Desde hace unos días, con algunos soportes de corto plazo de tipo descendente y la idea de un S&P 500 que ha devuelto el 38,2% del rally vivido desde marzo de 2020, el sentimiento inversor se ha ido definitivamente hacia el lado contrario, y así lo exponía la semana pasada acompañándolo de un gráfico que permite entender que no vemos cosas como estas cada dos por tres. Aquí se lo dejo nuevamente…

Bolsas Análisis técnico