Es noticia
Menú
¿Compra en máximos históricos?
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

¿Compra en máximos históricos?

Analice si esta zona de máximos históricos es verdaderamente un oportunidad de compra. A mí, personalmente, no me salen los números de riesgo por unidad de rentabilidad

Foto: Comerciantes trabajan en la Bolsa de Valores de Nueva York (EEUU). (EFE)
Comerciantes trabajan en la Bolsa de Valores de Nueva York (EEUU). (EFE)

En estos tiempos donde los fundamentales no sirven de nada y donde se ha instaurado la creencia de que los bancos centrales seguirán alimentando el mercado con sus políticas expansivas infinitas, poner en tela de juicio la validez de los nuevos máximos históricos en el S&P parece cosa de locos. Entrar en subida libre es, ahora mismo, el nuevo argumento que añaden los alcistas para animar a aquellos inversores que se perdieron el último tren, a que se suban y sigan alimentando con dinero fresco, esos niveles de precios nunca antes alcanzados.

Si además tomamos la realidad de lo que sucede en un año electoral de Estados Unidos veremos que, analizados los números, estar fuera de mercado en los años electorales ha supuesto perder un importante extra de rentabilidad. Es decir, para el inversor a medio plazo, no hay que vender en años electorales pues, el comparar una inversión estando fuera de bolsa los años de elecciones, versus permanecer siempre comprado es, a ese plazo, mucho más rentable. Visto de otro modo y, sobre periodos de 10 años desde que se ganan las elecciones, 10000 USD invertidos cuando gana un demócrata, produjeron 29456 una década después. Si ganaron los republicanos, ese importe fue de 32413 USD de media. Sólo hay un periodo, desde 1936, donde esos resultados son negativos, coincidiendo con el periodo del 2000/2009.

De esta forma, hasta desde el punto de vista político, nos convendría estar comprados en un mercado irracional, cubierto por la FED y cuya historia nos dice que en época de elecciones, no hay que jugar a hacer market timing.

Sin embargo, si uno se pone a analizar más en detalle esos máximos históricos, pues los fundamentales no sirven ahora, y va más en detalle, se encuentra con estas pequeñas sorpresas.

El índice del S&P500 financiero, tomando el ETF que más se negocia, no ha entrado en subida libre.

Si bien es verdad que muchos analistas dicen, sobre este índice, que será el siguiente que tome el relevo para ver nuevos máximos. Pero, a día de hoy, no está en subida libre.

El S&P de energía, sigue muy lejos de los máximos históricos.

El índice de materiales se resiste a superar la zona, medida por su ETF, de los 49 USD.

Y el índice de Transportes, está muy lejos de atacar zonas de control.

Y lo mismo sucede con otros índices sectoriales que, siendo muchos de ellos los precursores de tendencias superiores, no están siendo capaces de superar zonas clave. El índice de consumo o el de salud están igualmente relegados.

Lo mismo pasa con el Russell 2000, muy lejos de máximos de hace un año y poco.

Y si uno toma el Global Dow 150 (donde un 50% es USA), vemos como los precios no han sido capaces de atacar los máximos anteriores.

Y pese que el S&P500 es quien domina el panorama mediático con sus máximos históricos alcanzados este pasado viernes, todavía no veo la razón para ser parte de estos bajistas que se van añadiendo al carro.

Sigo pensando que, a mayor desconexión de los fundamentales, mayor corrección tendremos. La psicosis del mercado puede durar un tiempo, eso está claro, y nadie sabe cómo puede terminar pero, me temo, que pese a que muchos analistas crean que antes de las elecciones de USA no habrá actuación de la FED, ésta puede llegar muy pronto. Tal vez ese sea el catalizador de la vuelta a la realidad.

Sin duda que si le preguntamos a un inversor norteamericano en qué punto, de los 14 que se marcan, está ahora como inversor, acordaremos que si no en el momento de euforia, muy cerca de él. Y es justo en esos niveles, cuando los riesgos no se tienen en cuenta.

Analice muy bien si esta zona de máximos históricos es verdaderamente un oportunidad de compra. A mí personalmente, no me salen los números de riesgo por unidad de rentabilidad.

En estos tiempos donde los fundamentales no sirven de nada y donde se ha instaurado la creencia de que los bancos centrales seguirán alimentando el mercado con sus políticas expansivas infinitas, poner en tela de juicio la validez de los nuevos máximos históricos en el S&P parece cosa de locos. Entrar en subida libre es, ahora mismo, el nuevo argumento que añaden los alcistas para animar a aquellos inversores que se perdieron el último tren, a que se suban y sigan alimentando con dinero fresco, esos niveles de precios nunca antes alcanzados.

Rentabilidad Bancos centrales Inversores Reserva Federal