Cómo especulando con deportivas se gana más de un 300%

Todos sufren del mal llamado “búsqueda de rentabilidad” sin ser conscientes de los riesgos y, tarde o temprano, el equilibrio llega sin atender a más razón que poner a cada uno en su sitio

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Las bambas se están negociando en varios países, como si de acciones se tratase. Aplicaciones para Smartphone, moda y especulación, están ayudando a que los precios de ciertas zapatillas de deportes multipliquen hasta por 30 veces su precio original. Estados Unidos y China encabezan esta nueva fiebre, provocando que, hasta las autoridades financieras chinas, tengan que advertir a los jóvenes sobre el riesgo de destinar demasiado dinero a este tipo de negocio.

Las bambas eran aquellas zapatillas que muchos utilizamos en los años 80 para hacer deporte y como calzado de uso diario. Gracias a su gran resistencia, nos sirvieron para jugar al tenis, al básquet, al fútbol…y dada su estética atractiva, se convirtieron en las preferidas de multitud de jóvenes. El fenómeno se dio a nivel mundial y así empezó la era moderna de las zapatillas. Las bambas se modernizaron y terminamos por llamarlas sneakers, creando una industria millonaria que espera cerrar 2019 con ingresos por ventas superiores a los 66.000 millones de dólares en todo el mundo. Así mismo, las proyecciones de crecimiento anuales hasta 2023 se sitúan en el entorno del 7,5% (CAGR) hasta alcanzar los 89.000 millones en 4 años.

Estados Unidos es el país donde mayores ventas se producen, con algo más del 40%, seguida de China y Brasil a gran distancia. Nike (NKE) es el líder mundial con una cuota de mercado del 36%. Adidas (ADS.DE) tiene un 22% y más alejados quedan otras marcas como Skechers (SKX) o VF Corp. Esta bonanza del sector se viene recogiendo en la cotización de las principales empresas, muchas de las cuales superan con creces a sus índices de referencia. Nike sube un 226% en 6 años, Adidas un 267% y Skechers un 421%.

.
.

Sin embargo, las mayores rentabilidades no se dan en las bolsas clásicas donde cotizan las marcas fabricantes, sino en los mercados secundarios creados al abrigo de la moda de las sneakers donde, según The Economist, puede moverse hasta un 10% de la facturación total del sector. Bien sea por coleccionismo, por símbolo de estatus o por puro placer de llevarlas, las zapatillas de deporte tienen un público dispuesto a pagar por ellas y, como en todo activo que se pueda comprar y vender, han terminado atrayendo a un grupo cada vez mayor de especuladores.

Las mayores plataformas de negociación de sneakers se sitúan en Estados Unidos y en China. Para los fans de este tipo de calzado, las “Air Jordan 1 High On” lanzadas a mediados de los 80, representan una de las joyas de la corona. Un par de 1985 nuevas se han llegado a vender por 18.000 USD en la plataforma Stockx, una de las referencias en la materia. Actualmente, unas Jordan 1 OG de 1985, tienen compradores dispuestos a pagar más de 3000 USD. Con funcionamiento similar al de la bolsa de acciones que conocemos, cartera de seguimiento y toda la información histórica incluida, la propia plataforma actúa como garante de la calidad y originalidad de los productos intercambiados, otorgando seguridad a los compradores.

Sin embargo, es en China donde se ha visto un incremento brutal de la especulación, provocando que hasta el Banco Popular de China lanzara una alerta sobre la locura observada en este tipo de mercados secundarios. Poizon, una de las startup lanzadas a tal efecto, superó los 10.000 millones de yuanes (1.500 millones de USD) en valor bruto de la mercancía transada en su aplicación. En marzo de este año contaba con más de 1,4 millones de usuarios activos y su valoración a esa fecha, era de más de 1.000 millones de USD, convirtiendo a la empresa en uno de los llamados unicornios.

Estas plataformas ofrecen desde gráficos de evolución de precios de las sneakers por modelos, hasta la posibilidad de cerrar opciones de compra sobre las mismas. Puedes crear un portfolio, seguir tus zapatillas preferidas, ver fechas y precios de intercambio, volatilidad, prima pagada sobre el precio original, se puede comprar una porción en formato token, etc. Por ejemplo, las Jordan 1 Retro de 1994 han marcado, en 52 semanas, un máximo de 1315 USD y un mínimo de 688 con una volatilidad del 17,1%. Se han llegado a contabilizar hasta 20.000 ofertas de zapatillas.

.
.

Es tal la burbuja creada al respecto que incluso ciertos prestamistas, aceptan el empeño de algunos pares de bambas a cambio de financiación. Esta situación provoca además, un gap enorme entre los verdaderos buscadores de sneakers y los especuladores, que hace que los primeros no puedan ahora adquirir estos productos por el alza de precios.

Las distorsiones entre valor y precio se extienden a cada vez más activos de forma global, añadiendo nuevos jugadores que siguen alimentando la espiral especulativa. Da igual que hablemos de acciones, inmobiliario, bonos o bambas… pues todos sufren del mal llamado “búsqueda de rentabilidad” sin ser conscientes de los riesgos y, tarde o temprano, el equilibrio llega sin atender a más razón que poner a cada uno en su sitio.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios