Es noticia
Prepárate para movimiento en las bolsas
  1. Mercados
  2. De Vuelta
Javier Molina

De Vuelta

Por

Prepárate para movimiento en las bolsas

Seamos prudentes este inicio de año, ajustemos el riesgo a lo que verdaderamente podemos asumir y, en definitiva, entendamos que el riesgo existe y no debe descuidarse su gestión

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La forma en la que se ha iniciado 2022 desde un punto de vista de volatilidad, puede marcar en buena medida, lo que nos deparará este nuevo ejercicio. La combinación de ajustes de tipos de interés más rápidos de lo esperado en EEUU, el inicio de la reducción del Balance de la Fed con sus consecuencias sobre liquidez y precio de los activos, los impactos de distintos factores sobre el crecimiento del PIB mundial y la percepción de la inflación, el covid con sus distintas variantes e impacto sobre el sentimiento inversor, la gestión pasiva y estar todos en el mismo lado de la balanza o, entre otras muchas, como no podemos olvidar que tenemos las “Midterm elections” a final de ejercicio, nos lleva a plantear una primera parte del año repleta de incertidumbres que pueden generar mercados estables o incluso bajistas.

En este entorno donde los nuevos inversores (sin mucho conocimiento, pero con mucha ilusión), llegados desde entornos de distintas comunidades sociales y que representaban cerca del 20% del total mercado en 2021, han interiorizado que el mercado siempre sube y que cada caída es una oportunidad de compra, caerán tarde o temprano (como sucede ya en criptoactivos) fruto del pánico, provocando un aumento de volatilidad en el corto plazo y movimientos de cotizaciones interesantes. Además, no olvidemos que tras el alza del 28% del S&P 500 en 2021, varios sectores y muchos valores terminaron con caídas superiores al 20%. Desde empresas mineras de metales preciosos hasta compañías solares, sin olvidar a gigantes como PayPal que perdió un 19%, el comportamiento desigual plantea varias incógnitas.

Un posicionamiento más defensivo y la idea de mantener “Large Caps” en el primer semestre, se antoja como una opción prudente. Del lado de las materias primas, con el petróleo y el sector energía en primer plano, se puede seguir con cierta apreciación en un entorno inflacionario que, pese a que se descuenta una relajación de la misma en 2022, permanecerá aún en niveles elevados.

Foto: EC

De momento, los mercados descuentan con un 80% de probabilidad, un aumento de tipos en marzo seguido por otro en el mes de julio y un total en todo 2022, de tres ajustes al alza. Nomura va un poco más lejos y espera un total de cuatro aumentos, con unos tipos a 10 años por encima del 2%. En cualquier caso y tras las actas del último FOMC, se deduce claramente que existe un alto consenso sobre la normalización en la que debe entrar la Fed y que será acorde a lo que se pueda.

Todo esto sucede cuando los datos muestran que solo el 56% de los norteamericanos tienen algún tipo de posicionamiento en acciones. La clase media, que ha visto disminuir sensiblemente su exposición a renta variable en la última década, apenas supera el 10% del total. En el otro extremo, el 1% de la clase más rica controla el 54% del total acciones en EEUU.

Y esto significa que la Fed se ocupará más de luchar contra la inflación, que en intentar salvar al mercado de los elevados múltiplos a los que cotiza. Todo ello con las elecciones “Midterm” que están a la vuelta de la esquina. Esto se traduce al final, en unos mercados mucho más sensibles a toda esta narrativa que abren las puertas a reacciones violentas de los precios. No sé si en plan “final de una era” como decía Mike O´Rourke del bróker Jones Trading, o en plan cambio de sesgo de sectores de crecimiento hacía otros más 'value' y defensivos.

Así las cosas y pese a que, una vez más decía Ray Dalio que mantener 'cash' era, a todas luces, una estupidez, no podemos dejar de olvidar lo sucedido en 2018. En aquella ocasión, el tener liquidez en un momento de incertidumbre sobre la actuación de la Fed, resultó ser la mejor de todas las opciones. Seamos prudentes este inicio de año, ajustemos el riesgo a lo que verdaderamente podemos asumir y, en definitiva, entendamos que el riesgo como en todo en la vida, existe y no debe descuidarse su gestión.

Inflación Cotizaciones Inversores Inversiones
El redactor recomienda