Es noticia
¡Cambian las reglas del juego!
  1. Mercados
  2. En Primera Línea
Rodrigo Rodríguez

En Primera Línea

Por

¡Cambian las reglas del juego!

El inicio de 2022 tiene como elementos principales que el mercado parte con valoraciones extremas, infladas por unas ayudas que no se van a volver a repetir

Foto: Un agente de bolsa en la Bolsa de Nueva York. (EFE/Justin Lane)
Un agente de bolsa en la Bolsa de Nueva York. (EFE/Justin Lane)

Al final del 2021 ya se podía prever que algo estaba cambiando bajo la superficie, ya no era "pan para todos". El mercado se había vuelto más selectivo y empezaba a mirar de reojo los mensajes, cada vez más agresivos, de la Reserva Federal Americana respecto a las potenciales subidas de interés.

Esta semana, con la publicación del contenido de las distintas conversaciones mantenidas por los miembros de la Reserva Federal, quedó clara una cosa: la FED está más rezagada de lo que quería estar y por ello su retórica se está volviendo cada vez más dura. Además, dada la trayectoria de la inflación y la situación casi de pleno empleo del mercado laboral (como se muestra en el informe de empleo del viernes), parece claro que han decidido acelerar la normalización de los tipos de interés y de la política monetaria, especialmente ahora que parece evidente que ómicron es menos peligrosa de lo que podía parecer a primeros de diciembre.

Todo esto, por mucho que parezca hoy obvio, no lo era hace unos meses. Así, hace solo tres meses, la mayoría de los bancos de inversión apostaban por un camino bien distinto. Goldman Sachs, por ejemplo, estimaba que no habría subidas de tipos hasta 2024; a día de hoy predicen tres subidas este año.

Foto: EC

El mercado no ha ignorado este mensaje, si bien, al igual que a principios de diciembre del año pasado, mirando a los índices no vemos que la situación sea dramática; el S&P el lunes marcaba nuevos máximos históricos y al final de semana se dejaba algo menos de un 2%. Sin embargo, bajo la superficie se producían fuertes movimientos (cabe recordar que el 33% del rendimiento de 2021 lo justificaban sólo Apple, Nvidia, Tesla, Microsoft y Alphabet).

El miércoles se producía la mayor rotación desde 1995, desde aquellos valores conocidos como “crecimiento” a aquellos conocidos como “value”. El 10 años americano subía 28 puntos básicos en la semana y las tecnológicas veían sus valoraciones severamente recortadas, especialmente aquellas que dan pérdidas.

En los últimos meses, hemos visto movimientos significativos de valores que trataban en múltiplos de 60 veces sus ventas y ahora lo hacen en un aún elevado múltiplo de 10. Algunos ejemplos de esa lista serían compañías muy beneficiadas en su día por el covid, como Zoom o Peloton, que han caído un 71% y un 80%, respectivamente, desde sus niveles máximos.

El problema es que, según nos acercamos a la mencionada normalización de la política monetaria, el “contagio” se ha extendido desde esos rincones remotos del mercado de valores hasta “las joyas de la corona”: Nvidia, Microsoft, Nasdaq, Shopify or Snowflake, que sufrieron importantes caídas esta semana, lo que nos recomienda a ser cautos.

Las materias primas han pasado por un momento doloroso, pero pueden experimentar una fuerte revalorización en 2022

En contraste con el tema central que se desarrolla en los mercados occidentales, China ahora está flexibilizando su política nuevamente. Por ello, recomiendo apostar por las acciones tecnológicas chinas frente a las occidentales tras un horroroso 2021 en el que todas las noticias fueron contrarias al sector.

Algo similar ocurrió con las materias primas que últimamente han pasado por un momento relativamente doloroso, pero que creo que pueden experimentar una fuerte revalorización a lo largo del 2022. La exposición a la renta variable de materias primas sigue siendo un tema clave para mí este año, con valoraciones iniciales que implican rendimientos potenciales tremendamente atractivos y situaciones geopolíticas de relativo riesgo. Por ejemplo, en lo que respecta al petróleo y el gas, la actual situación política en Rusia se complicó aún más esta semana por los eventos sucedidos en Kazajistán y eso solo puede empujar los precios en una dirección.

Foto: Policías antidisturbios vigilan una calle durante las manifestaciones en Kazajistán. (EFE)

El inicio de 2022 tiene como elementos principales que el mercado parte con valoraciones extremas, infladas por unas ayudas que, desde el inicio de la pandemia, entre fiscales y monetarias, alcanzan los 4,5 billones de dólares; ayudas que no se van a volver a repetir y una FED que se encuentra en un punto en el que se va a ver obligada a cambiar el sentido de sus políticas. Con este panorama, creo necesario recordar que cuando los tipos suben, los múltiplos bajan y que, si bien no significa que el mercado vaya a tener una caída catastrófica, sí que parece muy probable una corrección. Por ello quiero recalcar que ser selectivo se hace más necesario que nunca.

Teniendo en cuenta todos estos factores, de cara a 2022 mis principales apuestas macro serían neutrales:

  • Largo del sector petrolífero, tanto en Estados Unidos como en Europa, frente al MSCI mundial.
  • Largo sector minero y de producción de metales frente a empresas expuestas al Bitcoin.
  • Largo sector tecnológico chino (KWEB) frente al Nasdaq.
  • Largo Sector Financiero (Bancos), ante la positivación de los tipos de interés reales, frente al sector "Auto" y de consumo duradero.
  • Apostaría, aunque con cautela de nuevo, por las aerolíneas, y por aquellas empresas que nos permitieran jugar la reapertura de la economía, pero de manera defensiva (compañías como Informa). Esta inversión es una apuesta por que ómicron sea la última ola de esta pandemia. Como cobertura estaría largo de volatilidad, puesto que una nueva variante, sin duda, desembocaría en una mayor volatilidad del mercado que nos compensaría el impacto que sufrirían las aerolíneas.

Hoy tengo a media familia enferma y, aunque no es ómicron, sí es una fuerte gripe. Así que me van a permitir que me preocupe de su bienestar. La semana que viene volveremos al tema micro y a alguna de las apuestas para el 2022. Mientras, empiecen a mirarse Merlin Properties, que puede ponerse muy interesante.

Inflación Aerolíneas Merlin Properties Pandemia Kazajistán
El redactor recomienda