El déficit de cerdos, cerca de máximos históricos

Esta enfermedad que lleva casi 2 años presente en China, ha supuesto la muerte o sacrificio de cerca del 50% de la cabaña porcina. No hay tantos cerdos en el mundo para abastecer la demanda China

Foto: (Reuters)
(Reuters)

China es el mayor consumidor, productor e importador de cerdo y productos porcinos, de todo el mundo, siendo esta carne la principal fuente de proteínas animales del país. En 2019, el país asiático contaba con el 56% del total mundial criado. Cada habitante consume, de media anual, unos 56 kilos y, junto al pollo, son los alimentos cárnicos allí más demandados. Los precios en los mercados de futuros han subido cerca del 50% en los dos últimos años y, pese a los ajustes de los últimos meses, parece estarán sometidos a mucha presión en los próximos años, siendo la peste porcina africana y su actual expansión mundial, una de las principales causas.

Esta enfermedad que lleva casi 2 años presente en China, ha supuesto la muerte o sacrificio de cerca del 50% de la cabaña porcina. No existe vacuna ni tratamiento efectivo y, pese a no ser perjudicial para los humanos, la tasa de mortalidad puede llegar a ser del 100% según la OIE. El problema radica ahora en su expansión hacía otros países, siendo Indonesia uno de los últimos en sumarse a la cada vez más larga lista de afectados. En Vietnam la producción ha bajado un 21% y en Filipinas, por nombrar algunos casos, el descenso alcanza el 13%. La enfermedad, también presente en Europa del Este y en el África sub-sahariana, amenaza ahora a Australia. Este país está en alerta máxima, estableciendo cuarentenas y cerrando la entrada a las importaciones, mientras que estima en unos 2000 millones de dólares australianos, el impacto que una crisis de esas características podría tener en su industria.

Y en este entorno ciertamente preocupante, los datos muestran que no hay tantos cerdos en el mundo para abastecer la demanda China. Su producción ha pasado de los casi 700 millones de 2018 a los actuales 440 millones, datos no vistos en 27 años y la caída más fuerte desde que se recopilan datos (1970). Este déficit de gorrinos, que desde Rabobank se piensa seguirá incrementándose sensiblemente en el primer semestre de 2020, ha provocado aumentos importantes de precios, impactando incluso en la inflación del país asiático.

.
.

Los últimos datos de niveles del IPC en China marcaban un 4,5% (la mayor en los últimos 9 años), siendo el incremento de los precios de los puercos, uno de los contribuyentes. Comentaba la agencia Fitch que los precios al mayor casi se habían doblado en 2019 y, para el resto del sudeste asiático, su predicción era la de sufrir aumentos significativos. Las importaciones de China de países como Estados Unidos, se han doblado desde que se dieron en agosto de 2018, los primeros casos de la peste porcina. Y se empiezan a ver tensiones en los precios del pollo y el bovino, ante un aumento de la demanda. La BBC publicaba un artículo al respecto donde, economistas de la Universidad de Oxford esperaban nuevas alzas de precios a medida que el nuevo año chino se acerca.

En otro artículo reciente publicado por Bloomberg se comentaba que, ante la fuerte caída de la producción doméstica, no existía oferta a nivel mundial capaz de cubrir la demanda local. En concreto, de los 22.000 millones de kilos estimados de déficit para 2020, solo se podrían cubrir 10.000 millones en caso de que toda la producción mundial se exportara a China.

.
.

Varias de las empresas cotizadas del sector en Estados Unidos, han visto ya reflejada esta situación en sus precios. Pilgrim’s (PPC) subió un 100% el año pasado, Tyson Foods (TSN) más de un 60% y Sanderson Farms (SAFM) otro 55%. (Gráfico de TSN contra el S&P500 en el último año).

.
.

Al mismo tiempo, el consumo está descendiendo ante los miedos de la población y alcanza cifras cercanas al 15%, mientras se traslada a otro tipo de carne como el pollo. Analistas de Bernstein incluían a Beyond Meat (BYND) como una de las posibles beneficiadas pues, ante un aumento del precio del cerdo, pollo o de la ternera fruto de esa problemática, los consumidores pueden empezar a buscar alternativas a la carne. A esto añadían todo el impacto que, una mayor concienciación sobre temas de sostenibilidad, podría provocar sobre la demanda de títulos de esa empresa.

Así las cosas y mientras los esfuerzos en materia de bioseguridad están empezando a dar sus primeros frutos, la situación puede tardar varios años en solucionarse. El stock de cerdos seguirá descendiendo a medio plazo y buscar ciertas oportunidades relacionadas, puede tener cierto sentido.

De Vuelta
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios