El Deutsche Bank no cae

El Departamento de Justicia de Estados Unidos parece que ha decidido volver sobre sus pasos y evitar el efecto dominó que una caída de una entidad como el DB puede provocar en su sistema financiero

Foto: Sede central de Deutsche Bank en Fráncfort, Alemania. (EFE)
Sede central de Deutsche Bank en Fráncfort, Alemania. (EFE)

Los movimientos del viernes pasado, tanto en Europa como en Estados Unidos, nos volvieron a demostrar que las bolsas no están para tonterías. No van a caer, a corto plazo, pase lo que pase y pese a quien pese. Si no son los bancos centrales los que salen en defensa de los mercados, es el Departamento de Justicia americano quien reduce, milagrosamente, la multa millonaria que iba a provocar más caos en el Deutsche Bank y, por contagio, a todo el sistema financiero europeo y norteamericano. Si bien esto último no está aún confirmado es lo que se descontó en el precio de las acciones y lo que provocó la recuperación de última hora. Veremos cómo termina la historia.

Lo que si tenemos confirmado, viendo el balance del DBank, es que su posición en derivados es enorme. En concreto, un nominal de 41.940 millones de euros declarado en esas cuentas anuales. Sin embargo y, contra lo que he visto publicado en algún medio sin mucha idea, esa posición no responde a posiciones especulativas sino a operaciones de cobertura que se ofrecen a ciertos institucionales. Un fondo de pensiones, por ejemplo, que acude buscando cerrar riesgos de su cartera de tipos de interés. DBank le vende la posición en derivados que ellos necesitan y, al mismo tiempo, localiza una contrapartida, un 'hedge fund' por ejemplo, que tiene una visión contraria sobre esa evolución de tipos. Y se gana su comisión por gestionar las dos partes. En teoría eso es lo que debiera hacer. Netear las posiciones y quedarse gestionando la posición. Así se ha ganado dinero, mucho dinero en la banca de inversión. Fácil.

¿Dónde está el riesgo entonces? Pues en los eventos no contemplados 'a priori' que se puedan producir. De un lado, si empiezan a salir rumores de problemas para el banco con su apalancamiento (40/1), multas millonarias y demás dolencias reales que el banco padece, esos 'hedge funds', que son miedosos como todos, pueden reclamar el cierre de las posiciones dejando al banco abierto de una pata, la que en el ejemplo decía habían comprado los fondos de pensiones. Si no puede encontrar quién le cubra ese riesgo que le deja abierto el 'hedge fund', pues todo el mercado sabe que el banco pasa por problemas serios y nadie se fía, entonces es cuando llega el primero de los males. Se queda abierto de un lado con esa parte de riesgo. Si todos los clientes de DBank empezasen a querer cerrar posiciones, la gestión global del riesgo no se podría hacer dado su volumen y sería, por tanto, de imposible solución. El caso de Lehman nos viene a la cabeza.

De otro lado, en momentos de estrés del mercado con fuertes movimientos, donde los 'spreads' de tipos se ensanchan mucho, puede producirse un desequilibrio de los colaterales creados al inicio de la operación que requieran de nuevas aportaciones. Si por lo que sea, no se cubren a tiempo, es el banco quien se queda con el riesgo abierto hasta su resolución.

En momentos de estrés del mercado puede producirse un desequilibrio de los colaterales creados al inicio de la operación que requieran de nuevas aportaciones

Esta vez, hemos tenido suerte pues la decisión de no provocar un daño mayor estaba en una sola institución. El Departamento de Justicia de Estados Unidos parece que ha decidido volver sobre sus pasos, evitar el efecto dominó que una caída de una entidad como el DB puede provocar en su sistema financiero y en la economía en general y rebajar el importe de la multa.

Así mismo, me resulta curioso que el ratio entre inversores institucionales comprando y vendiendo acciones del DBank esté por encima del 60%. Eso es lo que se hace en los llamados “Dark Pools” que son una especie de bolsa donde ese tipo de inversores cruzan operaciones. En ese sentido, al ser el dato positivo y elevado, indicaría que se están abriendo posiciones y no cerrando.

Si miramos el nivel de miedo que existía, por ejemplo en el VIX, en septiembre de 2008, cuando se produce el colapso de Lehman, y lo comparamos a lo que tenemos hoy, nada indica que estemos en un momento de mercado similar. Se partía de niveles por encima de 20 y, eso sí, el ascenso hasta niveles de 80 fue rápido. 

Ese índice parte hoy de los 13 puntos.

Si no se agrava la crisis de confianza que está acechando al banco, el importe de la multa realmente se reduce, el gobierno alemán no añade ruido y los mercados no se hunden, el banco no entrará en mayores dramas. Yo no me pondría bajista a los niveles actuales. Recuerde que Soros, que abrió cortos en el DBank en junio, ha ido reduciendo su posición bajista y que, los que mueven el dinero de verdad, los institucionales, están comprando lo que el de siempre, el cliente final, vende en pérdidas. Apasionante semana la que empezamos hoy.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios