Latinoamérica en positivo

Si bien es cierto que los emergentes en su conjunto han comenzado el año en tono negativo, se observa una recuperación en estos mercados desde abril.

Si bien es cierto que los emergentes en su conjunto han comenzado el año en tono negativo, se observa una recuperación en estos mercados desde abril. El índice S&P Emerging Markets Core Index –pensado para inversores que buscan una ponderación más equilibrada por país y sector y menor exposición a mercados desarrollados- gana un 6,83% en lo que llevamos de año. Si tomamos el S&P Latin America 40 como referente de la evolución del mercado latinoamericano de países emergentes, observamos una revalorización de 4,82%. Frente a estos datos, el S&P 500 avanza desde enero un 2,39%.

Deberíamos por tanto cambiar la percepción actual sobre la solidez de la recuperación de las economías desarrolladas, mientras que el resto se quedan rezagadas o caen. Y menos aún, olvidarnos de que la situación para estos países sea comparable a la de 1998.

Según el FMI (Fondo Monetario Internacional) la economía global alcanzará un crecimiento de en torno al 4 % durante esta década, mayor que en décadas anteriores, gracias en parte a China y otras grandes economías emergentes. Es cierto que el crecimiento de la economía china se está ralentizando y esta circunstancia puede dañar a algunos países, como Australia y Brasil, pero puede beneficiar a otros, como Méjico o la India que ganarán competitividad con la subida salarial en China.

Latinoamérica es la región que, por valoraciones, podemos considerar más atractiva. En el caso de Brasil, el índice Bovespa gana un 4,90%en el año, a pesar del reducido crecimiento económico para este año, que se espera se sitúe en el 1,62 por ciento. Sin embargo, las perspectivas apuntan una recuperación. Se está aplicando una política fiscal menos expansiva desde 2013 para cumplir los objetivos presupuestarios y se están privatizando infraestructuras, mediante concesiones por subasta, incrementándose la inversión en construcción de autopistas, movilidad urbana y puertos. Se espera además que Rousseff sea sustituida en la presidencia por un gobernante menos populista e intervencionista que adopte medidas más enfocadas a mejorar la economía.

La reforma energética de Méjico se estima que aportará un aumento de 0,5% a su Producto Interior Bruto (PIB) además de más de 15.000 millones de dólares (aproximadamente 11.010 millones de euros) de inversión directa exterior y una mejora del empleo de 0,4 por ciento. Se ha incrementado la inversión en infraestructuras, para incentivar el crecimiento económico, y están en marcha reformas educativas, fiscales, del sector de telecomunicaciones y del mercado laboral.

También Chile está llevando a cabo reformas estructurales fiscales y en educación. En Perú se espera la privatización de Petroperú e incluso en Argentina, la presidenta está tomando medidas al objeto de restaurar la confianza de los inversores, como devaluación del peso, recorte a los subsidios de gas y el acuerdo de pagar 5.000 millones de dólares a Repsol por la nacionalización de YPF. Por virtud de este acuerdo, Repsol recibirá bonos argentinos por valor de 5.000 millones de dólares que podrá canjear por un mínimo de 4.670 millones en efectivo.

En cualquier caso, la inversión en la región debe ser selectiva y a través de un vehículo gestionado por expertos, como son los fondos de inversión, que aporten mayor diversificación y seguridad. Expertos que disponen de información y herramientas que les permiten seleccionar los valores con mayor potencial.

La categoría VDOS de Renta Variable Internacional Latinoamérica gana un 6,29% en el año. Un resultado que consigue superar el fondo Santander Latin American Small Caps en su clase A de capitalización, con un 7,19% de revalorización, según VDOS. Un incremento respecto al índice derivado del mayor riesgo asumido al invertir en empresas de menor tamaño, aunque muy bien controlado por el equipo gestor, al menos por lo que a volatilidad se refiere, si lo comparamos con el resto de fondos de su categoría, registrando un 16,81% en el último año, lo que lo sitúa en el quintil cinco por este concepto.

Un 5,61% se revaloriza Nordea 1-Latin American Equity Fund en su clase BP en euros, según VDOS, aunque con un dato de volatilidad algo más elevado, un 19,23% en el último año. Aberdeen Global - Latin American Equity Fund, por su parte, gana un 4,87% en el año, según VDOS, en su clase A2 de capitalización en dólares, con una volatilidad en el último periodo anual de 22,54%.

Los retornos no llegan a doble dígito, pero el mercado emergente latinoamericano ha sufrido un gran castigo y las reformas estructurales que están acometiendo, junto con la recuperación económica de los países desarrollados, debería impulsar al alza a un mercado con un elevado índice de población joven y una creciente clase media.

 

Fondo de fondos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios